¿Por qué mi ga­to se po­ne tris­te?

OB­SER­VE DE­TE­NI­DA­MEN­TE LA CON­DUC­TA DE SU GA­TO Y ES­TÉ ATEN­TO A LOS CAM­BIOS EN SUS HÁ­BI­TOS

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA Re­dac­ción El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

¿Quién di­ce que so­lo las per­so­nas pue­den de­pri­mir­se? Por si no lo sa­bía, las mas­co­tas tam­bién pa­san por es­te ti­po de emo­cio­nes, es­pe­cial­men­te los ga­tos.

Y es que, te­ner un ga­to pue­de trans­for­mar­se en un pro­ble­ma si us­ted no co­no­ce los cui­da­dos bá­si­cos que es­te ne­ce­si­ta. Si su fe­lino es­tá tris­te y úl­ti­ma­men­te ha cam­bia­do de com­por­ta­mien­to pue­de es­tar su­frien­do de de­pre­sión fe­li­na.

Mo­ti­vo por el que tie­ne que es­tar más al pen­dien­te de él pa­ra de­ter­mi­nar las cau­sas que han pro­vo­ca­do la tris­te­za en su fe­lino y así ayu­dar­le a re­cu­pe­rar su es­ta­do emo­cio­nal ha­bi­tual.

Hoy, en es­te ar­tícu­lo de mas­co­tas, co­noz­ca mu­chos as­pec­tos im­por­tan­tes pa­ra que en­cuen­tre la ma­ne­ra más efi­caz de ve­lar y pro­te­ger los sen­ti­mien­tos de su que­ri­do com­pa­ñe­ro de vi­da.

¿Qué pro­du­ce la de­pre­sión fe­li­na?

Cual­quier cam­bio en la vi­da y ru­ti­na de su ga­to pue­de cau­sar la apa­ri­ción de tris­te­za o de­pre­sión. Pa­ra que lo en­tien­da me­jor, le brin­da­mos al­gu­nos ejem­plos: la muer­te de un fa­mi­liar o al­gu­na mas­co­ta de la ca­sa, cam­bio de re­si­den­cia, el na­ci­mien­to de un be­bé, en­tre otros. Es im­por­tan­te men­cio­nar que no so­la­men­te pue­den su­frir de de­pre­sión por gran­des va­ria­cio­nes en el ho­gar, sino que tam­bién por lle­var una vi­da de­ma­sia­do abu­rri­da y sin es­tí­mu­los.

Sig­nos de un ga­to de­pri­mi­do

Uno de los pri­me­ros sín­to­mas de un ga­to tris­te es cuan­do de­ja de mau­llar, pier­de el ape­ti­to, ma­ni­fies­ta cam­bios de per­so­na­li­dad o agre­sión, ya ni si­quie­ra lo sa­lu­da cuan­do lle­ga a ca­sa, no tie­ne ga­nas de ju­gar y per­ma­ne­ce es­con­di­do du­ran­te lar­gas ho­ras.

¿Qué ha­cer si su ga­to mues­tra sig­nos de de­pre­sión?

Lo más re­co­men­da­ble y la me­jor de­ci­sión que pue­de to­mar es lle­var a su mas­co­ta con un ve­te­ri­na­rio y con­tar­le los cam­bios de com­por­ta­mien­to que su ga­to es­tá de­mos­tran­do. Así, el pro­fe­sio­nal po­drá des­car­tar que es­té pa­de­cien­do de al­gún pro­ble­ma de sa­lud. En ca­so con­tra­rio, el ve­te­ri­na­rio pue­de re­ce­tar an­ti­de­pre­si­vos, su­ma­dos a al­gu­nas téc­ni­cas de mo­di­fi­ca­ción de con­duc­ta

LO DE­MÁS SO­BRA Bas­ta con ob­ser­var los ojos de su ga­to pa­ra no­tar la tris­te­za.

Les en­can­ta que­dar­se dor­mi­dos cuan­do sus due­ños los aca­ri­cian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.