Le­tras con fi­lo Lum­pe­ni­za­ción de la so­cie­dad

Diario El Heraldo - - Opinión -

ac­ti­vi­da­des al mar­gen de la le­ga­li­dad o en la mar­gi­na­ción so­cial. Al no dis­po­ner de re­cur­sos for­ma­les tie­ne que de­pen­der de sub­si­dios, de la ca­ri­dad y a ve­ces has­ta de ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas.

Con el neo­li­be­ra­lis­mo es­te es un sec­tor de la po­bla­ción que va en cons­tan­te au­men­to, en la me­di­da que los ni­ve­les de acu­mu­la­ción de la ri­que­za en po­cas ma­nos se va ha­cien­do reali­dad. En las ac­tua­les con­di­cio­nes, au­men­ta el nú­me­ro de los des­he­re­da­dos de los bie­nes ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les que les ga­ran­ti­cen una for­ma de vi­da acep­ta­ble.

Todo aquel planteamiento mar­xis­ta que es­ta­ble­cía el cre­ci­mien­to del pro­le­ta­ria­do, en la me­di­da que el ca­pi­ta­lis­mo se desa­rro­lla­ba ha per­di­do una cier­ta vi­gen­cia, el mo­de­lo de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal en los mo­men­tos ac­tua­les, de­pen­de más del desa­rro­llo de las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción y la pro­duc­ción, que de la fuer­za de trabajo y su or­ga­ni­za­ción, co­mo en los mo­de­los an­te­rio­res. Es­to tie­ne un im­pac­to en el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción des­em­plea­da, au­men­ta los jó­ve­nes sin es­tu­dio y sin trabajo, se­gún da­tos de organismos in­ter­na­cio­na­les cer­ca de un 25% es­tá en es­ta si­tua­ción en el ca­so es­pe­cí­fi­co de Hon­du­ras. Con es­tos cam­bios cre­ce una cul­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta y caó­ti­ca que pe­ne­tra to­das las re­la­cio­nes so­cia­les.

La di­fí­cil si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca que vi­ve la po­bla­ción ha­ce cre­cer en eso que se dio en lla­mar lum­pem­cual­quier pro­le­ta­ria­do, que son per­so­nas que cul­tu­ral­men­te por sus li­mi­ta­cio­nes no tie­nen una referencia so­bre el fu­tu­ro, la co­ti­dia­ni­dad del dia­rio vi­vir les ab­sor­be el tiempo, por lo ge­ne­ral no tie­nen pro­pues­tas a lar­go pla­zo, ac­túan por sus im­pul­sos pri­ma­rios y res­pon­den a cual­quier lla­ma­mien­to de políticos o de lí­de­res de­ma­gó­gi­cos, en­ro­lán­do­se en cual­quier pro­pues­ta, in­clu­so de­lic­ti­va, si eso le ha­ce sen­tir par­te de un gru­po.

Ca­re­cen de or­ga­ni­za­ción so­cial es­ta­ble y con pro­pues­tas co­lec­ti­vas, son más da­dos a la lu­cha in­di­vi­dual o en pe­que­ños gru­pos, son rea­cios a dis­cu­tir en for­ma ra­zo­na­ble. Odian la ins­ti­tu­cio­na­li­dad en to­das sus for­mas, sien­ten re­cha­zo por la pro­pie­dad so­cial y es­tán dis­pues­tos ha­cer da­ño a la mis­ma.

Desafiar las re­glas de com­por­ta­mien­to hu­mano les ge­ne­ra un cier­to es­ta­do de bienestar emo­cio­nal, la dis­ci­pli­na la ven co­mo un es­tor­bo, siem­pre que les im­pi­da ha­cer lo que ellos con­si­de­ran vá­li­do y gra­ti­fi­can­te. En al­gu­nos ca­sos, re­cha­zan todo lo que es po­der, aun­que ellos mis­mos lu­chan, in­cons­cien­te­men­te, para dis­po­ner de él y así po­der sa­tis­fa­cer sus ape­ti­tos de­sen­fre­na­dos.

En una so­cie­dad lum­pe­ni­za­da, la ló­gi­ca del éxi­to y el lu­cro per­so­nal se trans­for­man en un de­seo des­me­di­do que se de­be lo­grar a cual­quier pre­cio, no im­por­ta si para ello hay que des­truir, e in­clu­so ma­tar, en ellos, lo im­por­tan­te son los fi­nes, los me­dios no im­por­tan

Desafiar las re­glas de com­por­ta­mien­to hu­mano les ge­ne­ra un cier­to es­ta­do de bienestar emo­cio­nal, la dis­ci­pli­na la ven co­mo un es­tor­bo, siem­pre que les im­pi­da ha­cer lo que ellos con­si­de­ran vá­li­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.