“Es la ho­ra de de­mos­trar que so­mos gue­rre­ras”

La sen­sual es­tre­lla de Holly­wood ha­bla del rol de las mu­je­res en las pe­lí­cu­las de ac­ción, en el mar­co del es­treno de la cin­ta Ato­mic Blon­de, que lle­ga­rá pró­xi­ma­men­te a los ci­nes hon­du­re­ños

Diario El Heraldo - - Portada - El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

Sien­to que los per­so­na­jes fe­me­ni­nos del ci­ne siem­pre van a ser los que uti­li­zan pa­ra ma­ni­pu­lar en cier­ta for­ma emo­cio­nal a los hom­bres”.

Char­li­ze The­ron es una cla­ra de­mos­tra­ción de que sien­do mu­jer y sin si­quie­ra ha­ber na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, es po­si­ble pro­ta­go­ni­zar el me­jor ci­ne de ac­ción en Holly­wood. Ya lo ha­bía ade­lan­ta­do con el mun­do de su­per­hé­roes de Han­cock (con Will Smith) des­pués de las per­se­cu­cio­nes de au­tos en The Ita­lian Job y cuan­do in­clu­so le agre­gó ac­ción por du­pli­ca­do a una ver­sión en ci­ne de Blan­ca­nie­ves (con Ch­ris Hems­worth y Kris­ten Ste­wart), has­ta co­brar la Fu­rio­sa im­por­tan­cia por en­ci­ma del nue­vo Mad Max (Tom Hardy). Pe­ro con la nue­va pe­lí­cu­la Ato­mic Blon­de y un pre­su­pues­to de 30 mi­llo­nes de dó­la­res, Char­li­ze es aho­ra la ab­so­lu­ta pro­ta­go­nis­ta de una pe­lí­cu­la de su­per­ac­ción que in­clu­so se dio el lu­jo de pre­sen­tar de­lan­te de 6,500 ad­mi­ra­do­res en la fa­mo­sa con­ven­ción Co­mic-Con de San Die­go.

Ha­bien­do cre­ci­do en Su­dá­fri­ca, tan le­jos de Holly­wood, ¿ad­mi­ra­bas a al­gu­na mu­jer en par­ti­cu­lar en el mun­do de su­per­ac­ción? ¿Ade­más de mi ma­dre? (Rien­do) Lo di­go por­que ella siem­pre es­tu­vo en las más per­fec­tas con­di­cio­nes. Pe­ro…me acuer­do cuan­do yo era muy jo­ven y vi a Si­gour­ney Wea­ver lle­van­do a otro ni­vel el rol de la mu­jer que cam­bió por com­ple­to, no so­lo en el gé­ne­ro de ac­ción, sino por to­do lo que re­pre­sen­tó en la pe­lí­cu­la Alien y lo ca­paz que era. Ella ge­ne­ró un cam­bio en mi for­ma de pen­sar. Me acuer­do que vol­ví a ver­la cuan­do yo fil­mé la pe­lí­cu­la Mons­ter, por eso no tie­ne que ver so­lo con el gé­ne­ro de ac­ción. Hay mu­chas gran­des mu­je­res que hi­cie­ron lo su­yo, pe­ro Si­gour­ney es­tu­vo siem­pre muy cer­ca de mi co­ra­zón.

¿Y en tu ca­so te das cuen­ta del cam­bio que lo­gras­te en Holly­wood al con­ver­tir­te en una he­roí­na del ci­ne de ac­ción? Amí­me en­can­ta cuan­do una his­to­ria no fun­cio­na, sien­to que los

per­so­na­jes fe­me­ni­nos del ci­ne siem­pre van a ser los que uti­li­zan pa­ra ma­ni­pu­lar en cier­ta for­ma emo­cio­nal lo que los hom­bres no es­tán acos­tum­bra­dos a lo­grar. Quie­ro de­cir que so­mos co­no­ci­das por ser ma­ter­na­les y no nos ven co­mo gue­rre­ras y, sin em­bar­go, te­ne­mos mu­chas ra­zo­nes pa­ra con­ver­tir­nos en gue­rre­ras. Por eso me mo­les­ta, por­que las mu­je­res real­men­te so­mos gue­rre­ras y es ho­ra de de­mos­trar­lo. No ne­ce­si­ta­mos per­der un hi­jo ni per­der un es­po­so pa­ra te­ner cier­ta his­to­ria de re­van­cha que nos con­vier­ta en una gue­rre­ra.

