Los pun­tos cie­gos del desa­rro­llo

Diario El Heraldo - - Opinión - Bjorn Lom­borg Di­rec­tor del Co­pen­ha­gen Con­sen­sus Cen­ter

¿ Cuá­les son los ma­yo­res pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la hu­ma­ni­dad? En cual­quier par­te del mun­do en don­de ha­go es­ta pregunta es­cu­cho res­pues­tas bas­tan­te si­mi­la­res: la fal­ta de edu­ca­ción y opor­tu­ni­da­des, la po­bre­za, la de­sigual­dad, la vio­len­cia y la gue­rra, la de­gra­da­ción am­bien­tal. Pe­ro es­tar de acuer­do en que exis­te un pro­ble­ma no es lo mis­mo que sa­ber có­mo so­lu­cio­nar­lo. Cuan­do ha­bla­mos de gas­to en desa­rro­llo y de fi­lan­tro­pía es de­ma­sia­do fá­cil mal­gas­tar el di­ne­ro -y per­der opor­tu­ni­da­des- por­que es­ta im­por­tan­te dis­tin­ción es ig­no­ra­da. Por lo tan­to, de­be­mos ana­li­zar fría­men­te los cos­tes y be­ne­fi­cios, y con­si­de­rar ho­nes­ta­men­te lo que sa­be­mos y lo que no sa­be­mos.

Es­to re­quie­re to­mar al­gu­nas de­ci­sio­nes di­fí­ci­les, in­clu­yen­do dar un pa­so atrás a la hora de gas­tar di­ne­ro en co­sas que no fun­cio­nan, apos­tan­do por in­ves­ti­gar po­si­bles al­ter­na­ti­vas, y prio­ri­zar aque­llas in­ter­ven­cio­nes y po­lí­ti­cas que con­si­guen me­jo­res re­sul­ta­dos.

Du­ran­te una dé­ca­da, el Cen­tro de Con­sen­so de Co­pen­ha­gue ha lle­va­do a ca­bo una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tu­dios úni­cos so­bre po­si­bles so­lu­cio­nes a los prin­ci­pa­les pro­ble­mas y desafíos a ni­vel na­cio­nal, re­gio­nal y mundial. Es­te con­jun­to de in­ves­ti­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas re­ve­la áreas en las que a me­nu­do, y erró­nea­men­te, pen­sa­mos que te­ne­mos to­das las res­pues­tas.

To­do el mun­do es­tá de acuer­do en que me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción es fun­da­men­tal y un gran nú­me­ro de do­nan­tes -pú­bli­cos y pri­va­dos- in­vier­ten di­ne­ro con el ob­je­ti­vo de que es­to ocu­rra en el mun­do.

Pe­rú tu­vo bue­nas in­ten­cio­nes cuan­do tra­tó de me­jo­rar los re­sul­ta­dos de la edu­ca­ción a tra­vés del fa­mo­so pro­gra­ma de un or­de­na­dor por­tá­til por ni­ño, One Lap­top per Child. Re­ci­bió un ter­cio de las compu­tado­ras dis­tri­bui­das en el mun­do a tra­vés de es­te pro­gra­ma. Un en­sa­yo con­tro­la­do alea­to­rio con­clu­yó que no se ha­bía pro­du­ci­do “nin­gún im­pac­to so­bre el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co o las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas” y los pro­fe­so­res in­for­ma­ron que los ni­ños a quie­nes se les ha­bía en­tre­ga­do un or­de­na­dor por­tá­til se es­for­za­ban me­nos que el res­to. Es­tu­dios si­mi­la­res han arro­ja­do re­sul­ta­dos pa­re­ci­dos o muy es­ca­sos con res­pec­to a la do­na­ción de li­bros de tex­to, la cons­truc­ción de nue­vas bi­blio­te­cas o el au­men­to en los sa­la­rios de los pro­fe­so­res.

Sin em­bar­go, hay otros mo­dos de me­jo­rar el ren­di­mien­to edu­ca­ti­vo, a me­nu­do ig­no­ra­dos y en cier­ta me­di­da in­di­rec­tos. Pue­de pa­re­cer que las in­ter­ven­cio­nes nu­tri­cio­na­les no tie­nen re­la­ción, pe­ro ase­gu­ran que los ni­ños re­ci­ben los mi­cro­nu­trien­tes que ne­ce­si­tan y evi­tan las in­fec­cio­nes oca­sio­na­das por pa­rá­si­tos, por lo que se me­jo­ra el ren­di­mien­to es­co­lar.

En Gua­te­ma­la se pu­so en mar­cha un ex­pe­ri­men­to so­bre nu­tri­ción en 1969 en el que se es­tu­dió a ni­ños en edad prees­co­lar de va­rios pue­blos que con­ta­ban con una die­ta ri­ca y se les com­pa­ró con ni­ños de co­mu­ni­da­des ve­ci­nas, que con­ta­ban con una die­ta nu­tri­cio­nal­men­te más po­bre. Trein­ta y cin­co años más tar­de, al ob­ser­var­les en edad adul­ta, las di­fe­ren­cias fue­ron sor­pren­den­tes.

