Sa­lud La gi­ne­co-obs­te­tri­cia en Hon­du­ras

Diario El Heraldo - - Opinión -

al com­pro­bar que es­ta­mos muy le­jos de los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos que ga­ran­ti­zan el ejer­ci­cio mé­di­co efec­ti­vo para el diag­nós­ti­co, pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de nues­tra po­bla­ción fe­me­ni­na. Hon­du­ras siem­pre a la za­ga.

En sa­lud pú­bli­ca ha­ce­mos me­di­ci­na pri­mi­ti­va, tra­di­cio­nal, de gue­rra, de ries­go y sin op­cio­nes ni de­ci­sio­nes en un sis­te­ma po­li­ti­za­do con fun­cio­na­rios con­ve­nien­tes no di­li­gen­tes im­pro­vi­san­do en­tre la me­dio­cri­dad y la in­ca­pa­ci­dad.

Nues­tras es­ta­dís­ti­cas de mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad ma­ter­na, fe­tal y neo­na­tal son preo­cu­pan­tes. El “no hay” y el “has­ta mañana” es por in­com­pe­ten­cia de quie­nes han te­ni­do y tie­nen la obli­ga­ción de pro­veer ese im­pos­ter­ga­ble be­ne­fi­cio y que 2017 años d. C. no en­tien­den que pro­cu­rar sa­lud es evi­tar las cau­sas que la en­fer­man. En Hon­du­ras, el de­re­cho de na­cer con dig­ni­dad se vio­len­ta con in­dig­ni­dad. La muer­te ma­ter­na no es di­vi­den­do de la cri­sis, sino irres­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes la man­tie­nen.

El Hos­pi­tal Es­cue­la, re­fe­ren­te de los 28 hos­pi­ta­les na­cio­na­les que es­tán en peo­res con­di­cio­nes, es un gran cen­tro de sa­lud ca­ren­te de ca­si to­do co­mo evi­den­cia de una sa­lud sa­bo­tea­da por la inope­ran­cia. Es ves­ti­gio de lo que fue y mo­nu­men­to a la in­di­fe­ren­cia gu­ber­na­men- tal. Igual, el IHSS sub­sis­te en me­dio de la co­rrup­ción de co­no­ci­dos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios que de­ben es­tar pre­sos jun­to a otros que se lu­cran con el do­lor del pue­blo. ¿Cuán­to bien ha­ría­mos a nues­tras mu­je­res y sus hi­jos con lo ro­ba­do por los mal­di­tos co­rrup­tos sin cas­ti­go? Es­ta­mos le­jos de una sa­lud pú­bli­ca co­mo in­di­ca­dor de ca­li­dad de vi­da. La vi­sión que nues­tros go­ber­nan­tes tie­nen de ella se re­du­ce al re­fle­jo de es­ce­na­rios so­cia­les don­de la po­li­ti­zan, se mien­ten y nos mien­ten. La sa­lud es re­to de nues­tra po­bla­ción en­fer­ma a la que de­be­mos dar­nos con pa­sión, de­ci­sión y ges­tión sin pre­ce­den­tes. Mien­tras los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud es­tán al to­pe de ne­ce­si­da­des y pre­ca­rie­da­des, las au­to­ri­da­des ha­cen pla­nes ex­tra­or­di­na­rios sin lí­mi­te ni co­no­ci­mien­to, apre­su­ran­do in­cer­ti­dum­bre en­tre la ver­dad y la fal­se­dad ame­na­zan­do al ra­cio­ci­nio hu­mano. Ne­ce­dad e im­pro­bi­dad.

Se dis­cu­tie­ron tec­no­lo­gías que sin cos­to sig­ni­fi­ca­ti­vo son in­dis­pen­sa­bles para el ma­ne­jo de las com­pli­ca­cio­nes del em­ba­ra­zo. No te­ner­las obli­ga a mal ejer­cer sin dis­mi­nuir tan­ta muer­te evi­ta­ble. La SGOH es­tá dis­pues­ta a su­ge­rir me­jo­res y ac­tua­les mé­to­dos de es­tu­dio en be­ne­fi­cio de nues­tras ma­dres y sus hi­jos. En un año ten­dre­mos otro Con­gre­so, oja­lá no si­ga­mos la­men­tan­do la abu­lia, in­ca­pa­ci­dad y des­co­no­ci­mien­to de nues­tras au­to­ri­da­des. No es jus­to apren­der y sa­ber para ha­cer cuan­do los que no sa­ben ni pue­den, man­dan

Es­ta­mos muy le­jos de los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos que ga­ran­ti­zan el ejer­ci­cio mé­di­co efec­ti­vo para (...) nues­tra po­bla­ción fe­me­ni­na”.

“Igual, el IHSS sub­sis­te en me­dio de la co­rrup­ción de co­no­ci­dos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios que de­ben es­tar pre­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.