ATA­LA­YA Con­flic­to elec­to­ral hon­du­re­ño 2017 (II)

Diario El Heraldo - - Opinión -

ob­je­ti­va de ver la si­tua­ción, tie­ne gé­ne­ro, desea­ble al eva­luar el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co.

Nues­tro ob­je­ti­vo, fin o fi­na­li­dad, es des­per­tar el in­te­rés del lec­tor que quie­re sa­ber lo que su­ce­de en la si­tua­ción política que ana­li­za­mos; re­cor­dan­do que es acon­se­ja­ble es­cri­bir so­bre lo que es fun­da­men­tal, pues las con­tra­dic­cio­nes se­cun­da­rias son tan su­per­fluas co­mo in­fi­ni­tas.

En la si­tua­ción política de Hon­du­ras el ob­je­ti­vo de las par­tes di­fie­re, se­gún el in­te­rés o in­tere­ses de ca­da per­so­na o gru­po.

Así, el ob­je­ti­vo del Je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo, aho­ra de fac­to, in­cons­ti­tu­cio­nal y en fla­gran­cia por el de­li­to de traición a la Pa­tria, es re­ele­gir­se co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, com­par­ti­do por la frac­ción del Par­ti­do Na­cio­nal que le apo­ya y, mien­tras no se prue­be lo con­tra­rio, to­dos los par­ti­ci­pan­tes en la comparsa elec­to­re­ra.

Juan Or­lan­do Her­nán­dez, to­da­vía ciu­da­dano, in­cum­ple su ju­ra­men­to y vio­la la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal que dis­po­ne que: “La al­ter­na­bi­li­dad en el ejer­ci­cio de la Pre­del si­den­cia de la Re­pú­bli­ca es obli­ga­to­ria. La in­frac­ción de es­ta nor­ma cons­ti­tu­ye de­li­to de traición a la Pa­tria”, co­mo lo dic­ta el pá­rra­fo se­gun­do y ter­ce­ro del ar­tícu­lo 4 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca.

Por el ar­tícu­lo 42 de la Cons­ti­tu­ción: “La ca­li­dad de ciu­da­dano se pier­de: 1., 2. 3. Omi­sis 4. Por coar­tar la li­ber­tad su­fra­gio, adul­te­rar do­cu­men­tos elec­to­ra­les o em­plear me­dios frau­du­len­tos pa­ra bur­lar la vo­lun­tad po­pu­lar”.

Lo va­lio­so de las elec­cio­nes in­ter­nas del do­min­go do­ce de mar­zo fue­ron los vo­tos en blan­co y los nu­los, aun­que la­men­ta­ble­men­te no fue­ron con­sig­na­dos fiel­men­te por los que in­te­gra­ron las Me­sas Elec­to­ra­les Re­cep­to­ras (MER), omi­sión no se­ña­la­da por nin­guno de los ob­ser­va­do­res elec­to­ra­les aun­que mues­tra la re­sis­ten­cia po­pu­lar al frau­de mon­ta­do “pa­ra bur­lar la vo­lun­tad po­pu­lar”. In­tere­san­te, ob­ser­va­do­res coau­to­res.

El ob­je­ti­vo o fin de los que nos opo­ne­mos a la re­elec­ción del to­da­vía ciu­da­dano Juan Or­lan­do Her­nán­dez, es evi­tar que se con­su­me la vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, que ge­ne­ra una cri­sis política cu­yo pun­to fi­nal de­pen­de en gran par­te de la rec­ti­fi­ca­ción de los au­to­res y coau­to­res de los mis­mos de­li­tos.

Nor­man Cou­sin en la Pa­to­lo­gía del Po­der nos re­cuer­da a Lord Ac­ton, quien es­cri­bió que: “El po­der siem­pre co­rrom­pe. El po­der ab­so­lu­to co­rrom­pe ab­so­lu­ta­men­te”. Mien­tras un re­frán chino en­se­ña que: “Ni el po­der ni el di­ne­ro arrui­nan a la per­so­na, so­lo la mues­tran tal cual es”. En sín­te­sis ni el po­der ni el di­ne­ro se hi­cie­ron pa­ra cual­quie­ra; por eso, no se po­ne a cual­quier in­dio a re­par­tir la chi­cha. Las di­ná­mi­cas de la no vio­len­cia ca­rac­te­ri­zan el po­der así: 1. Fa­cul­tad o po­ten­cia, fa­ci­li­dad y tiem­po pa­ra ha­cer al­go. 2. Do­mi­nio, fa­cul­tad, im­pe­rio y ju­ris­dic­ción pa­ra que al­guien man­de a eje­cu­tar al­go. 3. Go­ber­nar pa­ra que un país ten­ga go­ber­nan­za, ha­cien­do po­si­ble lo desea­ble. 4. Ac­to o ins­tru­men­to por el cual una per­so­na fa­cul­ta a otra pa­ra ha­cer al­go. Con­ti­nua­re­mos

El ob­je­ti­vo del je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo, aho­ra de fac­to, in­cons­ti­tu­cio­nal y en fla­gran­cia por el de­li­to de traición a la pa­tria, es re­ele­gir­se”.

“Lo va­lio­so de las elec­cio­nes in­ter­nas (...) fue­ron los vo­tos en blan­co y los nu­los, aun­que la­men­ta­ble­men­te no fue­ron con­sig­na­dos fiel­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.