J Bal­vin ha­bla de su tra­ba­jo en el re­gue­tón

El co­lom­biano, que es la sen­sa­ción de la mú­si­ca ur­ba­na, ha­bla del éxi­to de su nue­vo dis­co “Ener­gía”, las con­tro­ver­sias por el se­xis­mo en el re­gue­tón y ha­cia dón­de va la evo­lu­ción de es­te gé­ne­ro mu­si­cal tan po­lé­mi­co

Diario El Heraldo - - Portada -

Mi­ra­das y si­len­cios, pi­car­día y hu­mor ca­rac­te­ri­zan a una de las nue­vas ca­ras de la es­ce­na del re­gue­tón y la mú­si­ca la­ti­na del mo­men­to. José Ál­va­ro Oso­rio Bal­vin, me­jor co­no­ci­do co­mo J Bal­vin. En la ac­tua­li­dad, el ar­tis­ta ori­gi­na­rio de Me­de­llín, Co­lom­bia, re­co­ge los fru­tos tras el éxi­to de su úl­ti­mo ál­bum “Ener­gía”. Pre­mios Bill­board, Grammy, Los 40, re­sal­tan entre las pre­seas que el ar­tis­ta su­ma ya en su ca­rre­ra. En me­dio de tan­to éxi­to, el ar­tis­ta ha­bla de su as­cen­so a la fa­ma y los al­can­ces glo­ba­les del re­gue­tón en la ac­tua­li­dad.

¿Cuán­do de­ci­dió de­di­car­se a es­to y por qué? Con 17 años más o me­nos, cuan­do en­tré en la uni­ver­si­dad. Ahí de­ci­dí de­di­car­me de lleno a la mú­si­ca, al rap en un pri­mer mo­men­to. Pe­ro pron­to en­ten­dí el co­lor y la ener­gía que que­ría dar a mi mú­si­ca y era to­tal­men­te re­gue­tón. Fue una química na­tu­ral, al­go hi­zo un clic per­fec­to entre el re­gue­tón y yo.

¿Qué su­po­nen en su ca­rre­ra to­dos los pre­mios, el Bill­board, el AMMA, el Grammy La­tino? Eso da la sen­sa­ción de que va­lió la pe­na el es­fuer­zo. Se agra­de­ce mu­cho, pe­ro que si­ga así. Des­de que to­ma­mos la de­ter­mi­na­ción de crear el ál­bum “Ener­gía”, de­ci­di­mos que te­nía que ser un ál­bum de Grammy. Si no, no ha­ría­mos na­da. Y lo lo­gra­mos... ¡Uf, va­lió la pe­na!

¿Qué si­gue? Mu­cha gen­te ha ca­ta­lo­ga­do su mú­si­ca co­mo lo me­nos se­xis­ta den­tro del gé­ne­ro, ¿qué opi­na? Yo no soy nin­gún sal­va­dor, so­lo ha­blo de mi rea-

li­dad. Es res­pe­ta­ble que otros ten­gan reali­da­des di­fe­ren­tes.

¿Es res­pe­ta­ble el ma­chis­mo en el re­gue­tón? Es muy di­fí­cil ha­blar de ese ti­po de te­mas. Ca­da quien es res­pon­sa­ble de sus ac­tos. Mien­tras yo apor­te mi par­te no ha­blan­do mal de la mu­jer, ni de­ni­grar­la ni sa­car na­da que va­ya en con­tra de ella, yo me que­do tran­qui­lo. Creo que de­pen­de del ni­vel de cons­cien­cia y ellos son to­tal­men­te in­cons­cien­tes de lo que ha­cen. No sa­ben ni si­quie­ra de lo que es­tán ha­blan­do.

Y la vio­len­cia gra­tui­ta, los ti­ros, las pis­to­las... Alar­dear de la vio­len­cia ca­lle­je­ra, ¿es es­to ya par­te del pa­sa­do en el re­gue­tón? Pa­ra mí sí, yo ya ni me acor­da­ba. La luz se sien­te más en la os­cu­ri­dad. Ade­más, lla­ma la aten­ción la apues­ta en “Ener­gía” por di­fe­ren­tes es­ti­los. In­clu­so el trap, que em­pie­za de for­ma di­si­mu­la­da con “Snap­chat” y se ha­ce evi­den­te en “Ve­neno”. Trap y re­gue­tón, ¿ami­gos o enemi­gos? ¡Ami­gos! Am­bos son com­pa­ti­bles. Cla­ro que pue­den tra­ba­jar jun­tos. Me en­can­ta el trap, me en­can­ta el rap, me en­can­ta la cul­tu­ra del hip-hop, me en­can­ta el re­gue­tón. En mi ál­bum lo que hay es com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te con lo que soy y mis gus­tos mu­si­ca­les.

¿Ha­cia dón­de ve que se di­ri­ge el re­gue­tón ac­tual? Ha­cia el mun­do. Ca­da vez es más glo­bal. To­do es de ener­gía, de en­ten­der la ener­gía. Eso es lo im­por­tan­te. ¿Qué di­ce? No sé, pe­ro ahí hay ener­gía. Yo no bus­co ha­cer re­gue­tón pa­ra el re­gue­to­ne­ro.

¿Pa­ra quién lo ha­ce en­ton­ces? Mi re­gue­tón es­tá en­fo­ca­do pa­ra el mun­do. Me lla­ma más la aten­ción cam­biar el chip de la gen­te, co­mo me aca­ba de pa­sar aho­ra con C. Tan­ga­na. Por­que yo he es­cu­cha­do rap de aquí, es­pa­ñol, he es­cu­cha­do a Vio­la­do­res del Ver­so y me gus­tan, pe­ro es­te es el swing del mo­men­to. Aho­ra lo es­cu­cho y veo que es­to es el flow. Es muy im­por­tan­te que en ca­da país ha­ya un ex­po­nen­te que re­fres­que el gé­ne­ro, por­que eso le da lar­ga vi­da. Si tú tie­nes bue­na mú­si­ca pue­des es­tar al la­do de Jus­tin Bie­ber

Mien­tras yo apor­te mi par­te no ha­blan­do mal de la mu­jer, yo me que­do tran­qui­lo”

J Bal­vin re­gre­sa­rá a Hon­du­ras co­mo par­te de un show de ve­rano de una mar­ca re­fres­que­ra en el Ca­ri­be hon­du­re­ño.

El mú­si­co y can­tan­te co­lom­biano, tras re­ci­bir la má­xi­ma pre­sea de la mú­si­ca la­ti­na, el Grammy, por su te­ma “Ay va­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.