EN­TRE Pa­RÉN­TE­sIs Una ló­gi­ca de­men­cial

Diario El Heraldo - - Opinión -

nú­me­ros, la sen­ten­cia ad­quie­re pleno sen­ti­do, pues no hay tal “pie­dra fi­lo­so­fal” o “abra­ca­da­bra” en las lla­ma­das “cien­cias du­ras”. Han pa­sa­do a la his­to­ria quie­nes des­cu­brie­ron un es­qui­vo y no­ve­do­so es­la­bón en me­ticu­losos cálcu­los que otros in­ten­ta­ron sin éxi­to, a ve­ces has­ta la muer­te. Cam­bia­ron al­go –cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­teen el pro­ce­so y el re­sul­ta­do va­rió.

En la vida dia­ria, ca­da quien pue­de cons­ta­tar­lo. Bien se sabe que si no se es­tán ob­te­nien­do las me­tas desea­das, va­le re­vi­sar el pro­ce­di­mien­to en su to­do y par­tes pa­ra in­tro­du­cir las mo­di­fi­ca­cio­nes re­que­ri­das y así con­se­guir lo que se per­si­gue.

Lle­van­do es­ta idea al con­tex­to que nos ro­dea, en­con- tra­mos en dis­tin­tos ám­bi­tos prue­bas feha­cien­tes del reite­ra­do error de es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, ha­cien­do siem­pre lo mis­mo. Pién­se­se, por ejem­plo, en la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia que vi­vi­mos. No he­mos ata­ca­do du­ran­te dé­ca­das las cau­sas del pro­ble­ma: no he­mos ga­ran­ti­za­do con­di­cio­nes de vida dig­na a nues­tra po­bla­ción ni cons­trui­do una cul­tu­ra de paz y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, ni he­mos au­men­ta­do la efi­cien­cia de los ór­ga­nos de jus­ti­cia y seguridad pa­ra com­ba­tir la im­pu­ni­dad (a pesar de que los in­di­ca­do­res mos­tra­ban ni­ve­les alar­man­tes des­de ha­ce años). Se­gui­mos ha­cien­do apo­lo­gía de la vio­len­cia, con­vir­tién­do­la en al­go co­ti­diano (inevi­ta­ble y por ello acep­ta­ble) pa­ra nues­tros hi­jos y co­mu­ni­da­des, sin re­du­cir el ar­ma­men­tis­mo ni otros fac­to­res cri­mi­nó­ge­nos. Y a pesar de que na­da de eso se ha he­cho, es­pe­ra­mos in­ge­nuos que, de for­ma ca­si mi­la­gro­sa, se re­duz­can las es­ta­dís­ti­cas de ho­mi­ci­dios, ta­sas de­lin­cuen­cia­les e ín­di­ces de im­pu­ni­dad y co­rrup­ción.

El pro­ce­so elec­to­ral pri­ma­rio re­cién con­clui­do ope­ró ba­jo esa ló­gi­ca de­men­cial, la mis­ma que cues­tio­na­ba en su mo­men­to el ge­nio ale­mán. Las re­glas de par­ti­ci­pa­ción se­guían sien­do las que en 2008 y 2012 pro­vo­ca­ron se­rias de­nun­cias y ar­bi­tra­rie­da­des en el seno de los par­ti­dos que or­ga­ni­za­ron primarias en ese año. Pe­ro en la prác­ti­ca, na­da se hi­zo des­de en­ton­ces (pa­sa­do el ba­ru­llo y ra­bie­tas) pa­ra re­me­diar las cau­sas de las irre­gu­la­ri­da­des y que­jas. La pro­me­sa de una nue­va Ley Elec­to­ral y de las Or­ga­ni­za­cio­nes Po­lí­ti­cas fue ig­no­ra­da y pues­ta a un la­do, a pesar de que las re­for­mas po­dían apun­ta­lar el sis­te­ma po­lí­ti­co de­mo­crá­ti­co del país, ge­ne­ran­do cre­di­bi­li­dad en una ciu­da­da­nía que ca­da vez des­con­fía más de la po­lí­ti­ca y sus prin­ci­pa­les ope­ra­do­res: los po­lí­ti­cos.

Las ano­ma­lías de­tec­ta­das en las elec­cio­nes de­ben in­ves­ti­gar­se y erra­di­car­se. No ha­cer­lo y es­pe­rar con­fian­za y cre­di­bi­li­dad en las elec­cio­nes de no­viem­bre se­ría de­men­cial. Se­ría ne­gar la reali­dad, tal y co­mo ha­cen sin ce­sar quie­nes pa­de­cen de lo­cu­ra.

NO­TA: Pu­bli­ca­do el 30/11/2012. Adap­ta­mos fe­chas y si­gue vi­gen­te

Las ano­ma­lías de­tec­ta­das en las elec­cio­nes de­ben in­ves­ti­gar­se y erra­di­car­se. No ha­cer­lo y es­pe­rar con­fian­za y cre­di­bi­li­dad en las elec­cio­nes de no­viem­bre se­ría de­men­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.