Co­rrup­ción, cri­men or­ga­ni­za­do y pa­raí­sos fis­ca­les via­jan en el mis­mo tren

Diario El Heraldo - - Opinión - Xavier Ca­ño Ta­ma­yo Periodista, miem­bro de AT­TAC

Ro­sa Jen­sen, que fue vi­ce­pre­si­den­ta del tri­bu­nal de Utrecht, ase­gu­ra­ba ha­ce años que asis­tía­mos al na­ci­mien­to de una enor­me co­rrup­ción su­pra­na­cio­nal. Y el in­ves­ti­ga­dor fi­nan­cie­ro De­nis Ro­bert ase­gu­ra que ha­blar hoy de co­rrup­ción sin ir más allá es que­dar­se cor­to, por­que es el mis­mo sis­te­ma eco­nó­mi­co, el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cia­ri­za­do, el que es­tá vi­cia­do de raíz.

Prue­ba de la ex­ten­sión de la co­rrup­ción es que in­clu­so co­rrom­pe su pro­pia de­fi­ni­ción. La en­ti­dad más co­no­ci­da con­tra la co­rrup­ción, Trans­pa­rency In­ter­na­tio­nal, se que­da cor­ta al de­fi­nir­la. Co­rrup­ción se­ría so­lo el abu­so de un po­der pú­bli­co con fi­nes pri­va­dos. Pe­ro ol­vi­da (no de mo­do inocen­te) que, ade­más de fun­cio­na­rios pú­bli­cos y po­lí­ti­cos al ser­vi­cio del Es­ta­do co­rrup­tos, los im­pres­cin­di­bles co­rrup­to­res al otro la­do de la ecua­ción son pri­va­dos. Si hay co­rrup­ción en Áfri­ca, sud­es­te asiá­ti­co y Amé­ri­ca La­ti­na, por ci­tar tres zo­nas con fa­ma de gran co­rrup­ción, es por­que en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea hay gran­des em­pre­sas, pre­si­den­tes de con­se­jos de administración y con­se­je­ros de­le­ga­dos, gran­des for­tu­nas y cor­po­ra­cio­nes que quie­ren co­rrom­per a fun­cio­na­rios pú­bli­cos pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios ilí­ci­tos. Pa­ra que ha­ya co­rrom­pi­dos ha de ha­ber co­rrup­to­res.

Ade­más, ¿quién osa­rá ne­gar que la su­pre­sión de re­glas y nor­mas de los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal ha he­cho más fá­cil la co­rrup­ción? Co­mo ase­gu­ra Rob Jen­kins, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, di­cha li­be­ra­li­za­ción de las eco­no­mías (con sus pri­va­ti­za­cio­nes ma­si­vas de lo pú­bli­co) ha he­cho cre­cer el pa­go de co­mi­sio­nes ilí­ci­tas por em­pre­sas pri­va­das que desean ha­cer­se con par­te del pas­tel pú­bli­co pri­va­ti­za­do. Y ahí han si­do las em­pre­sas pri­va­das las que han to­ma­do la ini­cia­ti­va de co­rrom­per, de pa­gar co­mi­sio­nes ile­ga­les por con­ce­sio­nes pú­bli­cas.

Por eso dic­ta­do­res de to­da ca­la­ña y po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les de es­ca­sa cre­di­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca abrie­ron cuen­tas y de­pó­si­tos se­gu­ros y se­cre­tos don­de acu­mu­lar lo ob­te­ni­do por su co­rrom­pi­da ac­tua­ción. Pe­ro, pa­ra ello ne­ce­si­ta­ban la dis­cre­ta y leal co­la­bo­ra­ción de ho­no­ra­bles ban­cos pri­va­dos.

