Des­ba­ra­ta­das más de 120 ban­das del cri­men

El com­ba­te fron­tal de los en­tes ope­ra­do­res de jus­ti­cia en el país ha desata­do una se­rie de he­chos vio­len­tos y re­pe­ti­ti­vos con­tra agen­tes po­li­cia­les y mi­li­ta­res en va­rias ciu­da­des

Diario El Heraldo - - Al Frente - TEGUCIGALPA

Los gol­pes ases­ta­dos a la cri­mi­na­li­dad por par­te de las fuer­zas del or­den del Es­ta­do han pro­vo­ca­do la reac­ción vio­len­ta de las di­ver­sas es­truc­tu­ras y ban­das cri­mi­na­les que ope­ran en el país.

Prue­ba de es­to es la muer­te de al me­nos sie­te agen­tes de las dis­tin­tas uni­da­des po­li­cia­les y mi­li­ta­res en­car­ga­das de brin­dar se­gu­ri­dad a la ciu­da­da­nía.

Sin em­bar­go, es­tos re­pen­ti­nos arran­ques vio­len­tos de las or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas han te­ni­do una res­pues­ta con­tun­den­te por par­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de se­gu­ri­dad.

Las ci­fras así los re­fle­jan. En lo que va del pre­sen­te año la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad re­por­ta la des­ar­ti­cu­la­ción y pos­te­rior de­ten­ción de al me­nos 120 ban­das de­di­ca­das a la co­mi­sión de de­li­tos gra­ves en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

El por­ta­voz de es­ta en­ti­dad, sub­co­mi­sio­na­do Julián Her­nán­dez, ma­ni­fies­ta “que co­mo Es­ta­do ga­ran­te de pro­por­cio­nar la se­gu­ri­dad a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes ope­ra­do­ras de jus­ti­cia se ha ve­ni­do tra­ba­jan­do en el te­ma de in­ves­ti­ga­ción de di­ver­sos de­li­tos”.

Es pre­ci­sa­men­te la in­ves­ti­ga­ción y el se­gui­mien­to que se ha da­do a los gru­pos de­lic­ti­vos, ma­ras y pan­di­llas el que ha pro­vo­ca­do el cho­que en en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos y de al­ta pe­li­gro­si­dad en­tre la au­to­ri­dad y los de­lin­cuen­tes.

En los úl­ti­mos en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos sus­ci­ta­dos en­tre ope­ra­do­res de jus­ti­cia han fa­lle­ci­do sie­te agen­tes, sin em­bar­go, nin­gún cri­mi­nal ha pa­re­ci­do en las re­frie­gas.

An­te es­ta si­tua­ción, la cri­mi­nó­lo­ga Ara­bes­ca Sán­chez ex­pli­ca que “se ob­ser­va que el mun­do del cri­mi­nal es­tá cam­bian­do pues­to que al­gu­nos po­li­cías han si­do se­gui­dos de una cui­dad a otra has­ta que han si­do ejecutados”.

“Es­to quie­re de­cir que las re­des cri­mi­na­les es­tán po­nien­do en prác­ti­ca sus pro­pios me­ca­ni­cis­mos pa­ra ase­gu­rar tam­bién el da­ño a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos des­pués de iden­ti­fi­car­los en una mi­sión u ope­ra­ti­vo”, in­ter­pre­ta Sán­chez.

Re­pre­sa­lias

Par­te de es­ta arre­me­ti­da del cri­men con­tra di­ver­sos ope­ra­do­res de jus­ti­cia es la de­ten­ción de ca­be­ci­llas de ma­ras y pan­di­llas, al igual que a sus com­pin­ches, sub­al­ter­nos y es­truc­tu­ras cri­mi­na­les.

Una de es­tas de­ten­cio­nes de im­pac­to se pro­du­jo el miér­co­les 19 de enero, cuan­do en un ope­ra­ti­vo con­jun­to en­tre la Po­li­cía Militar del Or­den pú­bli­co, Agen­cia Téc­ni­ca de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal y las di­fe­ren­tes uni­da­des de la Po­li­cía Na­cio­nal se cap­tu­ró a tre­ce pre­sun­tos pan­di­lle­ros.

El fuer­te ope­ra­ti­vo se reali­zó en las co­lo­nias La Unión de San Pe­dro Sula y Pla­ne­ta de La Li­ma, en el de­par­ta­men­to de Cor­tés.

Julián Her­nán­dez, por­ta­voz de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad, re­co­no­ce que “a con­se­cuen­cia de es­tos he­chos vio­len­tos se han rea­li­za­do al­gu­nas cap­tu­ras, sin em­bar­go, otras es­tán en pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción, en el ca­so de agen­tes muer­tos”.

A es­tar alertas

El ti­tu­lar de la Di­rec­ción Po­li­cial de In­ves­ti­ga­cio­nes (DPI), sub­co­mi­sio­na­do Ron­mel Mar­tí­nez, ase­ve­ra que “no­so­tros co­mo fun­cio­na­rios pú­bli­cos in­vo­lu­cra­dos en el com­ba­te a la cri­mi­na­li­dad de­be­mos per­ma­ne­cer en es­ta­do per­ma­nen­te de aler­ta”.

Es­to, se­gún Mar­tí­nez, por­que sus fun­cio­nes con­lle­van una se­rie de ries­gos.

Las ope­ra­cio­nes Ti­fón II y Tor­men­ta de Fue­go, eje­cu­ta­das en las úl­ti­mas se­ma­nas de enero, lo­gra­ron des­ba­ra­tar va­rias ban­das

1,001 vehícu­los han in­cau­ta­do las au­to­ri­da­des en lo que va de 2017, to­dos en es­ta­ban en ma­nos del cri­men or­ga­ni­za­do.

de­di­ca­das al nar­co­me­nu­deo en las zo­nas cen­tral y nor­te del país.

