In­vI­ta­do Dic­ta­du­ra ca­riis­ta: co­rrup­ción y nar­co­trá­fi­co

Diario El Heraldo - - Opinión -

y muy ge­ne­ro­so con sus par­ti­da­rios; pe­ro ter­co y cruel co­mo un ani­mal sal­va­je con sus enemi­gos po­lí­ti­cos. Ideo­ló­gi­ca­men­te Ca­rías no era una cria­tu­ra inocen­te y, aun­que go­ber­nó con la ve­nia y res­pal­do del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, ad­mi­ra­ba mu­cho a Mus­so­li­ni de la Ita­lia fas­cis­ta y a Adolf Hitler de la Ale­ma­nia na­zi.

A tra­vés de las re­vuel­tas ci­vi­les o mon­to­ne­ras que en­san­gren­ta­ron al país a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, Ca­rías in­terio­ri­zó una suer­te de con­cien­cia au­to­ri­ta­ria con­co­mi­tan­te con la ad­mi­ra­ción na­zi fas­cis­ta que tu­vo y que fue su pa­trón de go­bierno, en don­de la de­mo­cra­cia fue pul­ve­ri­za­da y usa­da co­mo tal­co do­més­ti­co pa­ra la ma­ni­pu­la­ción au­to­ri- ta­ria de la Re­pú­bli­ca.

Con Ca­rías se creó el mi­to de que “la gen­te po­día dor­mir con las puer­tas abier­tas y no pa­sa­ba na­da por­que no ha­bía la­dro­nes ya que él aca­bó con to­dos”. Pu­ros cuen­tos por­que pa­ra la dic­ta­du­ra, la opo­si­ción li­be­ral era de don­de pro­ve­nían to­dos los de­lin­cuen­tes y ha­bía que ani­qui­lar­los, in­clu­so ase­si­nar­los, tal co­mo su­ce­dió a lo lar­go de to­da su dic­ta­du­ra. Ade­más, sus chu­pa­tin­tas nos hi­cie­ron tra­gar la fa­la­cia de que el pro­pio Ca­rías era un va­rón con una hon­ra­dez a prue­ba de ba­las. So­bre el par­ti­cu­lar, el “fi­lo­so ra­tón de bi­blio­te­ca” Emi­lio Fon­se­ca nos di­ce: ¡Al­to allí! Y nos mues­tra frag­men­tos del li­bro “Pro­bi­dad y éti­ca en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas: el ca­so de Hon­du­ras”, que es­cri­bió en 2006 Ma­ría de los A. Cha­ve­rri y Vi­cen­te Z. Pa­vón ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de Fo­pri­deh, en don­de se pue­de ver de cer­ca la co­rrup­ción bien ar­ti­cu­la­da, in­clu­yen­do, aun­que Ud. no lo crea, los ne­xos con el nar­co­trá­fi­co en la dic­ta­du­ra ca­riis­ta. En la se­gun­da gue­rra mun­dial, los ale­ma­nes en nues­tro país ca­ye­ron en des­gra­cia. En 1941 Ca­rías, vía de­cre­to y con el apo­yo de sus co­man­dan­tes de ar­mas, des­ca­ra­dos ar­pías de la co­rrup­ción y pe­rros de ga­rra del ré­gi­men, pro­ce­die­ron a des­po­jar -en­tién­da­se, ro­bar con des­ca­ro- los bie­nes o ne­go­cios a ciu­da­da­nos ger­ma­nos, co­mo los Sierc­ke o la fa­mi­lia Ross­ner, cu­yos ne­go­cios y per­te­nen­cias fue­ron a pa­rar, uti­li­zan­do el es­pu­rio de­cre­to de Ca­rías, a ma­nos de ines­cru­pu­lo­sos ca­riis­tas. Y con res­pec­to al nar­co­trá­fi­co, te­ma de vie­jo y nuevo cu­ño, el li­bro nos re­la­ta có­mo el pro­pio Ca- rías “au­to­ri­za­ba em­bar­ques de dro­gas en los vue­los de TACA ha­cia Nue­va Or­leáns” en don­de el cri­men or­ga­ni­za­do (pág. 124) re­ci­bía so­bra­dos em­pa­ques de co­caí­na y mor­fi­na. Así lo in­ves­ti­gó la Ofi­ci­na de Nar­có­ti­cos de los Es­ta­dos Uni­dos de la épo­ca la que de­ta­lló, que “so­lo en 1930, el mer­ca­do hon­du­re­ño de dro­gas flo­re­ció ba­jo el li­de­raz­go del pre­si­den­te Ca­rías, las pro­pias com­pa­ñías fru­te­ras y per­so­na­jes de al­to vue­lo de la dic­ta­du­ra. Si Ud. quie­re pes­qui­sar más, vá­ya­se al si­tio https//fo­pri­deh. org/li­bros/ pa­ra que se dé cuen­ta. ¡Y pon­ga aten­ción! Si hu­bie­se acon­te­ci­mien­tos pa­re­ci­dos en la Hi­bue­ras em­po­bre­ci­da de hoy, se­pa no­más, ¡oyó!, que es pu­ra y “me­ri­ta” coin­ci­den­cia

Era un acé­rri­mo de­fen­sor de las bue­nas cos­tum­bres y muy ge­ne­ro­so con sus par­ti­da­rios, pe­ro ter­co y cruel co­mo un ani­mal sal­va­je con sus enemi­gos po­lí­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.