In­vI­ta­do Con­su­mir por en­ci­ma de nues­tras ne­ce­si­da­des

Diario El Heraldo - - Opinión -

con­ta­mi­nan­tes.

Los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos son los que más ali­men­tos de­rro­chan. Los ex­ce­den­tes que no se co­mer­cia­li­zan aca­ban ca­si siem­pre en ver­te­de­ros, po­cos se des­ti­nan a aque­llos que más lo ne­ce­si­tan y so­lo un pe­que­ño por­cen­ta­je se uti­li­za co­mo abono pa­ra ha­cer com­post.

En los úl­ti­mos años, la so­cie­dad ci­vil ha ejer­ci­do un im­por­tan­te pa­pel en la con­cien­cia­ción. Gra­cias al ac­ti­vis­mo de mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes y gru­pos eco­lo­gis­tas, el de­ba­te ha lle­ga­do al Par­la­men­to Eu­ro­peo pa­ra que se ela­bo­re una le­gis­la­ción que re­duz­ca la pér­di­da de ali­men­tos. Fran­cia es el pri­mer país que ha prohi­bi­do por ley que los su­per­mer­ca­dos ti­ren co­mi­da, obli­ga­dos a do­nar lo so­bran­te a las ONG y ban­cos de ali­men­tos; si no lo ha­cen, se ex­po­nen a mul­tas eco­nó­mi­cas e in­clu­so a cár­cel.

La dis­po­si­ción de Fran­cia con­tras­ta con una fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca por par­te de la Unión Eu­ro­pea. Y es que gra­cias a los gru­pos li­be­ra­les, po­pu­la­res y so­cial­de­mó­cra­tas, las ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas que­dan en me­ras re­co­men­da­cio­nes, sin ca­pa­ci­dad pa­ra exi­gir a los paí­ses miem­bros la adop­ción de me­di­das con­cre­tas. Gru­pos de iz­quier­da y or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res re­cri­mi­nan a la UE un de­sin­te­rés y un aban­dono de sus fun­cio­nes, cuan­do el 20% de la pro­duc­ción de ali­men­tos se pier­de y el 10% de la po­bla­ción eu­ro­pea tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a ali­men­tos.

La pro­pia FAO se­ña­la que el má­xi­mo res­pon­sa­ble es el ac­tual mo­de­lo de pro­duc­ción ma­si­va que ex­ce­de a la de­man­da. Los su­per­mer­ca­dos ti­ran los ali­men­tos que no tie­nen una apa­rien­cia per­fec­ta, e in­clu­so ex­po­nen pro­duc­tos que no se van a con­su­mir por el he­cho de que una es­tan­te­ría lle­na ven­de más.

Lo que se es­con­de de­trás del des­per­di­cio es el con­su­mis­mo exa­ge­ra­do que im­po­ne el mo­de­lo ca­pi­ta­lis­ta, don­de no se pro­du­ce con ba­se en las ne­ce­si­da­des, sino por la bús­que­da del má­xi­mo be­ne­fi­cio, sin preo­cu­par­se por el me­dio am­bien­te ni por las per­so­nas. Obli­gar a las em­pre­sas del sec­tor a que des­ti­nen el ex­ce­den­te pa­ra aque­llos que no tie­nen es un pri­mer pa­so, pe­ro no es ni mu­cho me­nos la so­lu­ción. El ham­bre no se com­ba­te con ca­ri­dad, sino con po­lí­ti­cas que re­duz­can la po­bre­za y po­si­bi­li­ten a to­do el mun­do el de­re­cho al ac­ce­so a los ali­men­tos a Agen­cia de Pro­tec­ción Sa­ni­ta­ria de Gran Bre­ta­ña, en un es­tu­dio rea­li­za­do en 2007, cons­ta­tó que “la ra­dia­ción de mi­cro­on­das en el ran­go de fre­cuen­cia de wi­fi cau­sa cam­bios de con­duc­ta, al­te­ra las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas, ac­ti­va la res­pues­ta de es­trés e in­ter­fie­re con las on­das ce­re­bra­les”. Tam­bién se men­cio­nan los po­si­bles ries­gos pa­ra la sa­lud de los ni­ños que asis­ten a es­cue­las con re­des inalám­bri­cas. Y es que no hay que ol­vi­dar que la ra­dio­fre­cuen­cia de los te­lé­fo­nos mó­vi­les e inalám­bri­cos, de las to­rres de te­le­fo­nía mó­vil y de las re­des wi­fi emi­te ra­dia­ción que de una ma­ne­ra u otra afec­ta a las per­so­nas que es­tén den­tro de su ran­go de ac­ción.

El es­tu­dio In­terp­ho­ne, pro­mo­vi­do por la OMS y pu­bli­ca­do en el In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Epi­de­miology, pe­se a no ofre­cer evi­den­cias con­clu­yen­tes so­bre la su­pues­ta inocui­dad de los ter­mi­na­les, le­van­ta la sos­pe­cha. En una re­vi­sión del mis­mo rea­li­za­da en ju­nio de 2010, se ase­gu­ra­ba que por ca­da cien ho­ras de uso de te­lé­fono mó­vil, el ries­go de me­nin­gio­ma –tu­mor ce­re­bral– au­men­ta­ba un 26%.

Por otro la­do, exis­ten “in­for­mes cien­tí­fi­cos” que afir­man que las re­des wi­fi son to­tal­men­te inofen­si­vas, pe­ro no hay que ol­vi­dar que la ma­yo­ría es­tán pa­ga­dos por “la alian­za wi­fi”, una aso­cia­ción que re­pre­sen­ta a la in­dus­tria de WLAN, in­te­gra­da por más de 200 gran­des com­pa­ñías. Así que lo me­jor es pre­ve­nir, so­lo por si aca­so. Tan­to en la ofi­ci­na co­mo en la vi­vien­da: des­co­nec­tar la co­ne­xión cuan­do no se es­té uti­li­zan­do, es­pe­cial­men­te du­ran­te la no­che. Sus­ti­tu­ya el ac­ce­so inalám­bri­co me­dian­te ca­ble de red o bien un PLC que le per­mi­ta usar su pro­pia red eléc­tri­ca y en­chu­fes co­mo red lo­cal. No abu­sar del te­lé­fono mó­vil. Lo me­jor es uti­li­zar­lo con la fun­ción de “al­ta­voz” ac­ti­va­da. No uti­li­ce te­lé­fo­nos inalám­bri­cos Dect pa­ra su vi­vien­da, los cua­les emi­ten gran­des do­sis de ra­dia­ción. Si no tie­ne más op­ción que uti­li­zar un te­lé­fono inalám­bri­co, mi­re las op­cio­nes ti­po Eco­dect, que al me­nos evi­tan la emi­sión cuan­do el te­lé­fono es­tá des­can­san­do en la ba­se. Acu­dir a un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do pa­ra que nos reali­ce una des­car­ga de la ra­dia­ción que el cuer­po ha­ya po­di­do ab­sor­ber

La pro­pia FAO se­ña­la que el má­xi­mo res­pon­sa­ble es el ac­tual mo­de­lo de pro­duc­ción ma­si­va que ex­ce­de a la de­man­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.