Las rue­das del po­der nos tri­tu­ran

Diario El Heraldo - - Opinión - Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro Es­cri­tor

U na de las ma­yo­res ame­na­zas de es­ta épo­ca que vi­vi­mos es la fal­ta de ho­ri­zon­tes, el cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes de­ses­pe­ran­tes que a dia­rio nos te­je­mos unos con­tra otros y la au­sen­cia de diá­lo­go ver­da­de­ro. Cier­ta­men­te, una so­cie­dad que vi­ve de las apa­rien­cias, sin sen­ti­mien­to al­guno, di­fí­cil­men­te va a sa­lir de es­te va­cío que nos des­mo­ro­na. No hay ma­ne­ra de avan­zar hu­ma­na­men­te si no es­ta­ble­ce­mos otros len­gua­jes, más de co­ra­zón a co­ra­zón que de cuer­po a cuer­po. De ahí que los re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos han de ejem­pla­ri­zar sus ac­cio­nes. Pa­ra em­pe­zar, re­sul­ta preo­cu­pan­te la es­ca­la­da de ten­sio­nes po­lí­ti­cas que el mun­do vi­ve. Hay que ha­cer to­do lo po­si­ble por re­du­cir­las, por pre­ve­nir he­chos vio­len­tos y pér­di­das de vi­das.

En­tre to­dos te­ne­mos que sa­lir de es­ta at­mós­fe­ra de con­fu­sión y desa­rro­llar otros am­bien­tes más aco­ge­do­res, más de la co­lec­ti­vi­dad sin ex­clu­sión al­gu­na, fi­jan­do nues­tra aten­ción en los es­pa­cios ar­mó­ni­cos, siem­pre cre­ci­dos y re­crea­dos por el aris­to­té­li­co sue­ño del hom­bre des­pier­to, el de la es­pe­ran­za. Sin du­da, se­re­mos sal­va­dos por ella, pues es el me­jor es­ti­mu­lan­te que po­de­mos dar­nos in­ter­na­men­te, so­bre to­do en es­tos pre­ci­sos ins­tan­tes, cua­ja­dos de di­fi­cul­ta­des en los que na­die res­pe­ta a na­die.

De un tiem­po a es­ta par­te, los de­re­chos hu­ma­nos y el com­pro­mi­so de los mo­ra­do­res del mun­do con el par­la­men­tar se ha des­vir­tua­do y des­va­ne­ci­do. Se bus­ca más el es­pec­tácu­lo que la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas de la gen­te. Los efec­tos bro­tan por do­quier: el mun­do ar­de de in­jus­ti­cias y la de­ses­pe­ra­ción es un tor­men­to pa­ra mu­chas vi­das inocen­tes. No po­de­mos con­ti­nuar así. To­das las par­tes en con­flic­to, in­de­pen­dien­te­men­te de su afi­lia­ción po­lí­ti­ca, es­tán obli­ga­das a en­ten­der­se. No se pue­de in­cre­men­tar más la ri­gi­dez y po­la­ri­zar aún más las si­tua­cio­nes. Hay que lla­mar a la cal­ma. La ve­ra­ci­dad y la en­te­re­za son las que han de go­ber­nar en cual­quier exis­ten­cia hu­ma­na. Por eso, ne­ce­si­ta­mos otras ideas de po­der, me­nos usu­re­ras y más de­vo­tas del de­ber, pa­ra que po­da­mos fra­ter­ni­zar­nos. Ya sé que es­to no es fá­cil, so­bre to­do des­pués de ha­ber­nos de­ja­do en­ca­de­nar, has­ta las mis­mas en­tra­ñas, por el di­ne­ro; por el tan­to tie­nes, tan­to va­les.

Oja­lá po­da­mos rom­per es­tas ca­de­nas y con­quis­tar otros sue­ños más li­bres, más de ayu­da y en­tre­ga a los de­más, más lu­mi­no­sos y re­ge­ne­ra­do­res con nues­tros análo­gos. Por­que, al fin, la vo­ca­ción de to­do ser vi­vo ha de ser la de pre­ser­var¸ tan­to el en­torno en el que se vi­ve co­mo a nues­tros se­me­jan­tes. Jus­ta­men­te, co­mo di­ría el inol­vi­da­ble es­cri­tor y po­lí­ti­co fran­cés Mon­tes­quieu (1689-1755), “es pre­ci­so que el po­der de­ten­ga al po­der”. Se­gu­ro que sí, con pa­cien­cia y tiem­po lo con­se­gui­re­mos, pues de la cum­bre al pre­ci­pi­cio ape­nas hay un pa­so y po­co más.

En con­se­cuen­cia, apues­to por otra idea de po­der en el mun­do, que sea más de ser­vi­cio que de cor­tar alas, que sea más de amor que de ven­gan­za, que sea más pro­tec­tor que opre­sor. Por des­gra­cia, el mun­do de los po­de­ro­sos no ha sa­bi­do te­ner do­mi­nio de su uso, se ha que­da­do sin al­ma y sus rue­das do­mi­na­do­ras, tan en­de­mo­nia­das co­mo sal­va­jes, nos tri­tu­ran a to­da la hu­ma­ni­dad. Con lo fá­cil que se­ría en­tre to­dos asis­tir­nos de ma­ne­ra au­tén­ti­ca, no fin­gi­da, po­nién­do­nos al ser­vi­cio de lo equi­ta­ti­vo.

Sea co­mo fue­re, y a pe­sar de los pe­sa­res ver­ti­dos, me que­do con ese op­ti­mis­mo so­bre el fu­tu­ro de la Unión Eu­ro­pea que es­tá en au­men­to, se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas de Eu­ro­ba­ró­me­tro, des­pués de que el Reino Uni­do vo­ta­ra por aban­do­nar. Ese re­fe­ren­te de uni­dad en la di­ver­si­dad es lo que ha de guiar a los lí­de­res del mun­do, pe­ro des­de una con­jun­ción de coope­ra­ción y co­la­bo­ra­ción, sin tan­tos in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Allá don­de es­tá don di­ne­ro, to­do se pe­tri­fi­ca. Eu­ro­pa, co­mo to­do el pla­ne­ta, con sus pue­blos y sus al­deas, tie­ne una gran ne­ce­si­dad de re­des­cu­brir el ros­tro de otro po­der más del es­pí­ri­tu que de las fi­nan­zas, ya que la paz y la con­cor­dia lle­gan de la mano del que au­xi­lia, del áni­mo que se do­na, del alien­to que se trans­mi­te; por­que es, pre­ci­sa­men­te, es­te le­van­ta­mien­to de mu­ros que nos em­pa­re­dan el que nos cru­ci­fi­ca a to­dos.

Man­te­ner vi­va la reali­dad de las de­mo­cra­cias en el mun­do, des­de lue­go, nos exi­ge sin más tar­dan­za otro sen­ti­do de Es­ta­do, de po­der me­nos po­de­ro­so, tal vez más de­por­ti­vo, o si quie­ren más de alian­za, don­de to­dos sea­mos due­ños de uno mis­mo y sir­vien­tes de to­dos. No es un ex­tra­ño pro­pó­si­to, es una con­cien­cia a ex­pan­dir. Eso quie­ro pen­sar

Man­te­ner vi­va la reali­dad de las de­mo­cra­cias en el mun­do, des­de lue­go, nos exi­ge sin más tar­dan­za otro sen­ti­do de Es­ta­do, de po­der me­nos po­de­ro­so, tal vez más de­por­ti­vo, o si quie­ren más de alian­za, don­de to­dos sea­mos due­ños de uno mis­mo y sir­vien­tes de to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.