Ma­tan a dos con­duc­to­res de mo­to­ta­xis

Los vic­ti­ma­rios lle­ga­ron has­ta la al­dea ubi­ca­da en la Vi­lla de San An­to­nio, Co­ma­ya­gua, a bor­do de un vehícu­lo. Has­ta ayer, las au­to­ri­da­des des­co­no­cían las ca­rac­te­rís­ti­cas del au­to­mo­tor en el que se trans­por­ta­ban los si­ca­rios

Diario El Heraldo - - Portada - CO­MA­YA­GUA 3 El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

Dos hom­bres fue­ron ul­ti­ma­dos a dis­pa­ros la ma­ña­na de ayer en un sec­tor de la al­dea Las Flo­res, ju­ris­dic­ción del mu­ni­ci­pio de la Vi­lla de San An­to­nio, en el de­par­ta­men­to de Co­ma­ya­gua.

Se­gún la in­for­ma­ción en po­der la au­to­ri­da­des, los fa­lle­ci­dos se di­ri­gían a pes­car en el mo­men­to que fue­ron in­ter­cep­ta­dos por va­rios su­je­tos fuer­te­men­te ar­ma­dos, a in­me­dia­cio­nes de un ase­rra­de­ro de ma­de­ra de esa lo­ca­li­dad.

Al ser in­te­rrum­pi­do su pa­so, los fa­ci­ne­ro­sos que se con­du­cían en un vehícu­lo des­en­fun­da­ron sus ar­mas y sin me­diar pa­la­bras con sus víc­ti­mas dis­pa­ra­ron has­ta qui­tar­les la vi­da.

Los aho­ra oc­ci­sos res­pon­dían a los nom­bres de Ed­win Omar Acos­ta Eu­ce­da, de 39 años, y Víc­tor Ma­nuel del Cid Le­za­ma, de 33 años, es­te úl­ti­mo co­no­ci­do en el lu­gar con el apo­do de “Pól­vo­ra”.

Am­bos re­si­dían en el ba­rrio Asun­ción de Ma­ría, de la al­dea Las Flo­res y ayer ha­bían de­ci­di­do ir a pes­car a un lu­gar cer­cano, el cual no fue es­pe­ci­fi­ca­do, ya que te­nían el día li­bre en la em­pre­sa que tra­ba­ja­ban.

Eran tra­ba­ja­do­res

Se co­no­ció que los dos hom­bres la­bo­ra­ban para la em­pre­sa In­ge­nie­ría Agrí­co­la y Ga­na­de­ra S. A. (IAGSA), ubi­ca­da en el va­lle de Co­ma­ya­gua, la cual se es­pe­cia­li­za en la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de hor­ta­li­zas y otros ali­men­tos de ori­gen agrí­co­la.

Los ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo es­ta­ban lle­gan­do a una pul­pe­ría cuan­do fue­ron ata­ca­dos fren­te a va­rios tran­seún­tes que pa­sa­ban por una de las ca­lles de tie­rra de Las Flo­res.

Los vic­ti­ma­rios, de quie­nes se des­co­no­ce su iden­ti­dad, hu­ye­ron rá­pi­da­men­te del lu­gar sin que hu­bie­ra al­gu­na au­to­ri­dad po­li­cial o mi­li­tar que les die­ra per­se­cu­ción.

Los lle­va­ron sin au­to­ri­za­ción

Los fa­mi­lia­res tras en­te­rar­se de lo ocu­rri­do con Ed­win Acos­ta y Víc­tor del Cid co­rrie­ron has­ta la es­ce­na del cri­men para cons­ta­tar di­cha in­for­ma­ción.

Tal y co­mo su­ce­de en mu- chos lu­ga­res del in­te­rior del país, los pa­rien­tes de los dos tra­ba­ja­do­res sin mu­cho pro­to­co­lo le­van­ta­ron los ca­dá­ve­res y se los lle­va­ron para sus vi­vien­das sin que se die­ra un le­van­ta­mien­to le­gal por par­te de las au­to­ri­da­des.

Sin em­bar­go, unas ho­ras des­pués, cuan­do los cuer­pos ya eran ve­la­dos en sus res­pec­ti­vas ca­sas del ba­rrio Asun­ción de Ma­ría, au­to­ri­da­des po­li­cia­les y de Me­di­ci­na Fo­ren­se de la ciu­dad de Co­ma­ya­gua le­van­ta­ron las pes­qui­sas del ca­so.

De igual ma­ne­ra hu­bo un aná­li­sis de la es­ce­na por par­te de ele­men­tos de ins­pec­cio­nes ocu­la­res de la Di­rec­ción Po­li­cial de In­ves­ti­ga­cio­nes (DPI) en el lu­gar del do­ble cri­men.

Pos­te­rior a la ins­pec­ción de los ca­dá­ve­res, rea­li­za­da al in­te­rior de las ca­sas, los cuer­pos fue­ron en­tre­ga­dos ofi­cial­men­te a sus fa­mi­lias, para con­ti­nuar con el ve­la­to­rio.

Las dos fa­mi­lias ma­ni­fes­ta­ron des­co­no­cer las cau­sas del ata­que que le ce­gó la vi­da a los dos hom­bres, ya que ellos se de­di­ca­ban a su tra­ba­jo en la agri­cul­tu­ra y no an­da­ban en cues­tio­nes re­ñi­das con la ley

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

(1) Uno de los fa­lle­ci­dos ya se en­con­tra­ba den­tro del ataúd cuan­do las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes lle­ga­ron para re­ca­bar las evi­den­cias. (2) Des­pués del he­cho hu­bo un ope­ra­ti­vo mi­li­tar sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. (3) Ade­más, la Po­li­cía Na­cio­nal se pre­sen­tó al lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.