In­cen­dio des­ta­pa his­to­ria de abu­sos en re­fu­gio de ni­ñas

La Pro­cu­ra­du­ría de De­re­chos Humanos ele­vó la de­nun­cia a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Humanos

Diario El Heraldo - - Mundo - GUA­TE­MA­LA, GUA­TE­MA­LA

Cuando el bom­be­ro Da­niel Per­puac cru­zó la puer­ta del au­la, el ca­lor aún era in­so­por­ta­ble. Vio cuer­pos amon­to­na­dos de ni­ñas en el sue­lo. Mu­chas ya es­ta­ban muer­tas, pe­ro oyó un ge­mi­do. Una se mo­vió y al dar­le la vuel­ta vio cómo le sa­lían lla­mas de la bo­ca. “No pue­do ol­vi­dar eso”, di­jo Per­puac, cons­ter­na­do por el do­lor, el re­cuer­do y la im­po­ten­cia. “Le doy vuel­ta a la si­guien­te y sale aque­lla hu­ma­zón, aquel olor a car­ne asa­da, a car­ne quemada”.

Aun­que hu­bie­ra lle­ga­do an­tes, no ha­bría po­di­do ha­cer mu­cho: los bom­be­ros no lle­va­ban bom­bas de agua. Nun­ca les di­je­ron que iban a un in­cen­dio. El in­cen­dio el 8 de mar­zo en el Ho­gar Se­gu­ro Vir­gen de la Asun­ción ini­ció con un fós­fo­ro y al fi­nal de­jó 40 ni­ñas muer­tas. Un día an­tes se amo­ti­na­ron, hu­ye­ron y fue­ron de­te­ni­das. La po­li­cía las de­vol­vió al cen­tro, don­de fue­ron en­ce­rra­das. Al­gu­nas de­ci­die­ron pren­der­le fue­go a un col­chón para pro­tes­tar por los abu­sos que su­frían, va­rios de­nun­cia­dos y do­cu­men­ta­dos por di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes mu­cho an­tes de que el fue­go las ma­ta­ra y a los que nin­gu­na au­to­ri­dad res­pon­dió. El col­chón pren­di­do ca­yó so­bre otros y el fue­go se ex­ten­dió, que­man­do a las cer­ca de 60 ni­ñas que las au­to­ri­da­des cal­cu­lan ha­bía en un es­pa­cio de es­ca­sos 50 me­tros cua­dra­dos.

Au­to­ri­da­des in­di­fe­ren­tes

La ma­yo­ría de los in­ter­nos no ha­bía co­me­ti­do nin­gún de­li­to. Los juz­ga­dos los ha­bían en­via­do ahí para pro­te­ger­los de abu­sos en el ho­gar, de or­fan­dad, de la vi­da en las ca­lles, de la dro­ga­dic­ción. Ha­bía in­clu­so mi­gran­tes re­tor­na­dos. Sus fa­mi­lias eran tan po­bres que no po­dían pa­gar los po­co más de 50 dó­la­res que cos­ta­ba con­tra­tar un abogado para sa­car­los y lle­var­los a casa.

Una vez den- tro, per­dían su es­co­la­ri­dad. Sin fon­dos, las cla­ses en el cen­tro se li­mi­ta­ban a seis ho­ras por se­ma­na en au­las con has­ta 80 es­tu­dian­tes.

No era nin­gún se­cre­to que den- tro se co­me­tían abu­sos. La jus­ti­cia ha­bía in­ter­ve­ni­do an­tes: Dos em­plea­dos del cen­tro -un pro­fe­sor, Ed­gar Rolando Dié­guez Is­pa­che, y un al­ba­ñil, Jo­sé Roberto Arias Pé­rez- fue­ron de­te­ni­dos en 2013 y 2014 por vio­lar ni­ñas. Arias, que vio­ló a una ni­ña dis­ca­pa­ci­ta­da, cum­ple una con­de­na de ocho años. Dié­guez aún es­tá ba­jo pro­ce­so ju­di­cial. Los abu­sos con­ti­nua­ron.

His­to­rias de abu­sos

No era ex­tra­ño que los me­no­res in­ter­nos es­ca­pa­ran del lu­gar. Po­co an­tes, hu­bo otra fu­ga. The As­so­cia­ted

FO­TO: AP

Una abue­la in­dí­ge­na cu­ya nie­ta mu­rió en el in­cen­dio di­jo que “na­die de­be­ría mo­rir por po­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.