¡

Diario El Heraldo - - Opinión -

Qué vi­cio! Pa­sa­ron las elec­cio­nes pri­ma­rias y los po­lí­ti­cos lo vol­vie­ron a ha­cer: hay denuncias de irre­gu­la­ri­da­des y frau­de en los tres par­ti­dos que par­ti­ci­pa­ron, que ha­brían au­men­ta­do la can­ti­dad de vo­tos pa­ra pre­su­mir un gran cau­dal elec­to­ral y fa­vo­re­cer a cier­tos can­di­da­tos; pe­ro tam­bién acre­cen­ta­ron el de­sen­can­to de la po­bla­ción y la abo­mi­na­ción por la po­li­ti­que­ría.

El pro­ce­so en sí fue muy in­tere­san­te; lle­gó mu­cha gen­te a vo­tar (no tan­to co­mo re­fle­jan los con­teos) a pe­sar de que se tra­ta­ba de una elec­ción den­tro de los par­ti­dos, que ha­bi­tual­men­te so­lo con­si­gue el vo­to du­ro, el de los mi­li­tan­tes y al­gu­nos sim­pa­ti­zan­tes muy com­pro­me­ti­dos; ade­más no hu­bo ma­yo­res in­ci­den­tes. La ma­si­va par­ti­ci­pa­ción en las vo­ta­cio­nes y la preo­cu­pa­ción por las irre­gu­la­ri­da­des evi­den­cian la gran po­li­ti­za­ción de los hon­du­re­ños y eso es bueno. Una so­cie­dad po­li­ti­za­da, co­mo el des­pa­bi­la­mien­to de los hon­du­re­ños des­de el gol­pe de Es­ta­do de 2009, man­tie­ne una vigilancia per­ma­nen­te so­bre los po­lí­ti­cos y pue­de exi­gir y con­mi­nar las trans­for­ma­cio­nes, has­ta que se acer­quen lo más que se pue­da a la jus­ti­cia so­cial. Lo con­tra­rio: la des­po­li­ti­za­ción, per­mi­te que los que es­tán en el po­der ha­gan lo que quie­ran y que la de­mo­cra­cia sea so­lo un si­mu­la­cro.

Des­de la ló­gi­ca ciu­da­da­na re­sul­ta cu­rio­sa la con­duc­ta de los po­lí­ti­cos, que se ha­cen tram­pas en­tre ellos mis­mos en unas elec­cio­nes pri­ma­rias o in­ter­nas no so­lo por­que al in­su­flar las ur­nas se en­ga­ñan res­pec­to a su ver­da­de­ro respaldo po­pu­lar, sino que se des­pren­den del in­te­rés co­lec­ti­vo de su par­ti­do pa­ra re­pre­sen­tar­se ellos. Así, ca­da mo­vi­mien­to in­terno pa­re­ce un pe­que­ño par­ti­do den­tro de uno gran­de y se ma­tan con los otros; y emer­gen con in­ne­ga­ble cla­ri­dad las am­bi­cio­nes per­so­na­les de ca­da as­pi­ran­te que quie­re ser el pri­me­ro de la lis­ta co­mo sea,

Des­de la ló­gi­ca ciu­da­da­na re­sul­ta cu­rio­sa la con­duc­ta de los po­lí­ti­cos, que se ha­cen tram­pas en­tre ellos mis­mos en unas elec­cio­nes pri­ma­rias o in­ter­nas”.

“Es­tas prác­ti­cas ab­yec­tas so­lo de­mues­tran la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca pa­ra el ciu­da­dano, por­que se ha com­pri­mi­do tan­to, so­lo pa­ra el po­lí­ti­co”.

y lle­ga la tram­pa, el frau­de, los re­sen­ti­mien­tos, los ren­co­res y el des­gas­te. En unos me­ses vie­nen las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra en­fren­tar­se a sus ver­da­de­ros ri­va­les, pe­ro lle­gan di­vi­di­dos y gol­pea­dos in­ter­na­men­te; y tam­bién re­gre­sa­rán la ma­qui­na­ción y el ar­did, y pa­ra in­for­tu­nio de los elec­to­res, es­tas ma­ni­pu­la­cio­nes del sis­te­ma de­ci­den los re­sul­ta­dos.

Ya vi­mos im­pre­sio­na­dos las imá­ge­nes en las que miem­bros en una me­sa elec­to­ral del Par­ti­do Na­cio­nal re­lle­nan las ur­nas con vo­tos in­dis­cri­mi­na­da­men­te, co­mo si cam­bia­ron de una ca­nas­ta a otra un su­mi­nis­tro de tor­ti­llas. Tam­bién flo­tan en In­ter­net las ac­tas al­te­ra­das has­ta el ab­sur­do, al­gu­nas con más vo­tos que los asig­na­dos a la me­sa elec­to­ral, en el Par­ti­do Li­ber­tad y Re­fun­da­ción (Li­bre); y las denuncias de com­pras de ur­nas y la ma­ni­pu­la­ción de las ac­tas en­tre los re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do Li­be­ral. En los tres par­ti­dos se co­me­tie­ron de­li­tos elec­to­ra­les y trai­cio­nes a sus se­gui­do­res y los re­sul­ta­dos que tenemos son fa­la­ces. Lo per­mi­te el sis­te­ma con sus im­per­fec­cio­nes y la ne­ga­ción de ha­cer un cam­bio pro­fun­do en el mo­de­lo elec­to­ral por­que con­vie­ne a al­gu­nos po­lí­ti­cos.

Es­tas prác­ti­cas ab­yec­tas so­lo de­mues­tran la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca pa­ra el ciu­da­dano, por­que se ha com­pri­mi­do tan­to, so­lo pa­ra el po­lí­ti­co, aun­que nos afec­ta a to­dos. De la po­lí­ti­ca de­pen­den los pre­cios de los fri­jo­les, de la es­cue­la, de la ca­sa, los pues­tos de tra­ba­jo, la salud, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la jus­ti­cia y de­jar el sub­de­sa­rro­llo. Pe­ro las per­so­nas tie­nen que de­di­car­le tiem­po y apren­der po­lí­ti­ca es una cien­cia, hay que es­tu­diar­la; así co­mo mu­chos sa­ben de fútbol, co­no­cen a los ju­ga­do­res, iden­ti­fi­can las ca­pa­ci­da­des y de­bi­li­da­des de un de­fen­sa o un de­lan­te­ro, leen su his­to­rial, va­lo­ran la es­tra­te­gia de jue­go, abo­mi­nan del jue­go su­cio y ad­mi­ran al ta­len­to­so. Co­mo el fútbol, la po­lí­ti­ca tam­bién es una pa­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.