Oc­ta­vio Car­va­jal: Ba­lle­nas de ex­por­ta­ción

To­dos tie­nen pe­sa­di­llas con De­vis Leo­nel. ¿Re­cuer­dan quién de Los Ca­chi­ros te­nía ofi­ci­na en Ca­sa Pre­si­den­cial? Oja­lá no ha­yan ol­vi­da­do sus plá­ti­cas al ca­lor de los tra­gos

Diario El Heraldo - - Siempre - Oc­ta­vio Car­va­jal

A cam­bio de qué sal­ta el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co “in­da­gan­do” la pu­dri­ción de va­rios go­bier­nos. ¿Quie­ren evi­tar la ex­tra­di­ción de po­de­ro­sos po­lí­ti­cos? Ha­gan bien las co­sas por­que en­ton­ces nos que­da­re­mos sin fis­cal. Los grin­gos no es­tán ju­gan­do.

Con la ve­nia del go­bierno cos­ta­rri­cen­se de ex­tra­di­tar al hon­du­re­ño Wil­ter Blan­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, acu­sa­do de nar­co­trá­fi­co, no nos que­da la mí­ni­ma du­da que, al igual que Los Ca­chi­ros, se lle­va­rá de en­cuen­tro a otro ma­zo de em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, jue­ces, fis­ca­les y ofi­cia­les de la Po­li­cía cóm­pli­ces de man­dar to­ne­la­das de dro­ga ha­cia esa na­ción.

Si el nar­co ca­chi­ro De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga sal­pi­có al ex­pre­si­den­te Por­fi­rio Lo­bo So­sa, a su hi­jo Fabio Lo­bo, a Tony Her­nán­dez, her­mano del man­da­ta­rio Juan Or­lan­do Her­nán­dez Al­va­ra­do, a otros al­tos fun­cio­na­rios y dipu­tados entre al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas con el tra­sie­go de tó­xi­cos al im­pe­rio, igual su­ce­de­rá con Blan­co. Será un tsu­na­mi.

Ta­bi­que

To­dos tie­nen pe­sa­di­llas con De­vis Leo­nel. ¿Re­cuer­dan quién de Los Ca­chi­ros te­nía ofi­ci­na en Ca­sa Pre­si­den­cial? Oja­lá no ha­yan ol­vi­da­do sus plá­ti­cas al ca­lor de los tra­gos, los con­tra­tos fir­ma­dos pa­ra pro­yec­tos ca­rre­te­ros y eléc­tri­cos en to­do el país. Tal vez no es­ta­ban has­ta la pa­ta de co­ca cuan­do ava­la­ron Pa­tu­ca III. ¡Ah, qué mu­cha­chos es­tos! Se chi­fla­ron que no sa­ben na­da de sus ami­gos en tiem­pos de pe­nu­ria. Chu­pan­do se tra­ta­ban co­mo her­ma­nos. Cra­so error co­me­tie­ron al re­le­gar­los en an­gus­tia si les die­ron ca­chim­bo de pis­to por to­dos la­dos. En el Fon­do Vial, en la Em­pre­sa Na­cio­nal de Ener­gía Eléc­tri­ca (ENEE)... Us­te­des lle­ga­ron has­ta Ro­ma con los ca­chi­ros y aho­ra ¿no los co­no­cen? In­sa­nos.

Wil­ter

Da pe­na oír­les su sar­ta de far­sas des­de sus apo­sen­tos. “Ja­más he tra­ta­do con de­lin­cuen­tes”. “Yo nun­ca los vi”. ¿Quién les cree­rá al es­cu­char­les el cuen­to del “yo no fui”? ¿En­ton­ces? Si la pri­me­ra par­te de la te­le­no­ve­la “Tu hi­jo es un ca­po” em­ba­rró al pa­pá, al tío, al her­mano, al pri­mo y a to­da una “cla­se po­lí­ti­ca”, ¿qué pa­sa­rá con el se­gun­do epi­so­dio cuan­do de­cla­re Wil­ter Blan­co? ¿Tam­po­co lo re­co­no­cen?

