Cri­men eco­ló­gi­co

Diario El Heraldo - - Al Frente -

Eran las 7:00 de la no­che del re­cién pa­sa­do miér­co­les cuan­do los fuer­tes vien­tos arras­tra­ron las lla­mas que con­su­mían la par­te ba­ja del bos­que de El Ha­ti­llo ha­cia la zo­na al­ta.

Se­gún los ve­ci­nos, fue en un abrir y ce­rrar de ojos que el fue­go lle­gó a in­me­dia­cio­nes de va­rias vi­vien­das.

“En la no­che, el in­cen­dio pa­re­cía un in­fierno”, ase­gu­ró Fredy Coe­llo, uno de los po­bla­do­res del sec­tor,

mien­tras mos­tra­ba las ce­ni­zas que de­jó el si­nies­tro a es­ca­sos me­tros de su ho­gar.

Los in­cen­dios en es­ta zo­na, pa­ra es­ta tem­po­ra­da, son fre­cuen­tes, pe­ro han si­do es­ca­sos los que lle­gan a des­en­ca­de­nar el da­ño eco­ló­gi­co co­mo su­ce­dió en la ac­tua­li­dad.

“Es­to es un desas­tre, es una si­tua­ción muy com­pli­ca­da, los ve­ci­nos con he­rra­mien­tas en mano es­tá­ba­mos com­ba­tien­do el in­cen­dio, pa­ra evi­tar que es­te lle­ga­ra a las ca­sas”, ma­ni­fes­tó Coe­llo.

Ade­más, el ca­pi­ta­lino ase­gu­ró que du­ran­te los 45 años que ha vi­vi­do en el sec­tor ja­más ha­bía vis­to una de­vas­ta­ción de tal mag­ni­tud co­mo la ac­tual.

La la­bor de tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio se ex­ten­dió has­ta la me­dia­no­che, aun­que na­die lo­gró dor­mir­se, pues es­ta­ban aten­tos a que el fue­go no se reac­ti­va­ra.

“Es­to es ho­rri­ble, no te­ne­mos agua, con es­tos in­cen­dios se nos se­can las cuen­cas. Es­tos pro­ble­mas ya no de­ben se­guir en una ciu­dad don­de su­fri­mos por el agua”, la­men­tó el en­tre­vis­ta­do.

Al co­no­cer que los cuer­pos de so­co­rro ha­bían de­ter­mi­na­do que el si­nies­tro fue pro­vo­ca­do, Coe­llo pi­dió que él o los cul­pa­bles sean cas­ti­ga­dos con la cár­cel.

“Las per­so­nas no de­ben ser irres­pon­sa­bles de ti­rar co­li­llas de ci­ga­rros en cual­quier la­do o bo­te­llas de vi­drio porque es­to es lo que ocu­rre”, ex­pre­só. el ha­ti­llo

Mo­des­ta Ma­ta­mo­ros, jun­to a su fa­mi­lia, se pre­pa­ra­ba pa­ra asis­tir al cul­to en la igle­sia de la co­mu­ni­dad.

En ese mo­men­to es­cu­chó có­mo las ra­mas se­cas eran tri­tu­ra­das por las lla­mas. Era una es­pe­cie de cru­ji­do de la na­tu­ra­le­za que la alar­mó.

De in­me­dia­to se en­car­gó de alis­tar va­rios bal­des con agua pa­ra su­mar­se al con­tin­gen­te de ve­ci­nos que se ar­ma­ron de va­lor y, con lo que te­nían a la mano, se die­ron a la ta­rea de apa­gar el fue­go.

“A pu­ro bal­de con agua evi­ta­mos que el fue­go lle­ga­ra has­ta las ca­sas”, ase­gu­ró Ma­ta­mo­ros.

El hu­mo que des­pren­día la ma­le­za en lla­mas obli­gó a va­rias fa­mi­lias a en­ce­rrar­se en sus vi­vien­das pa­ra evi­tar un as­fi­xia.

“Nues­tra fa­mi­lia es­tu­vo en­ce­rra­da to­da la no­che, acá era in­so­por­ta­ble el hu­mo”, ex­pre­só Mi­guel Car­ba­jal, re­si­den­te de la zo­na. La fa­mi­lia del en­tre­vis­ta­do lle­va 53 años de re­si­dir en la zo­na al­ta de El Ha­ti­llo. “Un in­cen­dio si­mi­lar se vi­vió en 1986. No­so­tros es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la que­ma de za­ca­te­ras, las que son so­fo­ca­das por los bom­be­ros, pe­ro lo de ayer fue sor­pren­den­te”, agre­gó mien­tras se­ña­la­ba par­te del da­ño que pro­du­jo el in­cen­dio en la zo­na.

Un mu­ro de unos tres me­tros de al­tu­ra evi­tó que el fue­go pa­sa­ra al pa­tio de la ca­sa que cui­da Aqui­les Sán­chez jun­to a su es­po­sa e hi­jo de 11 me­ses.

“Las lla­mas so­bre­pa­sa­ron el mu­ro de la vi­vien­da, eran tan al­tas que con el fue­go se des­pe­día una es­pe­cie de llu­via de bra­zas”, di­jo Sán­chez. La al­tu­ra que al­can­za­ron las fla­mas se pue­de me­dir, se­gún el po­bla­dor, por el da­ño que ge­ne­ra­ron en las co­pas de los ele­va­dos pi­nos que se en­cuen­tran den­tro de la ca­sa. “Han pa­sa­do va­rios si­nies­tros, pe­ro es­te fue el que nos lle­nó de mie­do a to­dos los ve­ci­nos, yo no que­ría sa­lir por mi hi­jo”, ex­pre­só.

Unas se­ma­nas atrás, con la lle­ga­da de las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras, los ve­ci­nos de El Ha­ti­llo se or­ga­ni­za­ron pa­ra ha­cer ron­das-ca­mi­nos cor­ta­fue­go. El ob­je­ti­vo del tra­ba­jo den­tro del área bos­co­sa era pre­ve­nir los in­cen­dios fo­res­ta­les a in­me­dia­cio­nes de sus re­si­den­cias.

“Ob­ser­var las olas de fue­go le da­ba mie­do a cual­quie­ra, pa­re­cía que nues­tras ca­sas se iban a que­mar”, ex­pre­só Exe­quiel Gar­cía, uno de los afec­ta­dos por el hu­mo y el da­ño a la zo­na bos­co­sa que le ro­dea.

De acuer­do con el ve­cino, du­ran­te una ho­ra tra­ba­ja­ron so­los, pe­ro lue­go lle­ga­ron las cua­dri­llas de los bom­be­ros.

Mo­des­ta Ma­ta­mo­ros re­cor­dó có­mo se ex­pan­dió el fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.