Fút­bol y reali­dad

Diario El Heraldo - - Opinión -

La Se­lec­ción de fút­bol de Hon­du­ras es un asun­to de país. Des­pier­ta emo­cio­nes y pa­sio­nes ca­pa­ces de ele­var la mo­ral de los hon­du­re­ños que, cuan­do ga­na, la com­pa­ran con los me­jo­res equi­pos del mun­do... Pe­ro cuan­do pier­de es ca­si una tra­ge­dia na­cio­nal.

La hu­mi­llan­te de­rro­ta del vier­nes 6-0 an­te EE UU en la eli­mi­na­to­ria rum­bo a Ru­sia 2018 de­jó a la ma­yo­ría es­tu­pe­fac­ta e in­cré­du­la, frus­tra­da y de­sen­can­ta­da. Y es que el fút­bol es la vía de es­ca­pe por an­to­no­ma­sia fren­te a los in­gen­tes pro­ble­mas de país, en­tre ellos una ta­sa de ho­mi­ci­dios de 60 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes, el subem­pleo del 50%, una ca­nas­ta bá­si­ca que -se­gún los tra­ba­ja­do­res- su­pera el sa­la­rio mí­ni­mo y una de­fi­cien­te y ma­la co­ber­tu­ra en sa­lud y edu­ca­ción.

Los mis­mos po­lí­ti­cos se han apro­ve­cha­do del im­pac­to que tie­ne es­te de­por­te en la so­cie­dad para ma­ni­pu­lar o des­viar la aten­ción de los asun­tos que de­ri­van de su mis­ma in­ca­pa­ci­dad o co­rrup­ción. Pe­ro lla­ma la aten­ción que así co­mo el fút­bol nos dis­trae de la cri­sis so­cial que nos ago­bia co­mo se­gun­do país más po­bre de Amé­ri­ca La­ti­na, des­pués de Hai­tí, sus pro­ble­mas, fa­llas y de­fi­cien­cias tam­po­co sue­len ser en­ca­ra­das por una pren­sa de­por­ti­va que de­be­ría ju­gar un rol más crí­ti­co. Al fin de cuen­tas, cuan­do no se lla­man las co­sas por su nom­bre se ali­men­tan en los afi­cio­na­dos fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que lue­go se es­tre­llan con la reali­dad de un equi­po me­dio­cre.

Si bien es cier­to que en nues­tro país el de­por­te y la cul­tu­ra re­ci­ben un ín­fi­mo apo­yo gu­ber­na­men­tal, la ma­yor par­te de esos re­cur­sos son para el fút­bol, una dis­ci­pli­na que po­co re­di­túa a su afi­ción lo que re­ci­be de sus im­pues­tos. Siem­pre ha­brá quie­nes cues­tio­nen la pa­sión des­me­di­da y a ve­ces in­com­pren­si­ble que des­pier­ta el fúb­tol en las ma­yo­rías, co­mo Bor­ges, que de­cía que es­te de­por­te “es po­pu­lar por­que la es­tu­pi­dez es po­pu­lar”. Pe­ro tam­bién es­tán aque­llos co­mo Ca­mus, quien fue por­te­ro y atri­buía al de­por­te, del que el fút­bol es el má­xi­mo ex­po­nen­te, “to­do cuan­to sé con ma­yor cer­te­za so­bre la mo­ral y las obli­ga­cio­nes de los hom­bres”.

El fút­bol es un po­de­ro­so agen­te so­cial que sim­bo­li­za tra­ba­jo en equi­po, dis­ci­pli­na, es­fuer­zo y com­pe­ti­ti­vi­dad, no eva­sión e irrea­li­dad. Que­rer­lo ver de otra for­ma no le ha­ce bien al fút­bol ni al país. Así co­mo una de­rro­ta de la Se­lec­ción no de­be tum­bar­nos, un triun­fo tam­po­co de­be ha­cer­nos ol­vi­dar los gran­des re­tos que te­ne­mos pen­dien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.