Los hon­du­re­ños so­mos di­fe­ren­tes

Diario El Heraldo - - Opinión - En­ri­que San­dres Fe­rre­ra Ex catedrático uni­ver­si­ta­rio

Si se­gui­mos sien­do con­for­mis­tas con lo que ob­ser­va­mos en el país, se­gui­re­mos sien­do di­fe­ren­tes por siem­pre”.

“Por­que co­no­cien­do ple­na­men­te ac­tos de co­rrup­ción, no se em­pren­dan ac­cio­nes ju­di­cia­les contra los im­pli­ca­dos”.

La fra­se del tí­tu­lo tie­ne po­lé­mi­cas so­bre quién la enun­ció, al­gu­nos la atri­bu­yen a la voz po­pu­lar, otros se la ad­ju­di­can a uno de los je­fes de Es­ta­do en tiem­po de los re­gí­me­nes mi­li­ta­res que se man­tu­vie­ron desde oc­tu­bre de 1963 a enero 1981, con una bre­ve in­te­rrup­ción de dos go­bier­nos ci­vi­les efí­me­ros, pe­ro ba­jo la tu­te­la mi­li­tar. In­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, lo cier­to es que se que­dó y la po­bla­ción la uti­li­za de ma­ne­ra cons­tan­te pa­ra re­sal­tar iró­ni­ca­men­te cier­tos acon­te­ci­mien­tos.

Fue­ra cual fue­ra la cir­cuns­tan­cia, si­tua­ción o su­ce­so que mo­ti­vó ex­po­ner­la -po­drían ser nu­me­ro­sos-, tu­vo ra­zón el o quie­nes la enun­cia­ron. Es una ex­pre­sión del pa­sa­do, pe­ro con los he­chos que su­ce­den -al­gu­nos de ellos in­só­li­tos- no queda más que acep­tar el ca­li­fi­ca­ti­vo an­te lo evidente y cer­ti­fi­car­la. Si se­gui­mos sien­do con­for­mis­tas con lo que ob­ser­va­mos en el país se­gui­re­mos sien­do di­fe­ren­tes por siem­pre, pa­ra felicidad y tran­qui­li­dad de aque­llos que toman las de­ci­sio­nes que trans­cien­den en la vi­da na­cio­nal y, por lo ge­ne­ral, apun­tan en be­ne­fi­cio de de­ter­mi­na­dos seg­men­tos po­bla­cio­na­les mi­no­ri­ta­rios y no de los in­tere­ses de la Re­pú­bli­ca, co­mo es el man­da­to con­fe­ri­do en las ur­nas a quie­nes nos go­bier­nan en sus dis­tin­tos es­ta­men­tos.

Se pre­ten­de con es­ta no­ta re­cor­dar al­gu­nos (po­cos, por cier­to) he­chos que in­du­je­ron y si­guen in­du­cien­do a man­te­ner vi­gen­te la fra­se, se men­cio­nan cua­les­quie­ra, de ma­ne­ra ocu­rren­te sin de­ter­mi­nar ni in­ves­ti­gar el mo­ti­vo, si­tua­ción o con­tex­to, por­que mu­chos se han vuel­to en­dé­mi­cos. Si me equi­vo­co en su enun­cia­ción, si no son re­le­van­tes o ha­go re­cor­dar al­go no desea­do me per­do­nan por fa­vor, la in­ten­ción no es in­co­mo­dar a na­die, sino que, bajos los efec­tos de la me­di­ta­ción, pro­cu­re­mos tratar de con­tes­tar por qué so­mos di­fe­ren­tes y oja­lá que la pre­sen­te mo­ti­ve más bien a que los sucesos que ocu­rren por nuestro pro­ce­der con­for­mis­ta -in­clu­so dis­ci­pli­na­rio- pue­dan so­cial­men­te su­pe­rar­se.

Se di­jo que so­mos di­fe­ren­tes por­que las va­cas se ali­men­ten me­jor que mi­les de com­pa­trio­tas; por los tan­tos es­cán­da­los que han afec­ta­do la na­ción a ni­vel in­terno y ex­terno, que du­ran unos días y lue­go caen en el baúl del ol­vi­do; por­que co­no­cien­do ple­na­men­te ac­tos de co­rrup­ción, no se em­pren­dan ac­cio­nes ju­di­cia­les contra los im­pli­ca­dos; las be­bi­das al­cohó­li­cas, cuan­ti­fi­ca­das en de­ter­mi­na­da me­di­da, tie­nen un pre­cio me­nor que el de la le­che; que en los cen­tros de sa­lud pú­bli­cos se ex­tien­dan a los pa­cien­tes re­ce­tas con me­di­ca­men­tos que no se tie­nen en las de­pen­den­cias far­ma­céu­ti­cas de esos cen­tros; por­que me­dios de co­mu­ni­ca­ción dan a co­no­cer ac­tos cri­mi­na­les y los en­tes en­car­ga­dos de dar­les se­gui­mien­to y re­sol­ver­los no ha­cen na­da al res­pec­to; so­mos di­fe­ren­tes por­que se con­fun­de un gol­pe de Es­ta­do con una su­ce­sión pre­si­den­cial y lle­ga más rá­pi­do a ca­sa el pe­di­do de una piz­za que el de una am­bu­lan­cia.

Se enun­cia la fra­se por­que po­lí­ti­cos acu­den a la Cons­ti­tu­ción cuan­do les con­vie­ne y, sin em­bar­go, la han aco­mo­da­do ile­gal­men­te a su con­ve­nien­cia pa­ra fi­nes muy per­so­na­les y par­ti­da­rios; so­mos di­fe­ren­tes por­que en for­ma ar­bi­tra­ria se des­tru­ye una ins­ti­tu­ción po­lí­ti­ca, he­cho que de­bía ser re­pu­dia­ble, pe­ro más bien sir­ve pa­ra ha­cer bur­la y de­ni­grar a los afec­ta­dos; se fir­ma un con­ve­nio pa­ra que la Mac­cih com­ba­ta la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad, pe­ro los or­ga­nis­mos de gobierno des­atien­dan re­co­men­da­cio­nes pa­ra apro­bar y re­for­mar le­yes, ac­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apo­yar la la­bor de la Mi­sión; por­que es­ta­mos an­te una re­elec­ción pre­si­den­cial, fi­gu­ra po­lí­ti­ca inexis­ten­te en la Cons­ti­tu­ción; se inau­gu­ran obras no con­clui­das ni usa­das pa­ra los fi­nes pro­pues­tos y, pa­ra col­mo, son de­mo­li­das pa­ra ha­cer otras; en fin, por la cos­tum­bre de de­jar pa­ra úl­ti­ma ho­ra lo que com­pe­te efec­tuar antes. Así es­ta­mos en nues­tra Hon­du­ras…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.