Los ni­ños con una bue­na nu­tri­ción que no con­ta­ban con re­tra­so en el cre­ci­mien­to a los tres años de edad, per- ma­ne­cie­ron en la es­cue­la más tiem­po y desa­rro­lla­ron me­jo­res ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas en edad adul­ta. Te­nían más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ba­jo y ga­nar sa­la­rios más al­tos; con­ta­ban con un me­jor desa­rro­llo fí­si­co y men­tal, lo que les ha­cía más ap­tos pa­ra pues­tos de tra­ba­jo tan­to ma­nua­les cua­li­fi­ca­dos co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Exis­ten otras preo­cu­pa­cio­nes im­por­tan­tes igual­men­te di­fí­ci­les de abor­dar, entre ellas el ma­tri­mo­nio in­fan­til. Las me­di­das apa­ren­te­men­te ob­vias pa­ra com­ba­tir­lo, co­mo prohi­bir­lo o de­cir­le a la gen­te que no lo ha­ga, ra­ra­men­te fun­cio­nan. La ma­yo­ría de los pro­gra­mas des­ti­na­dos a fre­nar el ma­tri­mo­nio in­fan­til no han si­do ob­je­to de una ri­gu­ro­sa in­ves­ti­ga­ción y es di­fí­cil en­con­trar una re­la­ción cau­sal con los re­sul­ta­dos. De­fi­ni­ti­va­men­te, se ne­ce­si­ta más in­ves­ti­ga­ción al res­pec­to.

Sin em­bar­go, abor­dar de for­ma in­di­rec­ta el pro­ble­ma pue­de fun­cio­nar. In­ter­ven­cio­nes pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción de las ni­ñas, fa­ci­li­tan­do las opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res a la hora de te­ner ne­go­cios o he­re­dar la ri­que­za, han de­mos­tra­do que pue­den ayu­dar. En el sur de Ban­gla­desh, des­de el año 2008 al 2010, el acei­te de co­ci­na se dis­tri­bu­yó a los pa­dres de las jó­ve­nes sol­te­ras de entre 15 y 17 años, ba­jo la con­di­ción de que un su­per­vi­sor con­fir­ma­ra que las chi­cas se­guían es­tan­do sol­te­ras. Las jó­ve­nes re­cep­to­ras de es­ta ayu­da te­nían has­ta un 30% me­nos de pro­ba­bi­li­da­des de ca­sar­se an­tes de los 16 años. Por ca­da dó­lar gas­ta­do, se al­can­za­ron apro­xi­ma­da­men­te $4 en con­cep­to de bien so­cial.

Otra gran preo­cu­pa­ción –de la que sa­be­mos me­nos de lo que pen­sa­mos- es la po­bre­za. Las trans­fe­ren­cias de di­ne­ro con­di­cio­na­les e incondicionales, que bá­si­ca­men­te sig­ni­fi­can dar di­ne­ro en efec­ti­vo u otro ti­po de asis­ten­cia a los po­bres, son muy po­pu­la­res. Pe­ro un nue­vo me­taa­ná­li­sis con­clu­ye que ca­da dó­lar gas­ta­do en es­tos pro­gra­mas ge­ne­ra be­ne­fi­cios anua­les por va­lor de so­lo 28 cen­ta­vos de dó­lar. Has­ta el mo­men­to, so­lo te­ne­mos prue­bas evi­den­tes de que es­tos be­ne­fi­cios du­ran al­re­de­dor de tres años, lo que sig­ni­fi­ca que la can­ti­dad to­tal de be­ne­fi­cios es de 84 cen­ta­vos por ca­da dó­lar gas­ta­do. Es evi­den­te que se tra­ta de un mal uso del di­ne­ro. In­clu­so si de for­ma op­ti­mis­ta (y por aho­ra sin prue­bas) asu­mi­mos que es­tos be­ne­fi­cios se­rán cons­tan­tes du­ran­te 10 años, ca­da dó­lar ge­ne­ra­rá me­nos de tres dó­la­res de be­ne­fi­cio.

Una vez más, un plan­tea­mien­to in­di­rec­to es de­mos­tra­ti­va­men­te más efi­caz. El in­cre­men­to en las opor­tu­ni­da­des de in­ter­cam­bio co­mer­cial re­du­ce sin du­da la po­bre­za. Si se lle­va­ran a ca­bo las ne­go­cia­cio­nes de la Ron­da de Doha, pa­ra li­be­ra­li­zar el comercio mundial, se re­du­ci­ría el nú­me­ro de per­so­nas po­bres en la sor­pren­den­te ci­fra de 145 mi­llo­nes en 15 años, se­gún da­tos de la in­ves­ti­ga­ción en­car­ga­da por el Con­sen­so de Co­pen­ha­gue. El mun­do se­ría 11 bi­llo­nes de dó­la­res más ri­co ca­da año en 2030, con sie­te bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo - equi­va­len­tes a un ex­tra de 1,000 dó­la­res por ca­da per­so­na, ca­da año, en es­tos paí­ses pa­ra el 2030.

En el desa­rro­llo, al igual que en otros ám­bi­tos de la po­lí­ti­ca, ten­de­mos a me­nu­do a cen­trar­nos en los pro­ble­mas más vi­si­bles, ol­vi­dan­do que lo que ne­ce­si­ta­mos son so­lu­cio­nes in­te­li­gen­tes. Es fá­cil so­bre­es­ti­mar las cer­te­zas y pa­sar por al­to las áreas en las que se ne­ce­si­ta más in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro no de­be­mos te­ner mie­do de re­co­no­cer las la­gu­nas exis­ten­tes en nues­tros co­no­ci­mien­tos. Áreas co­mo la edu­ca­ción y el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer son de­ma­sia­do im­por­tan­tes co­mo pa­ra acep­tar que las bue­nas in­ten­cio­nes po­drían ser su­fi­cien­tes

En el desa­rro­llo, al igual que en otros ám­bi­tos de la po­lí­ti­ca, ten­de­mos a me­nu­do a cen­trar­nos en los pro­ble­mas más vi­si­bles, ol­vi­dan­do que lo que ne­ce­si­ta­mos son so­lu­cio­nes in­te­li­gen­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.