La muer­te de Gus­ta­vo Mo­reno

Diario El Heraldo - - Opinión - Ai­mée Cár­ca­mo PE­RIO­DIS­TA

Sa­ber de la muer­te de un ser hu­mano siem­pre es mo­ti­vo de pesar. Pe­ro cuan­do re­sul­ta que esa per­so­na fue quien de­ci­dió po­ner­le fin a su exis­ten­cia pe­sa qui­zás to­da­vía más. Por­que ima­gi­na­mos las an­gus­tias, pa­ra él pro­fun­das e in­su­pe­ra­bles, que lo llevaron a to­mar tan ra­di­cal de­ci­sión. ¿Aca­so una trai­ción, desamor, ex­tor­sión, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, so­le­dad, de­pre­sión, re­tro­ce­so -per­so­nal o pro­fe­sio­nal- o una ma­la no­ti­cia llevaron a Gus­ta­vo Mo­reno, quien te­nía 33 años, a qui­tar­se la vi­da? Tal vez nun­ca lo sa­bre­mos con cer­te­za, pe­ro va­le la pe­na re­fle­xio­nar co­mo padres, her­ma­nos, ami­gos y se­res hu­ma­nos que so­mos de lo que sin dar­nos cuen­ta po­de­mos ha­cer por los de­más en mo­men­tos de de­ses­pe­ra­ción. Y es que con la tec­no­lo­gía ya ni nos ve­mos, de­di­ca­mos más tiem­po a es­tar con el ce­lu­lar que a mi­rar y com­par­tir con las de­más per­so­nas. Y ese con­tac­to hu­mano, que nos es tan ne­ce­sa­rio y en­ri­que­ce­dor, no de­be­ría li­mi­tar­se a nuestro am­plio o reducido círculo, sino que de­be­ría­mos es­tar abier­tos a co­mu­ni­car­nos con gen­te nue­va, di­fe­ren­te, que nos sor­pren­da, ma­ra­vi­lle y re­cuer­de lo di­ver­sos que so­mos to­dos. Y una son­ri­sa, un sa­lu­do, un ges­to ama­ble po­drían sig­ni­fi­car tan­to pa­ra quie­nes atra­vie­san mo­men­tos de cri­sis. Más du­ro es asi­mi­lar que es­ta­mos a ve­ces tan ab­sor­tos en nues­tra pro­pia vi­da que so­mos in­ca­pa­ces de ver, pe­ro ver de ver­dad, a quie­nes apre­cia­mos y que­re­mos, y sus con­go­jas nos pa­san inad­ver­ti­das has­ta que es de­ma­sia­do tar­de. “¡Ay! ¡Cuán­tas ve­ces al reír se llo­ra!/¡Na­die en lo ale­gre de la ri­sa fíe,/por­que en los se­res que el do­lor de­vo­ra,/el al­ma gi­me cuan­do el ros­tro ríe!”: Reír llo­ran­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.