SÁQUELES PRO­VE­CHO A LOS ALI­MEN­TOS EN CRU­DO CON LA DIE­TA RAW FOOD

CO­NOZ­CA TO­DAS SUS BON­DA­DES, LAS CONTRAINDICACIONES QUE TIE­NE Y CÓ­MO LLE­VAR A LA PRÁC­TI­CA ES­TE HÁ­BI­TO DE ALI­MEN­TA­CIÓN AL­TER­NA­TI­VA Y SA­LU­DA­BLE

Diario El Heraldo - - Vida - Lourdes Al­va­ra­do El He­ral­do lourdes.al­va­ra­do@el­he­ral­do.hn

TE­GU­CI­GAL­PA Aun­que en Hon­du­ras la die­ta raw food aún es una ten­den­cia cu­li­na­ria por ex­plo­rar, la bús­que­da de con­su­mir me­nos ali­men­tos pro­ce­sa­dos se ha he­cho ca­da vez más evi­den­te.

De acuer­do con la nu­tri­cio­nis­ta Car­men Ro­drí­guez, la raw food o die­ta cru­da con­sis­te bá­si­ca­men­te en se­guir un ré­gi­men a ba­se de fru­tas, ver­du­ras, le­gum­bres y se­mi­llas no pro­ce­sa­das, de ori­gen eco­ló­gi­co y pre­pa­ra­das a me­nos de 40º C. No es una die­ta al­ter­na­ti­va para adel­ga­zar, sino para man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

¡Cui­da­do con la tem­pe­ra­tu­ra!

Al co­ci­nar los ali­men­tos a temperaturas ma­yo­res a los 40º C es­tu­dios han de­mos­tra­do que se pierde el 70% de los nu­trien­tes, de 30 a 50% de las vi­ta­mi­nas; mien­tras que los mi­ne­ra­les se des­tru­yen y las en­zi­mas co­mien­zan a de­gra­dar­se, pro­vo­can­do a lar­go pla­zo des­gas­te de nues­tro or­ga­nis­mo, en­ve­je­ci­mien­to o de­sa­rro­llo de en­fer­me­da­des que nos de­bi­li­tan; mien­tras que al co­ci­nar­los a me­nos de 40 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra con­ser­van su esen­cia nu­tri­ti­va y co­mo va­lor agre­ga­do apor­tan be­ne­fi­cios al or­ga­nis­mo, ex­pli­có Ro­drí­guez.

Apor­tes nutricionales

Es­tu­dios en el área con­fir­man que la die­ta cru­da

apor­ta be­ne­fi­cios vi­si­bles en la piel, más ener­gía, tran­qui­li­dad a ni­vel emo­cio­nal e in­clu­so pre­vie­ne en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Otra de las gran­des vir­tu­des que re­sal­ta la nu­tri­cio­nis­ta es que pu­ri­fi­ca y lim­pia el cuer­po de to­xi­nas acu­mu­la­das du­ran­te años.

En cuan­to a las contraindicaciones, la es­pe­cia­lis­ta su­gie­re que a la ho­ra de in­ge­rir ali­men­tos en cru­do se de­be te­ner es­pe­cial cui­da­do en aque­llos pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos o en es­ta­dos de­li­ca­dos de sa­lud. De igual for­ma de­be ve­ri­fi­car la fres­cu­ra de los ali­men­tos, ya que el cre­ci­mien­to bac­te­riano es rá­pi­do y de ti­po ex­po­nen­cial.

Para que una die­ta sea sa­lu­da­ble de­be en­con­trar un pun­to in­ter­me­dio en­tre ver­du­ras, fru­tas (cru­das y/o co­ci­das) y pro­teí­nas de ori­gen ani­mal y ve­ge­tal

A me­di­da que agre­ga­mos más fru­tas y ve­ge­ta­les cru­dos a nues­tra die­ta, so­mos más sa­lu­da­bles.

Una die­ta ba­lan­cea­da de­be in­cluir ver­du­ras, fru­tas y pro­teí­nas de ori­gen ani­mal y ve­ge­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.