“YouTu­be es la red so­cial más po­de­ro­sa”

Diario El Heraldo - - Vida - TE­GU­CI­GAL­PA

Wal­ter

Por don­de sea que va­ya­mos sa­be­mos que el fu­tu­ro se­rá go­ber­na­do por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, mu­chos son par­te de es­ta ge­ne­ra­ción, los co­no­ce­mos co­mo Mi­llen­nials y por otros la­dos co­mo Ge­ne­ra­ción YouTu­be, se tra­ta de to­dos los que na­cie­ron des­pués de 1982.

Pa­ra no­so­tros en es­tas ge­ne­ra­cio­nes nos abu­rre la te­le­vi­sión y to­do lo ha­ce­mos en nues­tros smartp­ho­nes, te­ne­mos que fo­to­gra­fiar ca­da even­to y pu­bli­car has­ta lo que co­me­mos, te­ne­mos la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­nos con la so­cie­dad a tra­vés del In­ter­net por cual­quier red so­cial.

Hoy has­ta la mú­si­ca es in­fluen­cia­da pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción de YouTu­be, ya que mu­chos de los mú­si­cos son par­te de es­ta ge­ne­ra­ción y di­ri­gen su mú­si­ca a un pú­bli­co que tam­bién ca­be den­tro de ella. Ya no bus­ca­mos mú­si­ca en la radio, por­que so­mos re­bel­des y que­re­mos es­cu­char lo que desea­mos en el mo­men­to que nos plaz­ca, no es­ta­re­mos es­pe­ran­do por la mú­si­ca co­mo mu­chos lo hi­ci­mos pi­dien­do com­pla­cen­cias por lla­ma­das de te­lé­fono a la radio.

Aho­ra YouTu­be nos da el po­der de bus­car, co­men­tar e in­ter­ac­tuar con los ar­tis­tas. Mu­chas de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos es­tán al tan­to de las re­des y de qué mú­si­ca es la acep­ta­da por sus fans; si re­ci­be mu­chos “li­kes” (me gus­ta), es­te ar­tis­ta se­gui­rá la guía de sus fa­ná­ti­cos y el rum­bo que ellos desean y, en su de­fec­to, si re­ci­be mu­chos “dis­li­kes” (no me gus­ta), ellos de­ja­rán de ha­cer la mú­si­ca si­guien­do el con­se­jo de los mi­llo­nes de se­gui­do­res que tie­nen y re­to­ma­rán la vía que es acep­ta­da.

YouTu­be sir­ve co­mo he­rra­mien­ta pa­ra me­dir el au­ge de una ban­da o ar­tis­ta pa­ra las ca­sas dis­que­ras que po­co a po­co van per­dien­do fuer­za de­bi­do a tan­tos me­dios so­cia­les que exis­ten pa­ra la di­fu­sión del ma­te­rial mu­si­cal. Ha­ce dé­ca­das, los mú­si­cos so­ñá­ba­mos con con­se­guir una se­llo dis­co­grá­fi­co y de­pen­dien­do de eso ex­po­ner nues­tra mú­si­ca al mun­do. Aho­ra po­de­mos ver que las ban­das más gran­des han re­ve­la­do has­ta lo más ín­ti­mo con tal de te­ner más sus­crip­to­res, más se­gui­do­res y más “li­kes”.

Aho­ra po­de­mos ver a nues­tros ar­tis­tas fa­vo­ri­tos con ca­na­les pro­pios en YouTu­be, en los cua­les po­de­mos co­no­cer mu­chos de­ta­lles de su vi­da. YouTu­be es una de las re­des so­cia­les más po­de­ro­sas del In­ter­net, hoy po­de­mos en­con­trar can­cio­nes que nues­tros bi­sa­bue­los es­cu­cha­ban y los abue­los de ellos tam­bién. No hay na­da que no es­té en YouTu­be, y si no es­tá, es por­que sim­ple­men­te no qui­si­mos ir a Goo­gle y bus­car­lo. La mú­si­ca va cam­bian­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, pe­ro es­ta ge­ne­ra­ción es la que más de­man­da y exi­ge a gus­to pro­pio mú­si­ca ori­gi­nal y apre­cia to­do lo que sí tie­ne va­lor ar­tís­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.