Tres her­ma­nos con dis­tro­fia mus­cu­lar ur­gen de una vi­vien­da

So­li­da­ri­dad En el ho­gar Chi­ri­nos-Martínez cin­co re­to­ños pre­sen­ta­ron la en­fer­me­dad; dos ya fa­lle­cie­ron

Diario El Heraldo - - Metro - TALANGA, FM

En la os­cu­ri­dad de un es­tre­cho cuar­to don­de ape­nas se ve la luz de la pan­ta­lla de una an­ti­gua compu­tado­ra vi­ve Yo­ni Ale­xi Chi­ri­nos, de 42 años. Tie­ne unos sie­te años de no sa­lir ni al um­bral de la puer­ta, ca­si des­de que per­dió su mo­vi­li­dad in­fe­rior.

Aho­ra tie­ne di­fi­cul­tad has­ta pa­ra mo­ver su ca­be­za.

Chi­ri­nos es ori­gi­na­rio de Talanga, Fran­cis­co Mo­ra­zán, don­de re­si­de jun­to a la fa­mi­lia de su tío Ma­nuel La­gos.

Años atrás, él for­mó par­te de un ta­ller de za­pa­te­ría y gra­cias a es­te ofi­cio lo­gró gra­duar­se de Pe­ri­to Mer­can­til y Con­ta­dor Pú­bli­co. Tam­bién fue lo­cu­tor de una ra­dio lo­cal, pe­ro mien­tras su edad avan­za­ba de igual ma­ne­ra lo ha­cía la dis­tro­fia mus­cu­lar que pa­de­ce.

“Yo aho­ra vi­vo de ven­der re­car­gas de ce­lu­lar, pe­ro es poco lo que ha­go, ya que las per­so­nas que me compran son ami­gos y me pa­gan cuan­do ellos pue­den, por eso a ve­ces no ten­go ni có­mo pa­gar el sal­do”, ma­ni­fes­tó Yo­ni.

Es de es­ta ma­ne­ra que en la ac­tua­li­dad ge­ne­ra al­gu­nos lem­pi­ras pa­ra su sos­te­ni­mien­to. Su historial mé­di­co es com­par­ti­do con otros dos her­ma­nos, Ma­nuel y Ye­ri Chi­ri­nos, de 33 y 22 años, y su pri­ma Guey­bi La­gos, de 22 años.

En el ho­gar de la fa­mi­lia Chi­ri­nos-Martínez cin­co re­to­ños pre­sen­ta­ron la mis­ma pa­to­lo­gía, dos de ellos ya fa­lle­cie­ron. En el ca­so de Ma­nuel y Ye­ri, vi­ven en una ca­sa de al­qui­ler jun­to a su ma­dre San­tos Martínez, una per­so­na de la ter­ce­ra edad.

Pa­ra cos­tear la ren­ta men­sual es “mi papá quien nos man­da los 1,000 lem­pi­ras, pe­ro él ya es un an­ciano de 75 años que pa­sa en­fer­mo”, di­jo Ma­nuel, quien al igual que Yo­ni tam­bién ven­de re­car­gas, pues con­si­de­ran que de al­gu­na ma­ne­ra de­ben apo­yar a su ma­dre con al­gu­nos cen­ta­vos.

En el ca­so de Yery, quien per­ma­ne­ce con una mas­ca­ri­lla so­bre su na­riz y bo­ca pa­ra evi­tar en­fer­mar­se por­que tie­ne ba­jas las de­fen­sas, en­tre los diá­lo­gos so­bre su es­ta­do de sa­lud lo­gró ven­cer su ti­mi­dez y pi­dió que se le acer­ca­rá a sus ma­nos un vie­jo cua­derno de ho­jas blan­cas.

Es así co­mo dio a co­no­cer su pa­sión por el ani­me y el di­bu­jo de­jan­do al des­cu­bier­to par­te de sus te­so­ros.

“Son di­bu­jos que yo he pin­ta­do, so­lo vién­do­los de la te­le­vi­sión, me tar­do más de una se­ma­na en ha­cer­los por los de­ta­lles que tie­nen”, ma­ni­fes­tó.

A su vez di­jo que a tra­vés de las re­des ha lo­gra­do con­tac­tar­se con jó­ve­nes se­gui­do­res del ani­me y que cuan­do les ha mos­tra­do sus di­bu­jos que­dan sor­pren­di­dos.

Ayu­das

Con ayu­da de ve­ci­nos es­ta fa­mi­lia lo­gra su­plir par­te de las ne­ce­si­da­des de ali­men­tos o me­di­ci­nas cuan­do las han re­que­ri­do.

“Yo ten­go bue­nos ve­ci­nos, ellos a dia­rio nos man­dan un bo­ca­do, no es fá­cil, pe­ro Dios siem­pre es­tá con no­so­tros”, re­ve­ló doña San­tos al con­tar par­te de su his­to­ria fa­mi­liar.

Pa­ra ellos ne­ce­si­ta­mos tres ca­mas, una ma­tri­mo­nial y dos uni­per­so­na­les, ví­ve­res, co­bi­jas, ro­pa de ca­ma, ca­mi­se­tas. Tam­bién ne­ce­si­tan una vi­vien­da pro­pia.

Pa­ra ayu­dar lla­mar al te­lé­fono 9589-1848

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.