Las gran­des em­pre­sas no pa­gan tan bien co­mo so­lían ha­cer­lo

Diario El Heraldo - - Dinero & Negocios -

a los tra­ba­ja­do­res de las pe­que­ñas.Pe­ro­la­bre­cha­sa­la­ria­len­tre las em­pre­sas gran­des y chi­cas se ha re­du­ci­do, y esa es una de las­cau­sas­de­la­de­si­gual­dad­cre­cien­te en Es­ta­dos Uni­dos.

La bre­cha se ha achi­ca­do des­de fi­nes de la dé­ca­da de 1980, se­gún un do­cu­men­to de in­ves­ti­ga­ción re­cien­te de J. Adam Cobb, de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, y Ken Hou Lin y Pai­ge Ga­briel, de la Uni­ver­si­dad de Te­xas. Los tra­ba­ja­do­res mejor re­mu­ne­ra­dos en las em­pre­sas gran­des to­da­vía ga­nan un po­co más que sus con­tra­par­tes de em­pre­sas más pe­que­ñas. El cam­bio se ha da­do en la pri­ma de pa­go de sus co­le­gas SA­LA­RIOS DE CEO EN EE UU más aba­jo en la es­ca­la sa­la­rial.

¿Por qué las gran­des em­pre­sas de­ja­ron de pa­gar mu­cho más que las más pe­que­ñas? En un es­tu­dio que se pu­bli­ca­rá pron­to, Ni­cho­las Bloom, de Stan­ford, res­pon­sa­bi­li­za al cam­bio de una economía ma­nu­fac­tu­re­ra a una de ser­vi­cios. Las gran­des em­pre­sas de ser­vi­cios his­tó­ri­ca­men­te han pa­ga­do mejor que sus com­pe­ti­do­ras más pe­que­ñas, pe­ro la bre­cha nun­ca fue tan gran­de co­mo en ma­nu­fac­tu­ra. Su­gie­ren que las gran­des fir­mas de­ja­ron de pa­gar tan­to a sus em­plea­dos de ni­ve­les más ba­jos por­que se reorien­ta­ron en torno a sus prin­ci­pa­les com­pe­ten­cias.

La teo­ría es que la pri­ma sa­la­rial de las gran­des em­pre­sas se de­bía prin­ci­pal­men­te a que las fir­mas te­nían mu­chos ti­pos de tra­ba­ja­do­res. Por ejem­plo, si una em­pre­sa gran­de te­nía tra­ba­ja­do­res de ca­fe­te­ría en su nó­mi­na, sen­tía la pre­sión de no de­jar caer de­ma­sia­do sus sa­la­rios, por­que la de­sigual­dad era ma­la para la mo­ral. Pe­ro cuan­do apa­re­cie­ron las em­pre­sas de ser­vi­cios de co­mi­da cor­po­ra­ti­va con­tra­ta­ron em­plea­dos al pre­cio del mer­ca­do de ese mo­men­to, sin nin­gu­na pri­ma sa­la­rial. Y las em­pre­sas gran­des em­pe­za­ron a com­pa­rar el cos­to de los em­plea­dos con la ayu­da de es­tos ser­vi­cios de co­mi­da. A me­di­da que esas em­pre­sas se re­es­truc­tu­ra­ron en torno a una o po­cas com­pe­ten­cias, los sa­la­rios con­ver­gie­ron ha­cia la ta­sa de mer­ca­do.

El año pa­sa­do, un in­for­me de la Ca­sa Blan­ca, de Oba­ma, ade­lan­tó una teo­ría dis­tin­ta. Los au­to­res ci­ta­ron una “preo­cu­pa­ción cre­cien­te” en­tre los economistas por la fal­ta de com­pe­ten­cia, que pue­de cam­biar “el equi­li­brio del po­der de ne­go­cia­ción ha­cia los em­plea­do­res”. El in­for­me no dis­cre­pa com­ple­ta­men­te con la otra in­ves­ti­ga­ción. “Am­bos sos­te­ne­mos que las em­pre­sas gran­des jue­gan un pa­pel cen­tral en fi­jar sa­la­rio (s) y (en que) la cre­cien­te de­sigual­dad no de­be­ría ver­se co­mo un fe­nó­meno pu­ra­men­te ‘im­pul­sa­do por el mer­ca­do’”, di­ce Ke­nHou Lin. Am­bas par­tes coin­ci­den en que al­go ha cam­bia­do. En 1950, el eco­no­mis­ta S. H. Slich­ter es­cri­bió: “Cuan­do la ge­ren­cia pue­de fá­cil­men­te per­mi­tir­se pa­gar sa­la­rios al­tos, tien­de a ha­cer­lo”. Ese ya no pa­re­ce ser el ca­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.