En el mar­co de la Ope­ra­ción Tor­men­ta de Fue­go, eje­cu­ta­da en los 18 de­par­ta­men­tos del país, las au­to­ri­da­des de­tu­vie­ron al me­nos 250 per­so­nas, la ma­yo­ría de ellas li­ga­das a de­li­tos co­mo ro­bo de vehícu­los y si­ca­ria­to.

Di­chas ac­cio­nes fue­ron en­ca­be­za­das por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con la colaboración de la DPI, ATIC, PMOP, DLCN y FNA.

Es­te ti­po de ac­cio­nes con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do desata­ron una se­rie de reacciones tam­bién por par­te de las ban­das y es­truc­tu­ras cri­mi­na­les y con ello el ries­go al que se ex­po­nen los dis­tin­tos ope­ra­do­res de jus­ti­cia.

La ex­per­ta en se­gu­ri­dad Ara­bes­ca Sán­chez di­ce que “los fun­cio­na­rios (ope­ra­do­res de jus­ti­cia) cuan­do pres­tan ju­ra­men­to de ley, en ese mis­mo ac­to acep­tan una ges­tión de ries­go que les so­bre­vie­ne con sus car­gos”.

“Des­gra­cia­da­men­te la ta­rea de ser po­li­cía, in­ves­ti­ga­dor, fis­cal o juez trae con­si­go tam­bién ese ries­go”, ar­gu­men­ta Sán­chez.

Par­te de es­ta ola de­lic­ti­va es pro­vo­ca­da tam­bién por la exor­bi­tan­te can­ti­dad de ar­mas de fue­go que se en­cuen­tran en ma­nos de cri­mi­na­les, a pe­sar de tan­tas in­cau­ta­cio­nes he­chas por el Es­ta­do.

Gol­pes fuer­tes

En los úl­ti­mos cin­co años se han in­cau­ta­do por par­te de las dis­tin­tas agencias de se­gu­ri­dad del Es­ta­do 19,959 ar­mas de fue­go, la ma­yor par­te de es­tas en ma­nos de gru­pos or­ga­ni­za­dos de­di­ca­dos a sem­brar el te­rror en la po­bla­ción.

Es­ta loa­ble ac­ción ha ve­ni­do a mer­mar la in­ci­den­cia del cri­men or­ga­ni­za­do, a pe­sar de es­to el ni­vel de in­se­gu­ri­dad ma­ni­fies­ta en los años re­cien­tes es la­ten­te y prue­ba

de ello es que la ta­sa de ho­mi­ci­dios se man­tie­ne arri­ba de las 50 per­so­nas muer­tas por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes.

Apro­ba­ción de reformas

Con la apro­ba­ción de las reformas al Có­di­go Pe­nal rea­li­za­das me­dian­te de­cre­to le­gis­la­ti­vo No. 6-2017 se ha­cen más ri­gu­ro­sas las pe­nas por los de­li­tos de ex­tor­sión, te­rro­ris­mo y apo­lo­gía e in­ci­ta­ción a ac­tos de te­rro­ris­mo.

En el ca­so de la ex­tor­sión, con las reformas ya vi­gen­tes una per­so­na que co­me­ta el de­li­to de ex­tor­sión de­be­rá pur­gar una pe­na de 15 a 20 años de pri­sión, con la op­ción del au­men­to de un ter­cio de la pe­na en si­tua­cio­nes es­pe­cia­les, es­ta­ble­ci­das ya en el Có­di­go Pe­nal.

Tam­bién hay de 40 a 50 años de pri­sión pa­ra los ciu­da­da­nos que in­cu­rran en le de­li­to de te­rro­ris­mo, re­cién ti­pi­fi­ca­do e in­clui­do en la nor­ma pe­nal hon­du­re­ña.

Y de 4 a 8 años pa­ra los en­con­tra­dos cul­pa­bles del de­li­to de apo­lo­gía e in­ci­ta­ción a ac­tos de te­rro­ris­mo.

En­tre el 22 de di­ciem­bre del año an­te­rior y el 11 de mar­zo del 2017 han per­di­do la vi­da sie­te ope­ra­do­res de jus­ti­cia en el país, lo que re­fle­ja que la cri­mi­na­li­dad ha em­pren­di­do un ata­que fron­tal con­tra las au­to­ri­da­des.

“Se han apro­ba­do al­gu­nos de­cre­tos que se orien­tan a pro­te­ger a ope­ra­do­res de jus­ti­cia y a de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro una ley no bas­ta pa­ra pro­te­ger­los”, ase­gu­ra la ex­per­ta en se­gu­ri­dad Ara­bes­ca Sán­chez.

“Ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, por qui­tar­le la vi­da a un com­pa­ñe­ro de las dis­tin­tas uni­da­des ope­ra­do­res de jus­ti­cia, las ac­cio­nes se van a de­te­ner”, ase­gu­ra el por­ta­voz Julián Her­nán­dez

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

(1) En un fuer­te ope­ra­ti­vo rea­li­za­do en San Pe­dro Sula y La Li­ma, las au­to­ri­da­des cap­tu­ra­ron a pre­sun­tos ca­be­ci­llas de la pan­di­lla 18. (2) En la co­lo­nia 14 de Mar­zo de la ca­pi­tal, otro gol­pe al cri­men fue eje­cu­ta­do. (3) En Las Uvas se de­tu­vo a pre­sun­tos pan­di­lle­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.