Ins­ti­tu­cio­na­li­dad Pla­nes de go­bierno y una pro­pues­ta con­cre­ta

Diario El Heraldo - - Opinión -

La ver­dad es que son po­cos a los que un plan se­du­ce. La ma­yo­ría vo­ta por emo­ción. Al­gu­nos por­que no lo­gran qui­tar las te­la­ra­ñas de sus ce­re­bros, otros por­que es­tán har­to cons­cien­tes de la dis­tan­cia en­tre plan y cum­pli­mien­to. En la me­di­da que la ciu­da­da­nía ex­hi­ba des­ape­go a to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en evi­den­cia, o que sea in­di­fe­ren­te a lle­var es­tric­to y cer­cano con­trol de los go­ber­nan­tes, se­re­mos co­mo esos equi­pos de­por­ti­vos en los que el en­tre­na­dor pre­ten­de ga­nar par­ti­dos a pu­ro co­ra­je o tram­pa. Un can­di­da­to es­tá po­nien­do pe­so al te­ma de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Apa­ren­te­men­te sa­be de qué ha­bla por­que mues­tra ser cons­cien­te de que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad sig­ni­fi­ca for­ta­le­za, tan­to del Es­ta­do de de­re­cho co­mo del te­ji­do so­cial. Es­tá in­vi­tan­do a sus ad­ver­sa­rios a dar un pri­mer y fun­da­men­tal pa­so a fa­vor de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, es­to es, li­be­rar al Tri­bu­nal Na­cio­nal de Elec­cio­nes (TNE) de la in­je­ren­cia de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Aplau­da­mos, to­me­mos no­ta de es­te pun­to de agen­da. No se po­nen zo­rros o ta­cua­ci­nes a cui­dar ga­lli­nas.

No tar­dan los fau­nos en ca­li­fi­car de inú­til es­ta pro­pues­ta. Di­rán que los hon­du­re­ños son to­dos zo­rros o ta­cua­ci­nes, o sea, co­ra­zo­nes pal­pi­tan­tes por un par­ti­do po­lí­ti­co. Pe­ro tal re­fu­ta­ción des­co­no­ce la di­fe­ren­cia en­tre el in­te­rés por los asun­tos pú­bli­cos (asu­mir po­si­cio­nes po­lí­ti­cas) y el ser mi­li­tan­te de un par­ti­do, o es aje­na a la no­ción de con­flic­to de in­te­rés.

A me­dia­dos de los no­ven­ta, los miem­bros del TNE acu­die­ron a la Re­pre­sen­ta­ción de la ONU en bus­ca de apo­yo téc­ni­co y eco­nó­mi­co pa­ra ad­qui­rir un so­fis­ti­ca­do equi­po elec­tró­ni­co que ser­vi­ría pa­ra trans­pa­ren­tar al registro elec­to­ral. La ONU tra­jo es­pe­cia­lis­tas de Ar­gen­ti­na y Chi­le. El ve­re­dic­to fue que la me­di­da se­ría po­co efi­cien­te. Al­to cos­to y re­sul­ta­do no ga­ran­ti­za­do. Con tac­to di­plo­má­ti­co de­ja­ron el men­sa­je que el pro­ble­ma elec­to­ral de Hon­du­ras no era tec­no­ló­gi­co, era éti­co. Na­da cam­bia­ría si sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, con­ti­nua­ban sien­do huér­fa­nos de au­tén­ti­ca con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca. Al fi­nal la ONU ne­gó el apo­yo eco­nó­mi­co. De to­das ma­ne­ras, el TNE com­pró el equi­po y, des­de en­ton­ces, las elec­cio­nes de Hon­du­ras son las más lim­pias del mun­do (Aplau­sos, llan­tos o ri­sas).

Es di­fí­cil cam­biar­le el dis­co du­ro a un co­rrup­to, re­for­ma­tear a un la­drón, es­pe­cial­men­te si se creen in­to­ca­bles. La gen­te pre­ca­vi­da op­ta por no ten­tar, por no brin­dar la oca­sión pa­ra fa­ci­li­tar las ar­ti­ma­ñas. “Ja­más de­jo pa­que­tes en mi au­to­mó­vil” me di­jo un ami­go. “Man­ten­go a ra­ya al ga­to pa­ra que no desa­yu­ne a mi ca­na­rio” me con­fe­sa­ba una da­ma. Es­to es pre­ve­nir. En Mé­xi­co, son re­qui­si­tos pa­ra in­te­grar el Tri­bu­nal Elec­to­ral: (i) No desem­pe­ñar ni ha­ber desem­pe­ña­do car­gos di­rec­ti­vos en un par­ti­do po­lí­ti­co; (ii) no ha­ber si­do can­di­da­to a car­go al­guno de elec­ción po­pu­lar en los úl­ti­mos seis años an­te­rio­res a la de­sig­na­ción; (iii) no desem­pe­ñar ni ha­ber desem­pe­ña­do car­go de di­rec­ción na­cio­nal, es­ta­tal, dis­tri­tal o mu­ni­ci­pal en al­gún par­ti­do po­lí­ti­co en los seis años in­me­dia­tos an­te­rio­res a la de­sig­na­ción. ¿Qué les pa­re­ce? En otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos agre­gan a la ido­nei­dad mo­ral, el ser abo­ga­do, es­to por­que los tri­bu­na­les elec­to­ra­les for­man par­te del Po­der Ju­di­cial. Su­pon­go que en esos paí­ses las es­cue­las de de­re­cho sí en­se­ñan y prac­ti­can la éti­ca, al igual que la ló­gi­ca y las ma­te­má­ti­cas

Es di­fí­cil cam­biar­le el dis­co du­ro a un co­rrup­to, re­for­ma­tear a un la­drón, es­pe­cial­men­te si se creen in­to­ca­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.