En­tre lí­neas Luis Ze­la­ya, ¿más de lo mis­mo?

Diario El Heraldo - - Opinión -

ba­sa­da en que, co­mo el Par­ti­do Li­be­ral no ha pre­pa­ra­do lí­de­res de re­cam­bio, ca­re­ce de can­di­da­tos via­bles. Es­to era cier­to, y coin­ci­día con un li­de­raz­go na­cio­na­lis­ta más jo­ven y pro­fe­sio­nal.

Li­bre pa­re­cía un ad­ver­sa­rio re­la­ti­vo, va­ga­men­te opo­si­tor, di­vi­di­do, que apa­ren­ta más vo­ca­ción ne­go­cia­do­ra que ham­bre de po­der.

Pac lu­cía un po­co más pe­li­gro­so, pe­ro li­mi­ta­do por su fal­ta de es­truc­tu­ras par­ti­da­rias y su men­sa­je mo­no­te­má­ti­co. La gen­te pien­sa pri­me­ro en la comida y en el em­pleo, y des­pués en la co­rrup­ción.

Con es­tas au­to­com­pla­cen­cias, más el pe­so del po­der -y del di­ne­ro que pro­vee-, el triun­fo na­cio­na­lis­ta pa­re­cía ga­ran­ti­za­do.

Has­ta que li­be­ra­les es­pon­tá­neos, de un par­ti­do to­da­vía no mo­vi­li­za­do pe­ro ya es­pe­ran­za­do, pro­ta­go­ni­zan unas ines­pe­ra­das elec­cio­nes in­ter­nas. Es­to po­dría re­par­tir de nuevo las car­tas del jue­go po­lí­ti­co, con ba­ra­ja nue­va. Todo, triun­fa­lis­mos, li­de­raz­gos, apues­tas, arre­glos, todo que­da en en­tre­di­cho. Sin em­bar­go, las elec­cio­nes in­ter­nas tra­je­ron otra sor­pre­sa, opa­ca­da por la reac­ción li­be­ral.

no­to­ria la or­ga­ni­za­ción y la mo­vi­li­za­ción del Par­ti­do Na­cio­nal, así co­mo el pre­do­mi­nio de lí­de­res jó­ve­nes. A pe­sar de los es­cán­da­los de co­rrup­ción y trá­fi­co de dro­gas de per­so­na­jes del go­bierno y afi­nes a él, es evi­den­te que hay un li­de­raz­go pre­si­den­cial que mue­ve las ma­sas na­cio­na­lis­tas.

Ofre­cien­do mo­des­tas es­pe­ran­zas ciu­da­da­nas, es­te pa­re­cía ser el pa­no­ra­ma elec- to­ral cuando se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos de las in­ter­nas.

Días des­pués sur­gie­ron los re­cla­mos de frau­des en los par­ti­dos Li­be­ral y Li­bre (la del Par­ti­do Na­cio­nal fue ca­rre­ra de un so­lo ca­ba­llo).

Una sen­sa­ción de “es­tos políticos nun­ca apren­de­rán, aquí no hay por dón­de pasar” se ge­ne­ra­li­zó en­tre la gen­te co­mún de to­dos los par­ti­dos.

Y es­to trae otras pre­gun­tas so­bre el nuevo di­ri­gen­te, que pa­re­cía es­tar a pun­to de pro­vo­car un re­na­ci­mien­to del li­be­ra­lis­mo, tan ne­ce­sa­rio para equi­li­brar los la vi­da po­lí­ti­ca del país: ¿Su­po Luis Ze­la­ya del frau­de con an­ti­ci­pa­ción? ¿Le fue con­sul­ta­do o fue he­cho sin si­quie­ra pe­dir su opi­nión? El pri­mer ca­so se­ría la­men­ta­ble para el país y po­dría pro­lon­gar el co­ma in­du­ci­do en el Par­ti­do Li­be­ral. El segundo ca­so de­la­ta­ría ma­nos po­de­ro­sas que queFue rrán el ti­món del go­bierno si Ze­la­ya ga­na­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Na­die más que Luis Ze­la­ya pue­de con­tes­tar es­tas y otras pre­gun­tas, pe­ro an­tes de las elec­cio­nes sus respuestas so­na­rían a cuen­tos de cam­pa­ña.

Es con he­chos que de­be res­pon­der, des­de aho­ra, an­te su par­ti­do, an­te la na­ción y an­te los hon­du­re­ños.

No se tra­ta de respuestas he­roi­cas, sino de he­chos sen­ci­llos que prue­ben trans­pa­ren­cia y le­gi­ti­mi­dad, ya co­mo can­di­da­to. Por ejem­plo, re­or­ga­ni­zar su par­ti­do co­mo en­te cí­vi­co, no para ma­nio­bras os­cu­ras; pre­sen­tar un pro­gra­ma sencillo de go­bierno, bre­ve, prác­ti­co y rea­li­za­ble; con­tra­tar una fir­ma ex­ter­na para con­ta­bi­li­zar y pu­bli­car las apor­ta­cio­nes y los gas­tos de la cam­pa­ña.

Ga­ne o pier­da las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Luis Ze­la­ya po­dría pro­vo­car cam­bios re­le­van­tes y ur­gen­tes en el país, o po­dría agra­var el áni­mo aga­cha­do de los hon­du­re­ños.

Los he­chos di­rán, y pron­to, si él ha lle­ga­do para re­par­tir más de lo mis­mo, o re­mon­ta­rá la tra­di­ción de su par­ti­do y del país para que, al fin, em­pren­dan me­jo­res de­rro­te­ros

Has­ta que li­be­ra­les es­pon­tá­neos, de un par­ti­do to­da­vía no mo­vi­li­za­do pe­ro ya es­pe­ran­za­do, pro­ta­go­ni­zan unas ines­pe­ra­das elec­cio­nes in­ter­nas”.

“A pe­sar de los es­cán­da­los de co­rrup­ción y trá­fi­co de dro­gas de per­so­na­jes del go­bierno y afi­nes a él, es evi­den­te que hay un li­de­raz­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.