País so­ña­do Vo­tar en una de­mo­cra­cia va­cía

Diario El Heraldo - - Opinión -

los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, afea las ca­lles y bu­le­va­res con sus car­te­les y ta­pa el pai­sa­je con sus gi­gan­tes­cas va­llas. Así que mu­cha gen­te va a las ur­nas co­mo a un con­cier­to o al fút­bol, mo­vi­da por un en­tu­sias­mo efí­me­ro que des­apa­re­ce cuan­do aca­ba el es­pec­tácu­lo. Si les pi­die­ran que fue­ran a vo­tar es­pon­tá­nea­men­te, es se­gu­ro que ten­dría­mos un sor­pren­de e in­ma­ne­ja­ble abs­ten­cio­nis­mo.

En su no­ve­la “En­sa­yo so­bre la lu­ci­dez”, Jo­sé Sa­ra­ma­go nos cuen­ta la his­to­ria de una ciu­dad sin nombre, don­de unas apa­ren­tes elec­cio­nes con­tro­la­das por el po­der fue­ron sor­pren­di­das por el vo­to ma­si­vo en blan­co, un 83% que su­pe­ró por mu­cho a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y al­ter­na­ti­vos, que no pa­sa­ron del 8% ver­gon­zo­so. Por su in­su­mi­sión, aque­lla so­cie­dad fic­ti­cia te­nía la ame­na­za de las au­to­ri­da­des que que­rían cas­ti­gar a quie­nes so­lo ejer­cie­ron su de­re­cho. Aun­que el ar­te pa­re­ce imi­tar la vi­da, es­to es im­pen­sa­ble en Hon­du­ras, porque jun­to a nues­tra vo­ta­ción, tam­bién se unen mu­chí­si­mos vo­tos re­lle­na­dos en las me­sas elec­to­ra­les, y los de quie­nes vo­tan dos, tres o cin­co ve­ces (no pre­ci­sa­men­te porque sean apa­sio­na­dos la de­mo­cra­cia), y el de los di­fun­tos, que tan­to los ex­tra­ñan sus fa­mi­lia­res, pe­ro que mis­te­rio­sa­men­te apa­re­cen el día de elec­cio­nes pa­ra ejer­cer el su­fra­gio.

La ma­yo­ría de los vo­tos blan­cos y nu­los del pro­ce­so an­te­rior, más de dos­cien­tos mil, son del Par­ti­do Nacional, que re­ci­bió el re­cha­zo de mu­chos em­plea­dos pú­bli­cos que vo­ta­ron te­me­ro­sos de per­der sus tra­ba­jos, y coin­ci­die­ron los que sim­pa­ti­zan y los que no, pa­ra mos­trar su mo­les­tia de apa­re­cer en el cen­so na­cio­na­lis­ta for­zo­sa­men­te. En el Par­ti­do Li­be­ral re­ci­bie­ron unos se­ten­ta mil y en el Par­ti­do Li­ber­tad y Re­fun­da­ción (Li­bre) más de cua­ren­ta mil; nin­gu­na de es­tas dos úl­ti­mas ins­ti­tu­cio­nes tie­ne ten­ta­cio­nes que ofre­cer y me­nos po­der coer­ci­ti­vo pa­ra mo­ver a los vo­tan­tes, ade­más es inipor ma­gi­na­ble ahí que al­guien se to­me la mo­les­tia de ir a vo­tar so­lo pa­ra anu­lar el vo­to o de­jar­lo sin mar­car. Tan­tos vo­tos anu­la­dos y en blan­co des­cu­bren tam­bién que mu­chos se con­fun­den al vo­tar y hay que en­se­ñar­les, porque pue­den de­ci­dir la elec­ción.

Y si al fi­nal lo que te­ne­mos no es de­mo­cra­cia, si no so­lo el es­pec­tácu­lo de la de­mo­cra­cia, no es ex­tra­ño que los po­lí­ti­cos se pre­sen­ten co­mo los ac­to­res de esa tra­gi­co­me­dia, que re­pre­sen­tan su pa­pel y so­lo exis­ten cuan­do apa­re­cen en la te­le; porque si tu­vié­ra­mos una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia, co­mo es­cri­be el po­li­tó­lo­go es­pa­ñol Juan Carlos Mo­ne­de­ro, “que­ma­ría­mos en la ho­gue­ra a quien in­cum­plie­ra los pro­gra­mas elec­to­ra­les o gui­llo­ti­na­ría­mos a quien hi­cie­ra lo con­tra­rio de lo pro­me­ti­do mien­tras se re­pre­sen­ta­ba la fun­ción elec­to­ral”.

La de­mo­cra­cia se­gui­rá sien­do va­cía, so­lo un es­pec­tácu­lo, mien­tras la ten­ga­mos re­du­ci­da al pro­ce­so elec­to­ral y no sir­va pa­ra mi­ti­gar la de­sigual­dad, pa­ra re­par­tir en par­tes igua­les pa­ra to­dos los re­cur­sos del país, la jus­ti­cia, los de­re­chos y el desa­rro­llo; y que vo­tar nu­lo o en blan­co sig­ni­fi­que al­go

Tan­tos vo­tos anu­la­dos y en blan­co des­cu­bren tam­bién que mu­chos se con­fun­den al vo­tar y hay que en­se­ñar­les, porque pue­den de­ci­dir la elec­ción”.

“La de­mo­cra­cia se­gui­rá sien­do va­cía, so­lo un es­pec­tácu­lo, mien­tras la ten­ga­mos re­du­ci­da al pro­ce­so elec­to­ral y no sir­va pa­ra mi­ti­gar la de­sigual­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.