Ju­lián Pa­che­co o Ju­lián el chue­co

Diario El Heraldo - - País - Oc­ta­vio Car­va­jal Pe­rio­dis­ta www.el­he­ral­do.hn

De ab­sur­da y re­pro­cha­ble po­dría­mos ca­li­fi­car la ac­ti­tud que ha­bría asu­mi­do en ju­nio de 2014 sien­do “guía de In­te­li­gen­cia mi­li­tar” del ré­gi­men pa­sa­do el se­ñor Ju­lián Pa­che­co Ti­no­co, a quien su­pues­ta­men­te Fa­bio Lo­bo, hi­jo del ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa, le pi­dió es­cu­dar un ali­jo de dro­ga en lugar de cap­tu­rar­lo por ha­cer­le una pro­pues­ta amo­ral e ile­gal.

Pa­che­co Ti­no­co ha sal­ta­do tras las la con­fe­sión del ca­chi­ro De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga an­te la jue­za Lor­na Scho­field en cu­yo es­cri­to­rio en­tre­gó pruebas de que su en­la­ce para las ru­ti­nas de nar­coac­ti­vi­dad fue Fa­bio Lo­bo, quien ob­tu­vo mi­llo­na­rias coimas in­ver­ti­das en la cam­pa­ña po­lí­ti­ca de “Pe­pe” Lo­bo.

El aho­ra se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad nie­ga cual­quier co­ne­xión con los nar­cos, pe­ro Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, a cam­bio de su pro­tec­ción, de­ci­dió co­la­bo­rar con la DEA y can­tó que Fa­bio Lo­bo se ci­tó con el fun­cio­na­rio y dos pre­sun­tos nar­cos (un agen­te an­ti­nar­có­ti­cos y un so­cio me­xi­cano) para pe­dir­le el fa­vor de pro­te­ger un car­ga­men­to de co­caí­na.

Lo más pe­no­so del ca­so es que de acuer­do a Daniel de Ma­ría, abogado de Pa­che­co Ti­no­co, “el ge­ne­ral les di­jo que se fue­ran al dia­blo… él no ha he­cho na­da ma­lo”. ¿Có­mo? ¿Na­da ma­lo? Si la ofer­ta del he­re­de­ro de Lo­bo era “in­de­cen­te” e ile­gal, ¿por qué el se­ñor Pa­che­co ac­tuó a lo chue­co y no or­de­nó ahí mis­mo su cap­tu­ra y la de sus acom­pa­ñan­tes?

Inacep­ta­ble que un “je­fe de In­te­li­gen­cia” no apli­ca­ra la con­tra­in­te­li­gen­cia (hen­di­da en las Fuer­zas Ar­ma­das). Si en­fren­te te­nía un lo­bo pro­po­nién­do­le un pac­to de “nar­cos”, a lo di­plo­má­ti­co, con te­són, de­bió en­gri­llar­lo jun­to a sus dos “com­pin­ches” y, de pa­so, para no de­jar du­das de su “de­co­ro”, avi­sar el im­pú­di­co ac­to al pa­pá.

Sin em­bar­go, se que­dó ca­lla­di­to por­que así me mi­ra­ba más bo­ni­to con el je­fe. Es­te en­re­do que pa­re­ce una no­ve­la es una to­tal ver­dad, se­gún la to­ga­da Scho­field, quien des­es­ti­mó, ade­más, los ale­ga­tos de Ma­nuel Re­tu­re­ta, de­fen­sor de Fa­bio Lo­bo, que pi­dió cle­men­cia para su pa­dre.

Has­ta la nor­ma­lis­ta se sa­lió de la tum­ba con el es­cán­da­lo. ¡Ve­re­mos don­de dia­blos pa­ran to­dos us­te­des!

"Pa­che­co Ti­no­co si se sue­ña ín­te­gro de­be de­jar su car­go y no ver­se dia­blo en el go­bierno".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.