En­cuEn­tro Lo que ol­vi­da­mos del mes­ti­za­je

Diario El Heraldo - - Opinión -

y de­te­ni­da en los de­ta­lles hu­ma­nos de lo que nor­mal­men­te sue­le ver­se co­mo un he­cho ma­si­vo y me­ra­men­te es­ta­dís­ti­co: el mes­ti­za­je. Con es­ta se ve por pri­me­ra vez la par­te no con­tem­pla­da de la his­to­ria, el otro la­do.

La his­to­ria, muy bien en­tra­ma­da en Ce­rro Palenque, tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Ci­cum­ba, un rey o ca­ci­que to­lu­pán, quien se­cues­tra a una se­vi­lla­na re­cien­te­men­te viu­da y la to­ma por mu­jer, crean­do a par­tir de en­ton­ces un mundo dis­tin­to, tan­to pa­ra ella co­mo pa­ra los po­bla­do­res y el mis­mo Ci­cum­ba, quien ve re­di­mi­da en es­ta obra su gran­de­za en la his­to­ria co­mo de­fen­sor del te­rri­to­rio que hoy es Hon­du­ras. Po­si­ble- men­te es es­te el otro gran mé­ri­to de la no­ve­la de Prie­to: la reivin­di­ca­ción en la me­mo­ria his­tó­ri­ca hon­du­re­ña de la fi­gu­ra de di­cho per­so­na­je. Los po­bla­do­res lo ama­ban y res­pe­ta­ban, así co­mo los es­pa­ño­les lo “odia­ban” y le te­mían. Es una pe­na que la his­to­ria hon­du­re­ña, a di­fe­ren­cia de Lem­pi­ra, lo ha­ya se­pul­ta­do. Es te­ma de in­te­rés co­no­cer por qué dos fi­gu­ras de si­mi­lar ca­li­bre han te­ni­do des­ti­nos tan dis­tin­tos en el de­ve­nir de la his­to­ria hon­du­re­ña.

Prie­to re­cuer­da en su obra que el mes­ti­za­je im­pli­có mu­chas ve­ces his­to­rias de amor, odio, ce­los, pa­sión, lo­cu­ra, in­cer­ti­dum­bre, pre­jui­cios, cho­ques y cam­bio de vi­da pa­ra los unos y pa­ra los otros. Me atre­ve­ría a de­cir que es­ta es una no­ve­la so­bre el mes­ti­za­je, te­ma po­cas ve­ces vis­to y tra­ta­do de es­ta ma­ne­ra tan de­li­ca­da.

Los te­mas co­mo la leal­tad, el amor, el mes­ti­za­je co­mo pro­ble­ma, los ce­los, el mie­do a lo des­co­no­ci­do y la cos­mo­vi­sión dan un vuel­co den­tro de lo pre­con­ce­bi­do pa­ra lle­gar a las ac­ti­tu­des más hu­ma­nas es­ca­sa­men­te re­cor­da­das cuan­do se ha­bla del te­ma. Es bueno re­cor­dar que la his­to­ria siem­pre ha­bla de los grandes mo­men­tos, y sue­le “pe­car” de ha­cer­lo to­do ci­fras y sis­te­ma­ti­za­ción, po­dría­mos ta­char­la de fría, de­jan­do de la­do un com­po­nen­te fun­da­men­tal en la rea­li­za­ción de la his­to­ria co­mo son los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes que do­mi­nan al ser hu­mano, cons­truc­tor del pa­sa­do y el pre­sen­te. El otro gran éxi­to de la obra es lo­grar es­te efec­to sin des­pe­gar­se (den­tro de lo que se pue­de, pues se tra­ta de fic­ción) de la his­to­ri­ci­dad.

Que­da co­mo pre­gun­ta. Cuán­tas his­to­rias de amor en­cie­rran esos pri­me­ros años en los que es­te mundo se en­con­tró con aquel de ul­tra­mar y cuán­tas de ellas ca­ben en una no­ve­la o qui­zás un cuen­to o un poe­ma. No he­mos de ol­vi­dar que co­mo hu­ma­nos, los nativos y los ex­tran­je­ros te­nían las mis­mas ne­ce­si­da­des afec­ti­vas y que, por lo tan­to, po­dían enamo­rar­se y ser fe­li­ces o su­frir por ese amor y con el otro

Prie­to re­cuer­da en su obra que el mes­ti­za­je im­pli­có mu­chas ve­ces his­to­rias de amor, odio, ce­los, pa­sión, lo­cu­ra, in­cer­ti­dum­bre, pre­jui­cios, cho­ques y cam­bio de vi­da pa­ra los unos y pa­ra los otros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.