Gran­des Crí­me­nes: La jus­ti­cia siem­pre es­pe­ra

Un misterio en la ca­rre­te­ra del sur se re­suel­ve de pron­to gra­cias a la ter­que­dad de Gon­za­lo Sán­chez

Diario El Heraldo - - Siempre -

Los agen­tes del DIN es­ta­ban que­dan­do sin em­pleo y los de­tec­ti­ves de la DIC no te­nían po­der to­da­vía pa­ra ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción, sin em­bar­go, uno de los nue­vos agen­tes, con au­to­ri­za­ción del doc­tor Wil­fre­do Al­va­ra­do, se hi­zo car­go del ca­so ‘so­la­men­te pa­ra do­cu­men­tar­lo’”.

Es­te re­la­to na­rra un ca­so real. Se han cam­bia­do los nom­bres.

SE­RIE 1/2

Ini­cio

Cuan­do se dio la tran­si­ción de la vie­ja y vi­li­pen­dia­da Di­rec­ción Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción (DIN) ha­cia la nue­va Po­li­cía de in­ves­ti­ga­ción téc­ni­ca, cien­tí­fi­ca y pro­fe­sio­nal (DIC) que­dó un va­cío que du­ró al­gu­nos me­ses. Fue en ese tiem­po en que su­ce­dió un ca­so que, al ini­cio pa­re­ció no im­por­tar­le a na­die. Los agen­tes del DIN es­ta­ban que­dan­do sin em­pleo y los de­tec­ti­ves de la DIC no te­nían po­der to­da­vía pa­ra ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción, sin em­bar­go, uno de los nue­vos agen­tes, con au­to­ri­za­ción del doc­tor Wil­fre­do Al­va­ra­do, se hi­zo car­go del ca­so “so­la­men­te pa­ra do­cu­men­tar­lo”.

“Que les ayu­de Gon­za­lo Sán­chez –di­jo el di­rec­tor–; a ver qué tal les va”.

Era una es­pe­cie de ex­pe­ri­men­to. To­da­vía la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) es­ta­ba en la sa­la de par­tos.

Ca­so

Se tra­ta­ba de la muerte de una mu­jer jo­ven cu­yo ca­dá­ver fue en­con­tra­do des­nu­do en la sa­li­da al sur. Un cho­fer de ca­mión que se ba­jó a ha­cer sus ne­ce­si­da­des al otro la­do del mu­ro de pie­dra, vio el cuer­po ten­di­do so­bre la gra­ma ama­ri­llen­ta y del sus­to se fue ha­cia atrás. Es­ta­ba ten­di­do de es­pal­das, te­nía los ojos en­tre­abier­tos y le ha­bían re­lle­na­do la bo­ca con su pro­pio blú­mer; ade­más, te­nía un pó­mu­lo in­fla­ma­do, co­mo si la hu­bie­ran gol­pea­do con fuer­za, y te­nía va­rias lí­neas de co­lor púr­pu­ra al­re­de­dor del cue­llo. Cuan­do el fo­ren­se sa­có el blú­mer de su bo­ca, se lo en­tre­gó a Gon­za­lo Sán­chez pa­ra que lo em­ba­la­ra. Es­te, lue­go de ver­lo por unos se­gun­dos, di­jo:

“Doc­tor, es­te blú­mer lo me­tie­ron a la fuer­za en la bo­ca de la víc­ti­ma an­tes de ma­tar­la”.

El doc­tor no le hi­zo ca­so. Gon­za­lo dio me­dia vuel­ta y se di­ri­gió a dos agen­tes de ho­mi­ci­dios de la DIC.

“Co­mo ve­mos –les di­jo–, hay san­gre en la pren­da y no se tra­ta de unas sim­ples go­tas. Ade­más, es­ta san­gre es­tá en una par­te ale­ja­da de la que co­rres­pon­de a la vul­va de la mu­cha­cha, por lo que po­de­mos des­car­tar que se tra­te de san­gre mens­trual”. Los de­tec­ti­ves es­cu­cha­ban en si­len­cio. Gon­za­lo, sin per­der el tiem­po, les hi­zo una se­ñal y dio dos pa­sos has­ta ubi­car­se fren­te a las pier­nas des­nu­das de la víc­ti­ma. Lue­go de po­ner­se un par de guan­tes, se­pa­ró un po­co la piel de las pier­nas, ya rí­gi­das y frías, y agre­gó:

“La mu­cha­cha no es­ta­ba en su pe­río­do – mur­mu­ró–; no hay san­gre en la en­tra­da va­gi­nal ni en la en­tre­pier­na”. Se pu­so de pie. “¿Al­guien pue­de de­cir­me de dón­de apa­re­ció es­ta san­gre?” La pregunta se que­dó en el ai­re. “¡Abo­ga­do –di­jo, por to­da respuesta, uno de los agen­tes–, ha de ser san­gre de Car­do­na! Mi­re que an­da ven­da­dos los de­dos de la mano de­re­cha”.