¿Holly­wood de­be­ría cam­biar la for­ma en que es­cri­be los ro­les fe­me­ni­nos del ci­ne, sin nin­gún ti­po de es­te­reo­ti­pos de la mu­jer en cier­tas ca­te­go­rías de­ter­mi­na­das? Y, sí. Tam­bién lo en­tien­do. Yo amo una his­to­ria emo­cio­nan­te, pe­ro creo que tam­bién hay di­fe­ren­tes for­mas de con­tar­las, más allá de las más fá­ci­les ma­ni­pu­la­cio­nes emo­cio­na­les. Yo tam­bién voy al ci­ne. Me en­can­ta ver ci­ne. Me gus­ta sen­tar­me en una sa­la os­cu­ra, pa­ra en­trar a un mun­do nue­vo don­de la gen­te te lle­ve por un via­je emo­cio­nan­te, pe­ro a ve­ces los que te lle­van por ese mis­mo via­je son de­ma­sia­do va­gos. Las elec­cio­nes que ha­cen son de­ma­sia­do fá­ci­les. Por su­pues­to me voy a preo­cu­par por una mu­jer si me di­ces que su es­po­so fa­lle­ció. ¿Pe­ro si no me lo di­je­ras, po­drías ha­cer­me que to­da­vía sien­ta al­go por ella? Por eso creo que to­dos de­be­mos dar un pa­so más lar­go y tra­ba­jar un po­co más du­ro, tra­tan­do de en­con­trar op­cio­nes in­tere­san­tes con la mu­jer, sin ir por el la­do fá­cil del la­do ma­ter­nal con que nos ven des­de ha­ce tan­to tiem­po.

¿Al­gu­na es­ce­na de ac­ción que te ha­yas arre­pen­ti­do de ha­cer o al­gu­na en par­ti­cu­lar que te ha­yas arre­pen­ti­do de no ha­ber he­cho? A mí me hu­bie­se gus­ta­do sal­tar de un edi­fi­cio, pe­ro mi la­do co­mo pro­duc­to­ra di­jo “No”. Pe­ro es al­go que to­da­vía sien­to que me hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer, no sé por qué. Re­cién ha­bía­mos em­pe­za­do el ro­da­je de la pe­lí­cu­la y si al­go sa­lía mal, hu­bié­ra­mos te­ni­do que pa­rar to­do el ro­da­je, por eso no lo qui­se ha­cer. Es lo úni­co que al ver la pe­lí­cu­la di­go que me hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer­lo, pe­ro mi do­ble tam­bién tu­vo un ex­ce­len­te tra­ba­jo.

¿Crees que Holly­wood abrió fi­nal­men­te la puer­ta del ci­ne de ac­ción pa­ra to­das las mu­je­res? Sí. A mí me cria­ron a no pen­sar que no po­día ha­cer al­go por­que soy mu­jer. Y aun­que en­tra­mos al mun­do pen­san­do así, sa­bien­do que pue­da ser así, que­re­mos creer que no es ver­dad. Su­pon­go que las mu­je­res pa­sa­mos por al­go pa­re­ci­do en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das has­ta que nos da­mos cuen­ta que po­de­mos pe­lear­la per­fec­ta­men­te. Tam­bién sien­to que tu­ve más opor­tu­ni­da­des que otros pa­ra ex­plo­rar te­mas que no son co­mu­nes pa­ra cual­quier mu­jer. Y por eso le agra­dez­co tan­to a gen­te co­mo Patty Jen­kins con Mons­ter o George Mi­ller con Mad Max y la ver­sión de Fu­rious Road. Es­toy agra­de­ci­da por los di­rec­to­res que me per­mi­tie­ron ex­plo­rar un mun­do de opor­tu­ni­da­des que mi ma­dre tam­bién me en­se­ñó a afron­tar

En el año 2004 se lle­vó el Os­car co­mo Me­jor actriz por la pe­lí­cu­la Mons­ter.

Mi­ran­do te­le­no­ve­las apren­dió me­jor el in­glés ame­ri­cano y, un año des­pués, ya ha­bía con­se­gui­do el pri­mer rol de ape­nas tres se­gun­dos don­de ni si­quie­ra ha­bla­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.