País so­ña­do No­ti­cias des­de Nue­va York

Diario El Heraldo - - Opinión -

dro­gas y acu­mu­lar una exor­bi­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro. Las no­ti­cias son de so­bra co­no­ci­das por to­dos; lo in­quie­tan­te es có­mo ocu­rrió to­do es­te im­pre­sio­nan­te trá­fi­co de co­caí­na, ar­mas y dó­la­res, se­gui­do de cien­tos de muer­tes y que en Hon­du­ras fue­ra so­lo un ru­mor. Aho­ra es­pe­ra­mos más nom­bres de re­co­no­ci­dos, im­pli­ca­dos en las no­ti­cias des­de Nue­va York.

Ha­ce die­ci­séis años, Hon­du­ras fir­mó en Pa­ler­mo, Ita­lia, la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da Trans­na­cio­nal y se com­pro­me­tió a unir­se con los otros paí­ses pa­ra en­fren­tar un de­li­to que no en­tien­de de fron­te­ras. Ko­fi An­nan, en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, dis­tin­guió en­tre esa “so­cie­dad ci­vil” que for­ma­mos los que no es­ta­mos en el go­bierno: sin­di­ca­tos, em­pre­sa­rios, gru­pos de ciu­da­da­nos, pro­fe­so­res, pe­rio­dis­tas, par­ti­dos po­lí­ti­cos, gre­mios, que ha­cen po­si­ble una na­ción; y la “so­cie­dad in­ci­vil”, que in­clu­ye a tra­fi­can­tes de dro­gas, cri­mi­na­les, tra­tan­tes de per­so­nas y otros de­lin­cuen­tes, que des­ba­ra­tan lo que edi­fi­ca la so­cie­dad ci­vil (de­ri­va am­bos tér­mi­nos: ci­vil e in­ci­vil, del con­cep­to de ci­vi­li­za­ción). An­nan re­cor­dó lo que pa­ra nosotros es una reali­dad irre­ba­ti­ble, que esas or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas pros­pe­ran en na­cio­nes con ins­ti­tu­cio­nes débiles.

No es que Hon­du­ras se ha­ya sen­ta­do a es­pe­rar, no. El go­bierno ha crea­do va­rios cuer­pos po­li­cia­les es­pe­cia­li­za­dos, al­gu­nos en in­ves­ti- ga­ción, en lu­cha an­ti­dro­gas, an­ti­ex­tor­sio­nes, an­ti­se­cues­tros, an­ti­pan­di­llas; los ha do­ta­do de equi­pos ar­ma­dos y de co­mu­ni­ca­cio­nes mo­der­nas y ca­rí­si­mas, pa­ra el en­fren­ta­mien­to di­rec­to con los cri­mi­na­les. Pe­ro tam­bién ha cam­bia­do las le­yes: creó fi­gu­ras ju­rí­di­cas de acuer­do a los de­li­tos mo­der­nos, re­for­mó los có­di­gos pa­ra au­men­tar las pe­nas, fun­dó juz­ga­dos es­pe­cia­les pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do y agi­li­zó los jui­cios con­tra es­tos de­lin­cuen­tes. Ade­más, ha in­ter­ve­ni­do y cam­bia­do la ad­mi­nis­tra­ción de las cár­ce­les y cons­tru­yó pri­sio­nes de má­xi­ma seguridad pa­ra los acu­sa­dos más pe­li­gro­sos. Tam­bién, y co­mo sea que ha­ya ocu­rri­do, se ha ex­tra­di­ta­do a va­rios hon­du­re­ños acu­sa­dos por Es­ta­dos Uni­dos de co­me­ter de­li­tos de cons­pi­ra­ción pa­ra tra­fi­car dro­gas y la­va­do de di­ne­ro.

¿En­ton­ces qué fal­ta? Las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les di­cen que en Hon­du­ras ha dis­mi­nui­do el trá­fi­co de dro­gas; el Ob­ser­va­to­rio de la Vio­len­cia sos­tie­ne que las muer­tes tam­bién se han re­du­ci­do; pe­ro ha­ce fal­ta más, por­que nosotros, ciu­da­da­nos-víc­ti­mas de es­tos años de plo­mo, to­da­vía vi­vi­mos ate­rro­ri­za­dos, nos asus­tan los mo­te­ros y los pea­to­nes sos­pe­cho­sos. No con­fia­mos en nues­tras au­to­ri­da­des ni en nues­tra jus­ti­cia, por eso es­pe­ra­mos las no­ti­cias des­de Nue­va York, pa­ra que nos cuen­ten des­de allá lo que acá se ocul­ta o se ha­bla en voz ba­ja, pa­ra no ex­po­ner­nos más de la cuen­ta.

El trá­fi­co de dro­gas y de ar­mas, el la­va­do de di­ne­ro y el ase­si­na­to, tam­bién son de­li­tos en nues­tro país; así que es­tos se­ño­res, aho­ra ex­tra­di­ta­dos, ha­ce tiem­po de­bie­ron es­tar fren­te a la jus­ti­cia hon­du­re­ña y no ver­gon­zo­sa­men­te en una Cor­te ex­tran­je­ra. Nue­va York se­ría so­lo un des­tino tu­rís­ti­co pa­ra los que pue­den, y co­mo Beau­voir, des­ve­lar­se en la ciu­dad que no duer­me

Lo in­quie­tan­te es có­mo ocu­rrió to­do es­te im­pre­sio­nan­te trá­fi­co de co­caí­na, ar­mas y dó­la­res, se­gui­do de cien­tos de muer­tes y que en Hon­du­ras fue­ra so­lo un ru­mor”.

“Por eso es­pe­ra­mos las no­ti­cias des­de Nue­va York, pa­ra que nos cuen­ten des­de allá lo que acá se ocul­ta o se ha­bla en voz ba­ja”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.