Apun­tes

Diario El Heraldo - - País -

Plan­chón. En la mi­gra se de­fien­den co­mo ga­to pan­za arri­ba lue­go del plan­chón con el in­gre­so de Ba­rra­la­gui­ta. El cu­le­brón ha es­ta­do en to­das las car­te­le­ras des­de el do­min­go, pe­ro, co­mo de­cía Tres Pa­ti­nes, “asóm­bra­te chi­co”. En la mi­gra no se da­ban cuen­ta.

SO­lO. Qué di­ver­ti­das esas ex­cu­sas de la “mi­gra”. Las aler­tas so­lo son pa­ra las sa­li­das, no pa­ra las en­tra­das. O sea que el día me­nos pen­sa­do bien lle­ga a es­tas hon­du­ras el “Cha­po” Guz­mán, o el lí­der su­pre­mo de ISIS y, co­mo el sis­te­ma so­lo de­tec­ta al clien­te cuan­do va de sa­li­da, par­te sin no­ve­dad...Ja...je...ji...jo...ju...

lIS­Ta. “Soy inocen­te, soy un hom­bre tra­ba­ja­dor y un ofi­cial in­ta­cha­ble”, man­da a de­cir Ba­rra­la­ga. Ajá ¿y los otros ofi­cia­les de­pu­ra­dos que han si­do se­ña­la­dos? Lo bueno es que los ilus­tres del TSC ya tie­nen la lis­ta. Que la sa­quen o se la man­den al MP, esos son otros cin­co pe­sos.

VO­TO. Pol­va­re­da pe­rra por el vo­to en ca­sa que pi­de “Re­nan­ci­to”. La pro­pues­ta del dipu­tado azul es que tam­bién lle­ven las pa­pe­le­tas y la tin­ta a los hos­pi­ta­les y has­ta el “ma­mo”, pa­ra que tan­to los en­fer­mos co­mo los “pre­cio­sos” tam­bién pue­dan vo­tar. Aque­llos que di­ji­mos ya ha­blan de otro “frau­de”. To be or not to be...

ManO. La cró­ni­ca de un re­que­ri­mien­to fiscal anun­cia­do. En el MP le ca­ye­ron ayer a Yu­ri Me­la­ra, el ex­fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to en los tiem­pos de ON. Ya días que an­da­ban con esa bu­lla. Ajá ¿y el otro?... Pa­ra que vean que en los do­mi­nios de “Yul Bryn­ner” no les tiem­bla la mano. Y es­to que al­gu­nos le quie­ren se­rru­char el pi­so.

ÚnI­cO. Es­ta es la ho­ra que el co­man­dan­te de la “re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na” –que a la lar­ga es el úni­co y gran cul­pa­ble del des­ma­dre en Ve­ne­zue­la- se ha de es­tar re­tor­cien­do en la tum­ba aho­ra que su del­fín le da­rá ja­bón a su “gran le­ga­do”. Su lle­va­da y traí­da Cons­ti­tu­ción –la más re­vo­lu­cio­na­ria del pla­ne­ta y de la his­to­riano le du­ró ni 20 años y su pro­pio pu­pi­lo la man­da­rá al ca­ra­jo a par­tir de hoy.

PÍO. Des­pués del sus­to ¡Je­sús Ma­ría! En el Va­ti­cano por fin di­je­ron pío so­bre el des­ma­dre de la cons­ti­tu­yen­te en Ve­ne­zue­la. Es­tá bien que el Pa­pa sea je­sui­ta, que de­fien­da sus cau­sas, pe­ro, de eso a que ha­ga com­par­sa con el re­me­do de dic­ta­dor, hay una ga­la­xia de dis­tan­cia.

alEROS. Has­ta cuán­do vie­ne el Va­ti­cano a pe­dir la sus­pen­sión de la cons­ti­tu­yen­te... ¿Y aho­ra pa­ra qué? Y es­to que los Kirch­ner –los aleros de Chá­vez- nun­ca to­pa­ron al Pa­pa cuan­do era el obis­po de Bue­nos Aires y siem­pre le hi­cie­ron la vi­da de a cua­dri­tos.

EX­TOR­SIón. Otro cho­fer y otro co­bra­dor de bus ase­si­na­dos en SPS y to­dos los ca­mi­nos in­di­can que es por la ben­di­ta ex­tor­sión. Es cier­to que la Fu­si­na ha me­ti­do a mu­chos en el ma­mo, pe­ro las víc­ti­mas ase­gu­ran que ese de­li­to, en vez de ba­jar, más bien ha subido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.