In­vi­ta­do Ecos de la re­for­ma pe­nal

Diario El Heraldo - - Opinión -

cla­ra­men­te dis­po­si­cio­nes de nues­tra Car­ta Mag­na y con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les, tal co­mo lo con­fir­ma en un re­cien­te es­cri­to de ob­ser­va­cio­nes el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos (OACNUDH) en Hon­du­ras.

No es la pri­me­ra vez que di­cho Có­di­go su­fre reformas, es­ca­lan­do las pe­nas con el ob­je­ti­vo de do­ble­gar la criminalidad en el país, sin lo­grar­lo.

El gobierno na­cio­na­lis­ta des­de que se ini­ció en el 2010 ha ca­re­ci­do de po­lí­ti­cas pú­bli­cas apro­pia­das pa­ra el con­trol del cri­men co­mún y el or­ga­ni­za­do. Se le ha ol­vi­da­do, o no quie­re ver, que las raí­ces del mis­mo es­tán en la de­sigual­dad so­cial, la im­pu­ni­dad y la fal- ta de ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­duc­to de la co­rrup­ción y el irres­pe­to a las le­yes por sus mis­mos crea­do­res.

Un as­pec­to de­li­ca­do de las reformas es que am­plía, dis­tor­sio­na y ma­ni­pu­la ar­bi­tra­ria­men­te, a con­ve­nien­cia, el de­li­to de te­rro­ris­mo, cu­ya de­fi­ni­ción aún es dis­cu­ti­da por los ex­per­tos y la mis­ma ONU; lo que tra­jo co­mo con­se­cuen­cia que de­li­tos co­mu­nes, van­da­lis­mos y otros sean con­si­de­ra­dos co­mo ac­tos te­rro­ris­tas. Con es­to lo que se per­si­gue en el fon­do -si los ciu­da­da­nos aún no lo han no­ta­do- es la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta so­cial y, por ex­ten­sión, la con­cul­ca­ción de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos hon­du­re­ños.

Con tal ca­li­fi­ca­ción, ve­re­mos en­ton­ces que, da­do los ni­ve­les ele­va­dos de vio­len­cia cri­mi­nal en nues­tra so­cie­dad, Hon­du­ras de la no­che a la ma­ña­na pa­sa­rá a ser uno de los paí­ses en el mun­do con más ac­tos de te­rro­ris­mo, lo cual sin du­da de­ten­drá la ya diez­ma­da in­ver­sión ex­tran­je­ra y el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal.

El agre­ga­do que a úl­ti­ma ho­ra rea­li­za­ra un dipu­tado del par­ti­do de gobierno en el Con­gre­so Nacional ter­mi­nó por ce­rrar el círcu­lo de la in­sen­sa­tez al in­tro­du­cir un nue­vo ar­tícu­lo en el Có­di­go Pe­nal que se con­vier­te en un bo­zal a la li­ber­tad de ex­pre­sión en cual­quie­ra de su for­mas, in­clu­so re­des so­cia­les.

Tal agre­ga­do pro­vo­có una reac­ción vi­ru­len­ta en los am­bien­tes me­diá­ti­cos, lo que arran­có pro­me­sas del ti­tu­lar del Le­gis­la­ti­vo pa­ra mo­di­fi­car­lo, sin que has­ta el mo­men­to eso ha­ya ocu­rri­do.

Las reformas fue­ron apro­ba­das, con inusual ce­le­ri­dad, por el Eje­cu­ti­vo y en­via­das a pu­bli­car en el dia­rio ofi­cial la Ga­ce­ta, ca­si el mis­mo día en que fue­ron apro­ba­das por el Con­gre­so Nacional, con lo que, de an­te­mano, el gobierno ten­drá un ins­tru­men­to le­gal con el cual re­pri­mir sis­te­má­ti­ca­men­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes del pue­blo en los me­ses por ve­nir, quien no so­lo re­cha­za la ile­gal re­elec­ción y con­ti­nuis­mo sino, des­de ya, el mon­ta­je del frau­de elec­to­ral que ya co­men­zó con las elec­cio­nes pri­ma­rias y con­clui­rá en las ge­ne­ra­les, con ello se per­pe­tua­rá, no sa­be­mos por cuán­to tiem­po, el ac­tual ré­gi­men au­to­ri­ta­rio en nues­tro país

Hon­du­ras de la no­che a la ma­ña­na pa­sa­rá a ser uno de los paí­ses en el mun­do con más ac­tos de te­rro­ris­mo, lo cual, sin du­da, de­ten­drá la ya diez­ma­da in­ver­sión ex­tran­je­ra y el tu­ris­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.