Los lo­gros de Hon­du­ras en el Fes­ti­val de Can­nes

Sa­mi Ka­fa­ti es el pre­cur­sor de la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal. Su fil­me “No hay tie­rra si due­ño“com­pi­tió en Can­nes

Diario El Heraldo - - Siempre -

Si to­ma­mos los Os­car co­mo la gran fies­ta del ci­ne ame­ri­cano, aun­que su ga­la de pre­mia­ción toma di­men­sio­nes de aten­ción me­diá­ti­ca glo­bal, el Fes­ti­val de Can­nes es la gran fies­ta del ci­ne uni­ver­sal; es­te fes­ti­val man­tie­ne, den­tro de to­do pro­ce­so de se­lec­ción no exen­to a polémica, la más al­ta con­si­de­ra­ción y ex­pec­ta­ti­va de pres­ti­gio en el ci­ne mun­dial.

La idea que se tie­ne de Can­nes (to­da­vía) es de un fes­ti­val que vi­sua­li­za lo me­jor del ci­ne de ar­te o del ci­ne de au­tor. Es­ta no­ción ca­da vez se va di­fu­mi­nan­do más. Pues­to que es aho­ra, más que una pre­mia­ción al me­jor ci­ne del año, una pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de pro­yec­tos y de pro­mo­ción de fi­gu­ras cla­ve en la es­ce­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ac­tual.

Pa­ra re­su­mir la es­truc­tu­ra del fes­ti­val, po­de­mos co­men­tar que su sec­ción ofi­cial es­tá com­pues­ta por una se­lec­ción prin­ci­pal de pe­lí­cu­las que com­pi­ten por la Palma de Oro, el ma­yor ga­lar­dón.

A es­ta sec­ción se unen: Una cier­ta mi­ra­da y La quin­ce­na de rea­li­za­do­res, que son las dos ca­te­go­rías al­ter­na­ti­vas que, ade­más de lu­char por un pre­mio en ca­da ca­te­go­ría, pue­den tam­bién op­tar por el ga­lar­dón prin­ci­pal. Es­ta úl­ti­ma es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que des­de ha­ce mu­chos años no so­lo acep­ta quin­ce ci­neas­tas par­ti­ci­pan­tes sino que el nú­me­ro siem­pre es ma­yor; no obs­tan­te, se man­tie­ne el nom­bre de la sec­ción.

Ade­más de es­ta can­ti­dad de pe­lí­cu­las que se pre­sen­tan a com­pe­ti­ción, hay una se­rie de pro­yec­cio­nes ofi­cia­les que se pre­sen­tan “fue­ra de com­pe­ti­ción”. Es im­por­tan­te hoy en día sub­ra­yar el tér­mino ofi­cial, pues­to que el fes­ti­val se ha con­ver­ti­do tam­bién en la are­na de net­wor­king -re­des- más im­pre­sio­nan­te del mun­do del ci­ne y en es­ta par­te al­ter­na del fes­ti­val se rea­li­zan pro­yec­cio­nes de pe­lí­cu­las y ac­ti­vi­da­des de for­ma­ción y mer­ca­deo al­re­de­dor de es­tas; sin em­bar­go, hay que re­se­ñar que el he­cho de lle­var­se a ca­bo en el mar­co del fes­ti­val no in­di­ca que son par­te pro­pia­men­te del fes­ti­val en sí.

Hoy por hoy, Hon­du­ras y su ci­ne ha te­ni­do dos gran­des lo­gros en la his­to­ria de es­te fes­ti­val. Por un la­do, con­ta­mos con una pe­lí­cu­la que ha si­do se­lec­cio­na­da por el ju­ra­do pa­ra su com­pe­ti­ción ofi­cial en el año 2003: “No hay tie­rra sin due­ño”, del gran fun­da­dor del ci­ne na­cio­nal Sa­mi Ka­fa­ti, la que lu­chó ese año con­tra otras 24 pe­lí­cu­las en la sec­ción La quin­ce­na de los rea­li­za­do­res, la­men­ta­ble­men­te sin lle­var­se nin­guno de los pre­mios a los que op­ta­ba, sin em­bar­go, so­lo el he­cho de ha­ber si­do se­lec­cio­na­da en el fes­ti­val es pa­ra nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía un gran pre­mio. Con es­te lo­gro úni­co, po­de­mos de­cir que en la his­to­ria de Hon­du­ras ya con­ta­mos con una par­ti­ci­pa­ción ofi­cial en el Fes­ti­val de Can­nes, el re­to aho­ra es su­pe­rar lo lo­gra­do por Sa­mi.

Y es que “No hay tie­rra sin due­ño”, 1984-2003, es sin du­da al­gu­na el re­fe­ren­te prin­ci­pal del ci­ne hon­du­re­ño. Al día de hoy, no se ha po­di­do su­pe­rar el mag­ní­fi­co tra­ba­jo de Ka­fa­ti, ni en su es­té­ti­ca ni en el buen uso del len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

El ci­ne na­cio­nal si­gue cre­cien­do con la ex­pec­ta- ti­va de so­bre­pa­sar es­te ni­vel y en­con­trar un ca­mino a una nue­va par­ti­ci­pa­ción ofi­cial en Can­nes otor­ga­do es­te ho­nor por la ca­li­dad.

El otro lo­gro del ci­ne na­cio­nal que tie­ne que ver con Can­nes en su ver­tien­te de pro­mo­ción, más no de par­ti­ci­pa­ción ofi­cial, es lo con­se­gui­do re­cien­te­men­te por el jo­ven ci­neas­ta Ju­rek Ja­blo­nicky y su equi­po de pro­duc­ción, par­ti­ci­pan­do con el ex­ce­len­te cor­to­me­tra­je: “To­dos bai­la­ban”, en la pla­ta­for­ma de ex­hi­bi­ción di­gi­tal La es­qui­na del cor­to­me­tra­je, lo que per­mi­te en­trar en con­tac­to con agen­tes ac­ti­vos de la in­dus­tria del ci­ne uni­ver­sal, y con ello, es­ta­ble­cer re­des de tra­ba­jo que lle­ven a pro­po­ner co­pro­duc­cio­nes que si­gan ali­men­tan­do el cre­ci­mien­to de nues­tro ci­ne, con mi­ras a se­guir bus­can­do en­trar en los cir­cui­tos de es­tos fes­ti­va­les más pres­ti­gio­sos del mun­do.

Fe­li­ci­to la ini­cia­ti­va de es­tos pro­duc­to­res, es así co­mo

Sa­mi Ka­fa­ti con “No hay tie­rra sin due­ño”, 19842003, es el re­fe­ren­te prin­ci­pal del ci­ne hon­du­re­ño. En Hon­du­ras pa­ra ha­blar de la his­to­ria del ci­ne no se pue­de de­jar de men­cio­nar a su fun­da­dor: Sa­mi Ka­fa­ti. RE­FE­REN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.