Con pa­las y es­co­bas hi­zo reali­dad su sue­ño

Ta­len­to Apar­te de ser com­pro­me­ti­do con su tra­ba­jo, Ós­car Ar­man­do en sus tiem­pos li­bres se de­di­ca a la prác­ti­ca del fút­bol con sus com­pa­ñe­ros de ofi­cio. A es­to se su­ma la crea­ción de di­bu­jos, que des­de pe­que­ño rea­li­za. “En la es­cue­la par­ti­ci­pé en va­rios co

Diario El Heraldo - - Primer Plano - TE­GU­CI­GAL­PA El He­ral­do edras.to­rres@el­he­ral­do.hn Edras To­rres

La pa­sión por el es­tu­dio es una de sus mo­ti­va­cio­nes y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des no fue un obs­tácu­lo que le im­pi­die­ra gra­duar­se de ba­chi­ller en compu­tación. Se tra­ta de Ós­car Ar­man­do Oso­rio, un jo­ven de 24 años quien des­de pe­que­ño so­ñó con asis­tir a las au­las de cla­ses con el ob­je­ti­vo de edu­car­se.

El jo­ven con­vi­ve con su ma­má, quien le en­se­ñó prin­ci­pios y va­lo­res que han for­ma­do su ca­rác­ter. Con voz tí­mi­da, el mu­cha­cho ex­pli­có que su pro­ge­ni­to­ra ha si­do un pi­lar fun­da­men­tal en su vi­da ya que las li­mi­ta­cio­nes que en­fren­tó no fue­ron ba­rre­ras pa­ra ne­gar­le la edu­ca­ción pri­ma­ria.

“A mis 15 años no me que­dó otra op­ción que bus­car em­pleo y uno de esos tan­tos lu­ga­res fue la Al­cal­día, por la ra­zón de que

que­ría con­ti­nuar con mis es­tu­dios ya que mi ma­má no po­día se­guir cos­tean­do mi for­ma­ción aca­dé­mi­ca”, re­la­tó Oso­rio.

A su cor­ta edad, la co­mu­na ca­pi­ta­li­na lo aco­gió en las Mi­cro­em­pre­sas de Ba­rri­do, en don­de hoy en día se desen­vuel­ve co­mo coor­di­na­dor de una de las cua­dri­llas.

Pa­ra ter­mi­nar con sus es­tu­dios de plan bá­si­co, el obre­ro tra­ba­ja­ba en ho­ras de la ma­ña­na y de­bu­ta­ba en el pan del sa­ber en ho­ras noc­tur­nas. “La­var, ba­rrer y asear las ca­lles no es un tra­ba­jo del cual de­ba de aver­gon­zar­me ya que el di­ne­ro que re­ci­bo es bien ga­na­do y con mu­cho sa­cri­fi­cio y al fi­nal es lo que va­le la pe­na”, agre­gó el jo­ven.

Da­go­ber­to Pa­di­lla, jefe de las Mi­cro­em­pre­sas de Ba­rri­do, ex­pre­só su ad­mi­ra­ción por Oso­rio ya que ha si­do un

ejem­plo de com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad. “Lle­go a la Al­cal­día cuan­do es­ta­ba en se­gun­do cur­so de ci­clo co­mún, des­de ese en­ton­ces le he­mos da­do y se­gui­re­mos ofre­cien­do la opor­tu­ni­dad pa­ra que con­ti­núe es­tu­dian­do”, ase­gu­ró Pa­di­lla.

Cre­ci­mien­to

El fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal co­men­tó que sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y je­fes in­me­dia­tos se en­cuen­tran sa­tis­fe­chos por la co­la­bo­ra­ción y el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do el fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. Asi­mis­mo, Pa­di­lla se com­pro­me­tió a se­guir­le brin­dan­do apo­yo en su fae­na dia­ria. Por su par­te, Ós­car Ar­man­do aña­dió que sue­ña con ser un uni­ver­si­ta­rio. “Aún no ten­go cla­ro qué voy a es­tu­diar en la uni­ver­si­dad, pe­ro sí es uno de mis an­he­los. Es­pe­ro en Dios que se me abran las puer­tas”, con­clu­yó Oso­rio

FO­TOS: JOHNY MA­GA­LLA­NES

1 (1) El jo­ven a me­nu­do uti­li­za las pa­las pa­ra re­co­ger la ba­su­ra y des­per­di­cios de cons­truc­ción que se en­cuen­tran en al­gu­nas cu­ne­tas. (2) La­var el área que ha si­do uti­li­za­da por al­gu­nas per­so­nas pa­ra desechar los desechos de ali­men­to es otra de las la­bo­res que rea­li­za Oso­rio. (3) Los aza­do­nes son idea­les pa­ra eli­mi­nar la ma­le­za y re­mo­ver la ba­su­ra que se en­cuen­tra so­bre al­gu­nos des­agua­de­ros. (4) Re­co­ger la ba­su­ra que se en­cuen­tra es­tan­ca­da en los tra­gan­tes es otro de los tra­ba­jos. (5) Las bo­tas de hu­le son re­que­ri­das pa­ra rea­li­zar los ope­ra­ti­vos de lim­pie­za. 4 2 3 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.