Car­do­na era un mu­cha­cho de ape­nas vein­ti­cin­co años, maes­tro de edu­ca­ción pri­ma­ria y es­tu­dian­te de la ca­rre­ra de le­yes que ha­bía apro­ba­do los exá­me­nes pa­ra for­mar par­te de la nue­va Po­li­cía de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal con ex­ce­len­tes ca­li­fi­ca­cio­nes. Era un in­ves­ti­ga­dor nato y des­de que co­no­ció el ca­so de la mu­jer muer­ta en la ca­rre­te­ra del sur, se ofre­ció pa­ra in­ves­ti­gar­lo. A él se di­ri­gió el doc­tor Al­va­ra­do cuan­do di­jo: “¡Qué les ayu­de Gon­za­lo Sán­chez!” Aque­lla tar­de lle­va­ba una ven­da que le cu­bría los de­dos de la mano de­re­cha.

“Me he­rí los de­dos con la ca­de­na de la mo­to –ha­bía di­cho–, pe­ro ya es­tán sa­nan­do”.

Por su­pues­to, aque­llo no era im­pe­di­men­to pa­ra que se de­di­ca­ra en cuer­po y al­ma a su pri­mer ca­so cri­mi­nal, que era, a la vez, uno de los pri­me­ros ca­sos de la DIC.

“El que crea que la in­ves­ti­ga­ción de un ca­so cri­mi­nal tie­ne es­pa­cio pa­ra bro­mas, no ha­ce na­da en la DIC –di­jo Gon­za­lo Sán­chez–. No quie­ro dis­trac­cio­nes. Es­ta­rá con­mi­go el que quiera apren­der es­te ofi­cio, de lo con­tra­rio, pue­de que­dar­se en su es­cri­to­rio echan­do raí­ces”. “Dis­cul­pe, abo­ga­do”.

Ob­ser­va­cio­nes

“Un buen in­ves­ti­ga­dor cri­mi­nal ob­ser­va bien la es­ce­na del cri­men –aña­dió Gon­za­lo, co­mo si no se hu­bie­ra in­te­rrum­pi­do–, no de­ja es­ca­par detalle y no se ol­vi­da nun­ca que ca­da detalle de la es­ce­na tie­ne un sig­ni­fi­ca­do, lo que quie­re de­cir que ca­da detalle de la es­ce­na ha­bla, nos di­ce al­go so­bre lo su­ce­di­do, tan­to a la víc­ti­ma co­mo al vic­ti­ma­rio, y lo que pa­só al­re­de­dor de los dos”. Hi­zo una pau­sa.

“Ve­mos san­gre en el blú­mer –agre­gó–, y su­po­ne­mos que el blú­mer es el que usa­ba la víc­ti­ma la no­che en que fue ase­si­na­da, por­que es­tá cla­ro que fue ase­si­na­da ano­che en al­gún lu­gar ce­rra­do don­de es­tu­vo ha­cien­do el amor con su ase­sino… Ve­mos que es­tá des­nu­da y creo que fue ata­ca­da des­pués de que tu­vo se­xo…”

Los de­tec­ti­ves se­guían sus ex­pli­ca­cio­nes con to­tal aten­ción.

Gon­za­lo se aga­chó cer­ca de la ca­be­za de

la mu­cha­cha.

“Tam­bién hay san­gre en los dien­tes cen­tra­les de arri­ba –di­jo, le­van­tan­do con las pun­tas de dos de­dos el la­bio su­pe­rior–, lo que nos di­ce que la mu­jer fue ata­ca­da de re­pen­te, pe­ro que se de­fen­dió y gri­tó pi­dien­do ayu­da. Po­de­mos creer que es­ta­ban en un lu­gar don­de sus gri­tos no pa­sa­rían des­aper­ci­bi­dos por mu­cho tiem­po, por lo que su ata­can­te le me­tió el blú­mer en la bo­ca pa­ra ha­cer­la ca­llar. Fue aquí que ella lo mor­dió y lo hi­zo con tan­ta fuer­za que le hi­rió la mano o los de­dos, en­ton­ces él la golpeó en el pó­mu­lo y la hi­zo per­der el sen­ti­do. Una vez in­de­fen­sa, la es­tran­gu­ló”.

