Do­cu­men­tal Otra men­ti­ra in­có­mo­da de Al Go­re

Diario El Heraldo - - Opinión -

pró­xi­mas dé­ca­das. Las tor­men­tas es­tán cau­san­do más da­ños, pe­ro se ha do­cu­men­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po que es­to es ca­si ex­clu­si­va­men­te por­que más per­so­nas con más ri­que­za vi­ven a lo lar­go de las cos­tas. Ajus­ta­do a la po­bla­ción y a la ri­que­za, el da­ño de los hu­ra­ca­nes de 1900 a 2016 dis­mi­nu­yó.

In­clu­so si asu­mi­mos que las tor­men­tas se ha­rán más fuer­tes ha­cia fi­na­les del si­glo, el cos­to re­la­ti­vo dis­mi­nui­rá. En Na­tu­re, los in­ves­ti­ga­do­res mos­tra­ron que el da­ño cau­sa­do por los hu­ra­ca­nes hoy en día cues­ta el 0.04 por cien­to del PBI mun­dial. Si el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha­ce que los hu­ra­ca­nes sean más fuer­tes, los cos­tos ab­so­lu­tos se du­pli­ca­rán pa­ra el año 2100. Tam­bién se­re­mos mu­cho más ri­cos y, por lo tan­to, me­nos vul­ne­ra­bles, por lo que el da­ño to­tal se re­du­ci­rá a la mi­tad, a un 0.02 por cien­to en 2100.

El trái­ler se re­fie­re a lo que el Sr. Go­re lla­ma “la es­ce­na más cri­ti­ca­da” de la pri­me­ra pe­lí­cu­la: mos­tran­do que “la com­bi­na­ción del au­men­to del ni­vel del mar y la ma­re­ja­da ci­cló­ni­ca inun­da­ría el si­tio con­me­mo­ra­ti­vo del 11-S”. Él usa las no­ti­cias de la inun­da­ción de Man­hat­tan des­pués de la su­per­tor­men­ta Sandy de 2012 pa­ra su­ge­rir que él te­nía to­da la ra­zón y pa­ra bur­lar­se de los que di­je­ron “¡qué exa­ge­ra­ción!”.

No im­por­ta que lo que pre­di­jo real­men­te su pri­me­ra pe­lí­cu­la fue la inun­da­ción cau­sa­da por el de­rre­ti­mien­to to­tal de Groen­lan­dia e ig­no­re el he­cho de que Sandy fue un hu­ra­cán de ca­te­go­ría 2-3, y que el úni­co hu­ra­cán de ca­te­go­ría 5 en Nue­va York ocu­rrió en 1938.

Lo que es más im­por­tan­te es que la re­ce­ta del Sr. Go­re - pa­ra Nue­va York y pa­ra el ca­len­ta­mien­to glo­bal - es­tá equi­vo­ca­da. Afir­ma que la res­pues­ta es­tá en los acuer­dos mun­dia­les so­bre el car­bono que cues­tan bi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta po­lí­ti­ca no ha­bría te­ni­do nin­gún im­pac­to men­su­ra­ble so­bre Sandy. Lo que Nue­va York ne­ce­si­ta (y en lo que es­tá in­vir­tien­do tar­día­men­te) es una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra: ma­ris­mas, con­tra­puer­tas pa­ra el me­tro y pa­vi­men­tos po­ro­sos, arre­glos que cues­tan al­re­de­dor de $100 mi­llo­nes al año.

El Sr. Go­re ayu­dó a ne­go­ciar el pri­mer gran acuer­do mun­dial so­bre el cli­ma, el Pro­to­co­lo de Kio­to. La in­ves­ti­ga­ción mues­tra que no hi­zo na­da pa­ra con­tro­lar las tem­pe­ra­tu­ras. Im­pá­vi­do, el Sr. Go­re apo­ya la mis­ma vie­ja so­lu­ción. la pe­lí­cu­la lo mues­tra par­ti­ci­pan­do en la reunión so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co en Pa­rís.

El cos­to del Tra­ta­do de Pa­rís as­cien­de a US$1-2 bi­llo­nes al año pa­ra 2030, y anual­men­te du­ran­te el res­to del si­glo, ma­yor­men­te en la pér­di­da del cre­ci­mien­to del PBI. Es­te se­rá el tra­ta­do más ca­ro de la his­to­ria. Sin em­bar­go, la UNFCCC es­ti­ma que si ca­da país hi­cie­ra ca­da sim­ple re­cor­te de car­bono pro­me­ti­do en el Tra­ta­do de Pa­rís en­tre 2016 y 2030 sin fu­gas de car­bono, las emi­sio­nes se re­du­ci­rán en 60 gi­ga­to­ne­la­das (Gt) pa­ra 2030. Pa­ra man­te­ner los as­cen­sos de tem­pe­ra­tu­ra por de­ba­jo de los 2°C, es am­plia­men­te acep­ta­do que de­be­mos re­du­cir las emi­sio­nes en ca­si 6,000 Gt CO₂e.

Go­re sos­tie­ne que el en­fo­que de Pa­rís em­pu­ja a las na­cio­nes y a las em­pre­sas ha­cia la ener­gía ver­de. Sin em­bar­go, es­ta­mos le­jos de es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra que el sol y el vien­to sean nues­tros re­cur­sos ener­gé­ti­cos. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía con­si­de­ra que so­lo el 0.6% de la ener­gía mun­dial es su­mi­nis­tra­da por ener­gía so­lar y eó­li­ca. In­clu­so con el Tra­ta­do de Pa­rís to­tal­men­te im­ple­men­ta­do, ob­ten­dre­mos me­nos del 3% en un cuarto de si­glo.

Gra­cias en gran par­te a los es­fuer­zos de Go­re, el mun­do si­gue en­fo­ca­do en sub­si­diar el des­plie­gue de tec­no­lo­gía in­efi­cien­te y po­co con­fia­ble, en lu­gar de in­ver­tir en in­no­va­ción pa­ra re­du­cir el pre­cio fu­tu­ro de la ener­gía ver­de. Esa es la ra­zón por la que el fi­lán­tro­po Bill Ga­tes y otros, in­clu­yen­do lí­de­res po­lí­ti­cos, acor­da­ron du­pli­car el gasto en I+D en el mar­co de la con­fe­ren­cia de Pa­rís. Es­te es un co­mien­zo im­por­tan­te, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción de mi gru­po de ex­per­tos, el Co­pen­ha­gen Con­sen­sus, mues­tra que un au­men­to de seis ve­ces en I+D ver­de es la me­jor ma­ne­ra de avan­zar.

La pe­lí­cu­la del Sr. Go­re se au­to­pro­cla­ma co­mo im­por­tan­te ya que ob­via­men­te “es co­rrec­to sal­var a la hu­ma­ni­dad”. El uso de tác­ti­cas de mie­do y cien­cia po­bre pa­ra apun­tar a las so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas fa­lli­das es una for­ma ex­tra­ña de ha­cer­lo

Lo que es más im­por­tan­te es que la re­ce­ta del Sr. Go­re - pa­ra Nue­va York y pa­ra el ca­len­ta­mien­to glo­bal - es­tá equi­vo­ca­da. Afir­ma que la res­pues­ta es­tá en los acuer­dos mun­dia­les so­bre el car­bono que cues­tan bi­llo­nes de dó­la­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.