Po­lí­ti­ca Pri­me­ras lec­cio­nes de las elec­cio­nes pri­ma­rias

Diario El Heraldo - - Opinión -

doc­to­ra­do y po­lí­glo­ta, am­bos fa­ná­ti­cos del mi­cró­fono, fue­ran arra­sa­dos por la inocul­ta­ble in­cul­tu­ra. Que Hon­du­ras no me­re­ce.

El na­cio­na­lis­ta que se pres­tó a ser con­trin­can­te de JOH, lo­gra­rá co­mo pre­mio por su ges­ta rep­tan­te bo­chor­no­sa que des­fi­gu­ra lo se­rio y tras­cen­den­tal del even­to, aco­mo­dar­se si se ga­na, él so­la­men­te él, apro­ve­chan­do los es­ter­to­res del Mo­nar­ca. Sin re­torno. Los li­be­ra­les se en­re­da­ron en un cir­cun­lo­quio pre­su­mien­do to­dos su vic­to­ria per­so­nal. El de la “sae­cu­lum obs­cu­rum” (edad os­cu­ra), el me­nos vo­ta­do por ser el más bo­ta­do, se em­pe­ñó en ofen­der a sus co­rre­li­gio­na­rios dán­do­les pau­tas de lo que de­bían ha­cer.

To­do en la vi­da es una apa­sio­na­da en­tre­ga pa­ra te­ner de­re­cho a una re­ti­ra­da hon­ro­sa. Es­ta fue su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad. Des­per­di­cia­da. El abo­ga­do más jo­ven y se­rio fue con­gruen­te pe­ro sin ma­yor res­pal­do. El otro, gra­ce­jo pe­des­tre, de­li­ró con una dic­ta­du­ra inexis­ten­te que si la tu­vié­ra­mos lo ten­dría en­mu­de­ci­teo do. Ab­yec­to sin fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Aho­ra a “cua­drar­se” se ha di­cho. La úni­ca pre­can­di­da­ta sen­tía que la te­nía se­gu­ra. To­dos rau­dos acep­ta­ron la de­rro­ta. Ella me­di­tó pa­ra ali­near­se. Es di­fí­cil cuan­do nos ro­dean adu­la­do­res opor­tu­nis­tas y a la ho­ra del con- nos que­da­mos so­los con nues­tra con­cien­cia. Muer­to el rey, vi­va el rey. Su apor­te po­drá ser va­lio­so sin cues­tio­nar in­com­pe­ten­cias. Que las hay. El li­be­ral ga­na­dor de­be en­ten­der que sur­gió por­que el elec­to­ra­do es­tá has­tia­do de vi­vi­do­res y far­san­tes. Lu­ce su in­te­li­gen­cia, pe­ro des­lu­ce sin lis­te­za. No es lo mis­mo ser in­te­li­gen­te que lis­to y en po­lí­ti­ca me­nos, así que ten­drá que con­jun­tar am­bas cua­li­da­des pa­ra evi­tar vo­ces que no se es­cu­chan y po­ses que no se po­seen.

No du­do de su ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal y lo­gros, pe­ro pre­su­me mu­cho en sus cua­li­da­des y se au­to­ca­li­fi­ca en un su­per­la­ti­vo gra­do de per­fec­ti­bi­li­dad hu­ma­na. “Qui­zás de­ba­mos apren­der que lo im­per­fec­to es otra for­ma de per­fec­ción”. Pre­gun­ta in­sis­ten­te­men­te, “¿qué era Uni­tec an­tes que yo lle­ga­ra y qué es aho­ra?, ¿qué era el Par­ti­do Li­be­ral an­tes de sep­tiem­bre que yo lle­ga­ra? Yo sa­bía es­te re­sul­ta­do, yo ha­ré, yo pue­do, yo ten­go, yo quie­ro, yo sue­ño”. Yo­yo. Ha­bla co­mo un­gi­do an­ti­ci­pa­do de no­viem­bre. No ha­bles de tus obras, de­ja que ellas ha­blen por ti.

El dis­pu­te fi­nal se­rá en­tre LZM y JOH, pro­fe­sio­na­les con ca­pa­ci­dad y en­ten­di­mien­to. Nun­ca más otro ig­no­ran­te. Co­mo Dios no tie­ne ale­ros en es­tos la­res, por pie­dad, se­ño­res, dé­jen­lo tran­qui­lo, no blas­fe­men, ajus­ten su jus­ta a la ver­dad, no más men­ti­ras, sean an­te to­do res­pe­tuo­sos del pue­blo que, cur­ti­do de po­li­ti­que­ría, bus­ca afa­no­sa­men­te al que real­men­te apren­dió las pri­me­ras lec­cio­nes de las elec­cio­nes pri­ma­rias

El li­be­ral ga­na­dor de­be en­ten­der que sur­gió por­que el elec­to­ra­do es­tá has­tia­do de vi­vi­do­res y far­san­tes”.

“El dis­pu­te fi­nal se­rá en­tre LZM y JOH, pro­fe­sio­na­les con ca­pa­ci­dad y en­ten­di­mien­to. Nun­ca más otro ig­no­ran­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.