Gon­za­lo vio por un mo­men­to la piel del cue­llo.

“¡Lo di­cho! –ex­cla­mó con acen­to triun­fal–. ¿Ven es­tos ras­tros de san­gre?”

Se­ña­la­ba una par­te del cue­llo, a la iz­quier­da, que te­nía una man­cha aplas­ta­da de co­lor ro­ji­zo.

Más

“Por al­gu­na ra­zón, la pa­re­ja dis­cu­tió –agre­gó Gon­za­lo, po­nién­do­se de pie–, y la dis­cu­sión ter­mi­nó en es­to”.

Se aga­chó de nue­vo, to­mó la mano de­re­cha de la mu­cha­cha, re­vi­só las uñas y di­jo:

“Tal vez no tu­vo tiem­po de cla­var las uñas en la piel de su ase­sino. No hay ras­tros de san­gre o piel en ellas”.

Lue­go to­mó la mano iz­quier­da y se que­dó ob­ser­ván­do­la por lar­gos se­gun­dos.

“Creo que es­ta era una mu­jer ca­sa­da –di­jo– . ¿Ven la se­ñal que de­jó en el de­do anu­lar un ani­llo? Pues, pa­ra que es­ta se­ñal sea tan cla­ra sig­ni­fi­ca que usa­ba el ani­llo per­ma­nen­te­men­te y des­de ha­ce lar­go tiem­po, y una per­so­na usa un ani­llo de es­ta for­ma so­lo si es el ani­llo de ma­tri­mo­nio…”

Hu­bo un mo­men­to de si­len­cio. Los de­tec­ti­ves es­cu­cha­ban con aten­ción.

“¿Su­pon­go que es­tán apren­dien­do al­go?” –les pre­gun­tó Gon­za­lo, lan­zán­do­les una rá­pi­da mi­ra­da.

“Sí, abo­ga­do –res­pon­dió uno de ellos–. Creo que no me equi­vo­qué al es­co­ger es­ta pro­fe­sión”. “¿Car­do­na?” “Es­toy im­pre­sio­na­do, abo­ga­do…” Gon­za­lo se pu­so de pie. “El ani­llo se lo qui­tó el ase­sino –aña­dió–, y si ya no­ta­ron al­go, po­de­mos de­du­cir que el ani­llo es cos­to­so, aun­que no creo que ha­ya si­do es­ta la ra­zón por la que el cri­mi­nal se lo qui­tó...” “¿A que se re­fie­re, abo­ga­do?” “¿Ven los ras­gos de la mu­cha­cha? Fi­nos, el pe­lo bien cui­da­do, dien­tes ca­si per­fec­tos y la piel ter­sa… Qui­zás se tra­te de una per­so­na de cla­se me­dia o me­dia al­ta que no es­ta­ba sa­tis­fe­cha con su có­mo­da vi­da…”

“Y que fue ase­si­na­da por su aman­te –mur­mu­ró el pri­mer de­tec­ti­ve, le­van­tan­do un ín­di­ce.

“Es una mu­jer jo­ven –res­pon­dió Gon­za­lo, qui­tán­do­se los guan­tes–, qui­zás de unos vein­tio­cho años, con hi­jos, a juz­gar por la fla­ci­dez de sus se­nos y las es­trías de su ab­do­men, y ca­sa­da, to­da­vía en unión al es­po­so… Co­mo us­ted, creo que lle­gó has­ta al­gún lu­gar, pro­ba­ble­men­te un mo­tel, con su aman­te, y allí, es­te la ma­tó”. “Tal vez ya es­ta­ba se­pa­ra­da del es­po­so”. “De ser así, la hue­lla del ani­llo no es­ta­ría tan cla­ra… Más bien, creo que ella en­ga­ña­ba a su es­po­so, del que tal vez no po­día se­pa­rar­se por cier­tas con­ve­nien­cias. El que use el ani­llo de ca­sa­da per­ma­nen­te­men­te nos di­ce que de­be apa­ren­tar so­li­dez en su ma­tri­mo­nio…”

“¿Y si ella se qui­ta­ba el ani­llo cuan­do es­ta­ba con su aman­te?”

