Elec­cio­nes La de­mo­cra­cia y el vo­to po­pu­lar

Diario El Heraldo - - Opinión - Ar­tu­ro Al­va­ra­do Sán­chez Ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas

a de­mo­cra­cia se de­fi­ne, en tér­mi­nos generales, co­mo la for­ma de or­ga­ni­za­ción del po­der, el cual es ejer­ci­do por el pue­blo, me­dian­te me­ca­nis­mos le­gí­ti­mos de par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes. Por lo tan­to, la de­mo­cra­cia re­gu­la las re­la­cio­nes en­tre los ciu­da­da­nos, or­ga­ni­za­cio­nes y el Es­ta­do, de acuer­do con nor­mas ema­na­das de la vo­lun­tad po­pu­lar y pro­ce­di­mien­tos de­mo­crá­ti­cos.

Pa­ra que la de­mo­cra­cia pue­da exis­tir se re­quie­re que su ori­gen sea le­gi­ti­ma­do por la so­be­ra­nía po­pu­lar, ex­pre­sa­da me­dian­te pro­ce­sos elec­to­ra­les pe­rió­di­cos, li­bres, se­cre­tos, di­rec­tos y trans­pa­ren­tes, a tra­vés de los cua­les se eli­gen sus di­ri­gen­tes o re­pre­sen­tan­tes pa­ra un pe­río­do de­ter­mi­na­do. La de­mo­cra­cia par­te del prin­ci­pio de que el po­der des­can­sa en el pue­blo y que su ejer­ci­cio so­lo es de­le­ga­do.

La de­mo­cra­cia tam­bién pue­de ser en­ten­di­da co­mo una doc­tri­na po­lí­ti­ca que pro­mue­ve la con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca de la so­cie­dad y el res­pe­to in­te­gral a los de­re­chos hu­ma­nos, la pro­tec­ción de las li­ber­ta­des ci­vi­les y de los de­re­chos de los in­di­vi­duos, tra­tan­do de crear un en­torno don­de exis­ta la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en la vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de la so­cie­dad.

La de­mo­cra­cia pue­de ser di­rec­ta, cuan­do los mis­mos ciu­da­da­nos, sin in­ter­me­dia­ción de re­pre­sen­tan­tes, par­ti­ci­pan en la to­ma de de­ci­sio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co a tra­vés del vo­to di­rec­to. En es­te ca­so, exis­ten me­ca­nis­mos pa­ra lo­grar la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos de ma­ne­ra con­ti­nua en el ejer­ci­cio di­rec­to del po­der, co­mo ser el ple­bis­ci­to, el referéndum, las con­sul­tas, etc. Es­te es­ti­lo de de­mo­cra­cia no es muy prac­ti­ca­do en­tre los paí­ses del mun­do. En con­tra­po­si­ción, exis­te la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, que es la más usual, en la cual los ciu­da­da­nos ejer­cen el po­der po­lí­ti­co a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos me­dian­te el vo­to, en elec­cio­nes li­bres y pe­rió­di­cas. En es­ta for­ma, el ejer­ci­cio de los po­de­res del Es­ta­do y la de de­ci­sio­nes de­be ex­pre­sar la vo­lun­tad po­lí­ti­ca que los ciu­da­da­nos han he­cho re­caer so­bre sus di­ri­gen­tes.

Re­sul­ta axio­má­ti­co que el vo­to po­pu­lar jue­ga un pa­pel im­por­tan­te pa­ra que la de­mo­cra­cia fun­cio­ne. Es me­dian­te su vo­to que los ciu­da­da­nos es­co­gen a sus go­ber­nan­tes, des­pués de ana­li­zar sus cua­li­da­des per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les y las propuestas de go­bierno pre­sen­ta­das por los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos. Los ciu­da­da­nos, con su vo­to, ra­zo­na­do y bien pen­sa­do tie­nen el po­der en sus ma­nos, pa­ra ase­gu­rar que se eli­gen a los me­jo­res. En es­te sen­ti­do, los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be­rían preo­cu­par­se por di­fun­dir la ma­yor in­for­ma­ción po­si­ble so­bre sus can­di­da­tos, es­pe­cial­men­te de los dipu­tados al Con­gre­so Na­cio­nal, que en mu­chos ca­sos son desconocidos pa­ra los elec­to­res de sus de­par­ta­men­tos.

Pre­ci­sa­men­te por lo an­te­rior es que el vo­to en plan­cha y el vo­to en lí­nea no pa­re­cie­ran ser una al­ter­na­ti­va pa­ra que los ciu­da­da­nos cum­plan con su de­ber cí­vi­co de otor­gar su vo­to a los me­jo­res can­di­da­tos, con­for­me a los cri­te­rios que ca­da uno ha­ya es­ta­ble­ci­do. De­be­mos ser cons­cien­tes que en ca­da par­ti­do exis­ten can­di­da­tos idó­neos y es nues­tro de­ber co­mo ciu­da­da­nos que va­lo­ra­mos nues­tro vo­to, iden­ti­fi­car y se­lec­cio­nar esos can­di­da­tos. Vo­tar en plan­cha o en lí­nea es des­per­di­ciar esa opor­tu­ni­dad de se­lec­cio­nar a los que cree­mos son los me­jo­res, in­to­ma de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do al que per­te­nez­can.

Y de gran re­le­van­cia es re­co­no­cer que aun­que las elec­cio­nes son una par­te im­por­tan­te pa­ra que fun­cio­ne la de­mo­cra­cia, tam­bién es vi­tal que en un país fun­cio­nen las ins­ti­tu­cio­nes y los pe­sos y con­tra­pe­sos, que son la esen­cia de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co de di­vi­sión de po­de­res, tal co­mo man­da nues­tra Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca. Su exis­ten­cia im­pli­ca que ca­da uno de los po­de­res del Es­ta­do tie­ne atri­bu­cio­nes li­mi­ta­das y de­pen­de de los otros pa­ra po­der fun­cio­nar, es de­cir son com­ple­men­ta­rios y de­pen­dien­tes en­tre sí. Re­sul­ta cla­ro que cuan­do al­gún po­lí­ti­co o gru­po de in­te­rés abu­sa, lo ha­ce por­que el sis­te­ma se lo per­mi­te, si hu­bie­ra con­tra­pe­sos efec­ti­vos no po­dría.

Pa­ra fi­na­li­zar, vo­te­mos en las pró­xi­mas elec­cio­nes generales con res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na y con el fer­vien­te de­seo de lo­grar que los me­jo­res can­di­da­tos ocu­pen los di­fe­ren­tes car­gos su­je­tos a elec­ción, pa­ra be­ne­fi­cio de nues­tro país y de to­dos sus ha­bi­tan­tes. Las elec­cio­nes son un ejer­ci­cio tran­si­to­rio, mien­tras que los hon­du­re­ños for­ma­mos par­te de la mis­ma fa­mi­lia en for­ma per­ma­nen­te

El vo­to en plan­cha y el vo­to en lí­nea no pa­re­cie­ran ser una al­ter­na­ti­va pa­ra que los ciu­da­da­nos cum­plan con su de­ber cí­vi­co de otor­gar su vo­to a los me­jo­res”.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.