Apun­ta­do el ca­la­do del ver­da­de­ro pro­ble­ma de la co­rrup­ción, re­cor­de­mos con­cep­tos bá­si­cos. Se­gún el dic­cio­na­rio, co­rrup­ción es cohe­cho, so­borno. Pe­ro co­rrup­ción tam­bién es no pa­gar im­pues­tos que se de­ben pa­gar. Co­mo tam­bién es co­rrup­ción blan­quear el di­ne­ro su­cio que pro­por­cio­nan los de­li­tos (trá­fi­co de dro­gas, de per­so­nas, de ar­mas…) Y tam­bién lo es fi­nan­ciar ile­gal­men­te par­ti­dos po­lí­ti­cos a cam­bio de con­tra­tos de obra pú­bli­ca o ser­vi­cios del Es­ta­do otor­ga­dos a em­pre­sas pri­va­das. Al­go de lo que te­ne­mos am­plio co­no­ci­mien­to en el Reino de España y en lo que pa­re­ce es­tar es­pe­cia­li­za­do el go­ber­nan­te Par­ti­do Po­pu­lar.

Pe­ro no es el úni­co, por su­pues­to; ahí es­tá en Ca­ta­lun­ya el ca­so de Con­ver­gen­cia De­mo­crá­ti­ca, que ha es­ta­do chu­pan­do el 3% de co­mi­sio­nes du­ran­te más de trein­ta años. Pre­sun­ta­men­te, cla­ro.

Entre unas y otras co­rrup­cio­nes, so­lo del cam­po del de­li­to se blan­quean al año de 600,000 mi­llo­nes de dó­la­res a un bi­llón. Así lo con­si­de­ran tan­to el FMI co­mo la ONU. Pe­ro son de­lin­cuen­tes, di­ría un ob­ser­va­dor in­ge­nuo. Lo son, pe­ro pa­ra blan­quear tan­tí­si­mo di­ne­ro, esos cri­mi­na­les ne­ce­si­tan a res­pe­ta­bles ban­que­ros, pres­ti­gio­sos ga­bi­ne­tes de abo­ga­dos y ase­so­rías fis­ca­les de cam­pa­ni­llas, más los im­pres­cin­di­bles pa­raí­sos fis­ca­les sin los que no hay blan­queo.

El mo­vi­mien­to so­cial AT­TAC de­fi­ne los pa­raí­sos fis­ca­les co­mo “paí­ses, is­las o en­cla­ves geo­grá­fi­cos con re­gí­me­nes ju­rí­di­cos opa­cos y re­gla­men­ta­cio­nes fis­ca­les muy la­xas que ofre­cen exen­cio­nes y be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios muy atrac­ti­vos pa­ra el ca­pi­tal fi­nan­cie­ro a ex­tran­je­ros no re­si­den­tes y a so­cie­da­des do­mi­ci­lia­das le­gal­men­te en el lu­gar, aun­que so­lo sea con una di­rec­ción pos­tal”. No po­nen im­pues­tos a los mo­vi­mien­tos y ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras, man­tie­nen una her­mé­ti­ca os­cu­ri­dad so­bre esas ope­ra­cio­nes y se nie­gan a fa­ci­li­tar in­for­ma­ción aun­que la pi­da un ejér­ci­to de jue­ces y fis­ca­les. Por lo que ca­be de­du­cir que los pa­raí­sos fis­ca­les son im­pres­cin­di­bles pa­ra blan­quear y eva­dir. Pe­ro no so­lo pa­raí­sos de pal­me­ras y aguas trans­pa­ren­tes en el Ca­ri­be. Tam­bién ne­bli­no­sos lu­ga­res co­mo Gi­bral­tar, is­la de Man, City de Lon­dres, Aus­tria, Lu­xem­bur­go… que blan­quean que es un pri­mor en el co­ra­zón de Eu­ro­pa.

Pe­ro to­do es po­si­ble por el in­to­ca­ble se­cre­to ban­ca­rio y la os­cu­ri­dad de las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. En fin, a pe­sar de la com­ple­ji­dad de la cues­tión, que­da cla­ro y cris­ta­lino que co­rrup­ción, cri­men or­ga­ni­za­do y pa­raí­sos fis­ca­les via­jan en el mis­mo tren

Y ahí han si­do las em­pre­sas pri­va­das las que han to­ma­do la ini­cia­ti­va de co­rrom­per, de pa­gar co­mi­sio­nes ile­ga­les por con­ce­sio­nes pú­bli­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.