“Es po­si­ble pe­ro, ¿pa­ra qué? No creo que a su aman­te le mo­les­ta­ra que lo aca­ri­cia­ra con el ani­llo… Tal vez eso le agre­ga­ba al­go de mor­bo a la re­la­ción íntima…” “¿Có­mo va­mos a sa­ber quién es?” “Pri­me­ro, va­mos a es­pe­rar a que al­guien bus­que a una mu­jer des­apa­re­ci­da y a que la re­co­noz­ca en la mor­gue… Lue­go lo com­pro­ba­mos con las hue­llas di­gi­ta­les”. El de­tec­ti­ve ca­lló por un mo­men­to. “¿Qué si­gue aho­ra, abo­ga­do?” –pre­gun­tó, po­co des­pués.

“Que la gen­te de ins­pec­cio­nes ocu­la­res se es­tre­ne en es­te ca­so –res­pon­dió Gon­za­lo–. Quie­ro que bus­quen in­di­cios en la zo­na, al­re­de­dor de la es­ce­na del cri­men… Tal vez ha­lle­mos al­go más de su ro­pa, aun­que creo que el ase­sino se la lle­vó pa­ra des­ha­cer­se de ella en otro lu­gar”. “¿Al­go más?” “Va­mos a for­mar un equi­po que vi­si­te los mo­te­les de la zo­na… Quie­ro te­ner un re­gis­tro de to­dos los vehícu­los que en­tra­ron des­de ayer has­ta me­dia­no­che…” “¿De qué nos va a ser­vir eso, abo­ga­do?” Gon­za­lo le de­di­có una mi­ra­da mo­les­ta a Car­do­na.

“En in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal hay al­go que se lla­ma Per­fil geo­grá­fi­co –le di­jo–, y sir­ve pa­ra ubi­car el he­cho en un área de­ter­mi­na­da… No­so­tros va­mos a par­tir del lu­gar don­de en­con­tra­mos el cuer­po. El cri­mi­nal sa­lió de al­gún lu­gar cer­cano con el ca­dá­ver, y te­nía pri­sa por des­ha­cer­se de él, tan­to así, que no le in­tere­só ves­tir­lo. Tal vez subió por la ca­rre­te­ra o tal vez ba­jó, siem­pre bus­can­do un lu­gar a pro­pó­si­to pa­ra de­jar el cuer­po. Si ve­mos bien es­te si­tio, hay un es­pa­cio pa­ra es­ta­cio­nar­se. Allí fue don­de se es­ta­cio­nó el cho­fer del ca­mión que des­cu­brió el cuer­po mien­tras bus­ca­ba un lu­gar dón­de ha­cer sus ne­ce­si­da­des. El ase­sino hi­zo lo mis­mo, se es­ta­cio­nó, sa­có el ca­dá­ver, lo pa­só por el mu­ro de pie­dra y lo tra­jo has­ta aquí, unos diez me­tros más acá del mu­ro… No de­be ser un hom­bre muy fuer­te por­que me pa­re­ce que des­pués de sa­car a la mu­jer del ca­rro y pa­sar­la so­bre el mu­ro, se sin­tió can­sa­do y tu­vo que arras­trar el ca­dá­ver has­ta aquí… Se ven las hue­llas so­bre la hier­ba y en la es­pal­da de la mu­cha­cha hay al­gu­nos ras­po­nes post mor­tem…”.

No­ta

Por aquel mo­men­to, la cá­te­dra so­bre in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal ha­bía ter­mi­na­do. Gon­za­lo de­jó en la es­ce­na a los téc­ni­cos de ins­pec­cio­nes ocu­la­res y es­pe­ró a que el ca­dá­ver fue­ra iden­ti­fi­ca­do, aun­que no tu­vo que es­pe­rar mu­cho tiem­po. Dos ho­ras des­pués de que el cuer­po en­tró a la mor­gue, su es­po­so la re­co­no­ció. CON­TI­NUA­RÁ LA PRÓ­XI­MA SEMANA...

Es­ta­ba ten­di­do de es­pal­das, te­nía los ojos en­tre­abier­tos y le ha­bían re­lle­na­do la bo­ca con su pro­pio blú­mer; ade­más, te­nía un pó­mu­lo in­fla­ma­do, co­mo si la hu­bie­ran gol­pea­do con fuer­za, y te­nía va­rias lí­neas de co­lor púr­pu­ra al­re­de­dor del cue­llo. Cuan­do el fo­ren­se sa­có el blú­mer de su bo­ca, se lo en­tre­gó a Gon­za­lo Sán­chez pa­ra que lo em­ba­la­ra. Es­te, lue­go de ver­lo por unos se­gun­dos, di­jo: ‘Doc­tor, es­te blú­mer lo me­tie­ron a la fuer­za en la bo­ca de la víc­ti­ma an­tes de ma­tar­la’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.