En un co­le­gio ha­llan ca­dá­ver en­vuel­to en sá­ba­nas

Iden­ti­dad El cuer­po del hombre fue in­gre­sa­do a Ge­di­ci­na Fo­ren­se en ca­rác­ter de des­co­no­ci­do

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA El Heraldo dia­rio­lel­he­ral­do.hn

Co­mo re­za el vie­jo re­frán: pa­ra prue­ba un bo­tón. Tan pre­ca­ria es la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad en los ins­ti­tu­tos de se­gun­da en­se­ñan­za de la ca­pi­tal que ayer fue de­ja­do el cuer­po sin vi­da de un hombre den­tro de un cen­tro edu­ca­ti­vo.

Eran las 6:30 de la ma­ña­na, al­gu­nos de los alum­nos ya es­ta­ban en sus res­pec­ti­vas cla­ses y otros en la­bo­res de lim­pie­za de va­rias áreas del co­le­gio, cuan­do la no­ti­cia co­rrió por to­dos los pa­si­llos del Ins­ti­tu­to Mary Fla­ke de Flo­res, de la co­lo­nia Cal­pu­les.

“Mi­re que hay un ‘jo­mi’ ahí, ven­ga, va­mos a ver qué hay... y fui­mos a ver y en­con­tra­mos el muer­to allí”, re­cuer­da el ce­la­dor de la jor­na­da ma­tu­ti­na del cen­tro edu­ca­ti­vo ca­pi­ta­lino, cuan­do un alumno le in­vi­tó a ver el bul­to.

Hu­bo ce­le­bra­ción

En efec­to. Den­tro de una sá­ba­na co­lor blan­co y otra azul se dio el dan­tes­co ha­llaz­go de un ser hu­mano muer­to, cuan­do co­men­za­ban a sa­lir los pri­me­ros ra­yos del sol y ha­bía de­ce­nas de ado­les­cen­tes deam­bu­lan­do por los pa­si­llos de di­cho ins­ti­tu­to.

Luis Mo­li­na, di­rec­tor del co­le­gio, co­men­tó que “el día de ayer tu­vie­ron una ce­le­braEl

ción del día del in­dio, en la jor­na­da noc­tur­na”, pe­ro en la no­che un sub­di­rec­tor es el en­car­ga­do del ins­ti­tu­to”.

“No­so­tros des­co­no­ce­mos e igual él (sub­di­rec­tor de la jor­na­da noc­tur­na) me hu­bie­se in­for­ma­do si hu­bie­ra pa­sa­do al­gu­na si­tua­ción si­mi­lar”, di­jo Mo­li­na.

Los mu­ros pe­ri­me­tra­les de es­te co­le­gio ubi­ca­do en la co­lo­nia Cal­pu­les son bas­tan­te al­tos y los maes­tros con­si­de­ran que se­ría di­fí­cil que ha­yan lan­za­do el cuer­po desde afue­ra, por lo que se presume que le die­ron muer­te den­tro del cen­tro edu­ca­ti­vo.

guar­dia de se­gu­ri­dad de la jor­na­da ma­tu­ti­na ex­pli­có que “hay un guar­dia en la no­che, pe­ro él es­tá en­fer­mo y a ve­ces man­da a un hijo pa­ra que cui­de el co­le­gio, pe­ro el turno de él es to­da la no­che”, re­la­tó.

Du­ran­te se die­ron las ac­cio­nes de ins­pec­ción de la es­ce­na y el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver, el guar­dia in­ten­tó co­mu­ni­car­se con el hijo de su com­pa­ñe­ro de la­bo­res, pe­ro es­te nun­ca con­tes­tó el te­lé­fono.

Aun­que es­te ex­tre­mo no fue con­fir­ma­do por las au­to­ri­da­des del co­le­gio ni por las au­to­ri­da­des, una de las hi­pó­te­sis es que el fa­lle­ci­do sea el hijo del ce­la­dor del turno de la no­che. Las puer­tas de ac­ce­so al Mary Fla­ke de Flo­res no fue­ron for­za­das en nin­gún mo­men­to, “yo abro las puer­tas en la ma­ña­na y la puer­tas no es­ta­ban for­za­das”, di­jo el vi­gi­lan­te. El ca­dá­ver fue in­gre­sa­do co­mo des­co­no­ci­do a Me­di­ci­na Fo­ren­se, don­de con­ti­nua sin ser re­cla­ma­do

FO­TO: ES­TA­LIN IRÍAS

El cuer­po sin vi­da y en­vuel­to en dos sá­ba­nas fue de­ja­do en­tre las au­las de cla­ses y la can­cha mul­ti­usos del co­le­gio Mary Fla­ke de Flo­res, de la co­lo­nia Cal­pu­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.