De re­pen­te y sal­ta­rán co­mo ga­lli­nas cu­le­cas de un la­do a otro ca­carean­do de­cen­cia. Ofi­cia­les de Po­li­cía y del Ejér­ci­to, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas di­rán que nun­ca su­pie­ron quién era Wil­ter si los uni­for­ma­dos se po­nían fir­mes y le abrían pa­so en to­das las ga­ri­tas tal co­mo ve­ne­ra­ron a Los Ca­chi­ros. Se ha­cían los lo­cos es­tan­do cuer­dos por el fa­jo de bi­lle­tes del trá­fi­co de dro­gas.

El ami­go de “che­pos” y “cha­fas” re­cién lle­gó al es­ta­do de la Flo­ri­da, don­de en­fren­ta car­gos por nar­co­trá­fi­co. Es otro que no de­ja­rá tí­te­re con ca­be­za. Que­da­rán blan­cos, pe­ro de los ner­vios cuan­do los que­me an­te la jus­ti­cia grin­ga. Los des­apa­re­ci­dos co­mi­sio­na­dos de Po­li­cía vol­ve­rán a re­tum­bar en la pren­sa, so­lo es­pe­ren unos me­ses.

Ti­bu­ro­nes

En Es­ta­dos Uni­dos no tie­nen pri­sa por sa­ber cuán­tas ba­lle­nas más se irán con Wil­ter

Blan­co, sino la cer­te­za que al abrir­les un jui­cio no sal­drán del ma­mo por ban­do­le­ros. Tam­bién hay vi­deos y fo­to­gra­fías en po­der de la DEA don­de sa­le el ca­po ro­dea­do de ofi­cia­les que tu­vie­ron mu­cho po­der en Ca­sa­ma­ta. Era con­sen­ti­do el mu­cha­chón.

Has­ta pa­tru­llas bro­llan de un la­do y de otro es­col­tan­do la rin­gle­ra de au­tos en que se des­pla­za­ba el pre­sun­to narcotraficante que tam­bién, con el apo­yo de co­no­ci­dos em­pre­sa­rios, de­jó otro ce­men­te­rio don­de pa­ra­ron los cuer­pos de so­plo­nes, enemi­gos y es­tor­bos de su cartel. ¿Dón­de es­tán los co­mi­sio­na­dos? ¿Hu­yen­do o can­tan­do?

“En Es­ta­dos Uni­dos no tie­nen pri­sa por sa­ber cuán­tas ba­lle­nas más se irán con Wil­ter Blan­co”.

Ci­tas

¿Al­guien po­dría de­cir­nos por qué es­tán tan ca­lla­di­tos con la cap­tu­ra y ex­tra­di­ción del ex­pa­trón Wil­ter Blan­co? No se le va­ya a ol­vi­dar -por cues­tio­nes de tra­ba­jo- que el re­cién des­te­rra­do en­tra­ba co­mo pe­dro por su ca­sa al Cuar­tel de Ca­sa­ma­ta don­de más pa­re­cía el jefe de la tro­pa. Un coronel del Ejér­ci­to lo tu­vo en sus ma­nos y se le res­ba­ló.

Si más de un hon­du­re­ño es­tá de­nun­cia­do en tri­bu­na­les de la po­de­ro­sa na­ción del nor­te por pre­sun­ta vin­cu­la­ción al trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes o la­va­do de ac­ti­vos (de­li­tos trans­na­cio­na­les), no ve­mos por qué apa­re­ce aho­ra el “misterio pú­bli­co” ha­cien­do pa­ra­pe­tos.

El pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez ya di­jo por enési­ma vez: “ni mi fa­mi­lia pue­de es­ca­par de la ley”. Quie­nes es­tén has­ta el go­rro con la co­ca que se ha­gan a un la­do, in­di­có el in­dó­mi­to en fran­ca alu­sión a to­dos, in­clu­yen­do a su pro­pia pro­le. Te fuis­te ami­go sin des­pe­dir­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.