La caí­da de un ex­je­fe policial

Diario El Heraldo - - Opinión -

La cap­tu­ra del co­mi­sio­na­do en con­di­ción de re­ti­ro Jor­ge Al­ber­to Ba­rra­la­ga por sus su­pues­tos víncu­los con una red de nar­co­trá­fi­co y la­va­do de ac­ti­vos es un he­cho iné­di­to en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción policial. No so­lo to­ca por pri­me­ra vez a un ex al­to man­do policial li­ga­do con un car­tel, en es­te ca­so el del Atlán­ti­co, sino que re­tra­ta có­mo el cri­men or­ga­ni­za­do ha ex­ten­di­do sus ten­tácu­los en los ni­ve­les su­pe­rio­res de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Ba­rra­la­ga fue cap­tu­ra­do jun­to a su es­po­sa, has­ta ha­ce poco ase­so­ra de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad, el do­min­go en su lu­jo­sa ca­sa en la ca­pi­tal; y co­mo par­te de la mis­ma es­truc­tu­ra cri­mi­nal tam­bién fue de­te­ni­da su cu­ña­da, en To­coa, y la pa­re­ja del ca­po Wil­ter Blan­co, en La Cei­ba, con quien su­pues­ta­men­te rea­li­za­ba transac­cio­nes co­mer­cia­les. El her­mano de Ba­rra­la­ga, exal­cal­de de Sa­bá, Co­lón, es bus­ca­do por la Po­li­cía.

Las au­to­ri­da­des hon­du­re­ñas, en el mar­co de la Ope­ra­ción Per­seo, han pro­ce­di­do al ase­gu­ra­mien­to de 42 bie­nes in­mue­bles y 332 bie­nes mue­bles, que in­clu­yen au­to­bu­ses y ca­mio­nes de car­ga, así co­mo al con­ge­la­mien­to de di­ver­sas cuen­tas ban­ca­rias a tra­vés de las cua­les se mo­vie­ron más de 1,900 mi­llo­nes de lem­pi­ras en los úl­ti­mos me­ses.

Se tra­ta de “un gru­po or­ga­ni­za­do de per­so­nas que du­ran­te un pe­río­do de tiem­po han pro­ce­di­do a rea­li­zar ad­qui­si­cio­nes e in­ver­sio­nes con el fin de con­ver­tir y ocul­tar ac­ti­vos cu­ya pro­ce­den­cia no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca”, se­ña­la un co­mu­ni­ca­do del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

El pa­tri­mo­nio de­tec­ta­do al exo­fi­cial, se­pa­ra­do en 2011 por li­be­rar a los po­li­cías ase­si­nos de dos uni­ver­si­ta­rios, en­tre ellos el hi­jo de la rec­to­ra de la UNAH, es de al me­nos 27 mi­llo­nes de lem­pi­ras, se­gún la in­for­ma­ción que ha tras­cen­di­do y que deja en evi­den­cia có­mo uni­for­ma­dos que ju­ra­ron ser­vir a la po­bla­ción y al país se han co­lu­di­do con el cri­men or­ga­ni­za­do. Que su es­po­sa se es­tu­vie­se desem­pe­ñan­do co­mo ase­so­ra de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad en ple­na de­pu­ra­ción policial evi­den­cia la len­ti­tud de un pro­ce­so que de­be mar­char con ma­yor agi­li­dad. Y es que el ni­vel de mons­truo­si­dad que ha al­can­za­do la co­rrup­ción policial es una ver­da­de­ra tra­ge­dia pa­ra nues­tro país y se ne­ce­si­tan mu­chos Per­seos en el Es­ta­do pa­ra com­ba­tir­la. En es­te ca­so, la in­ves­ti­ga­ción ya es­tá he­cha, las prin­ci­pa­les cap­tu­ras eje­cu­ta­das y los bie­nes ase­gu­ra­dos, aho­ra le to­ca a la jus­ti­cia ac­tuar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.