Po­de­ro­so ca­ba­lle­ro

¿Quie­res ser ri­co? Pues no te afa­nes en au­men­tar tus bie­nes, sino en dis­mi­nuir tu co­di­cia

Diario El Heraldo - - Siempre - Es­te re­la­to na­rra un ca­so real. Se han cam­bia­do los nom­bres.

To­da­vía hoy, tan­tos años des­pués, Saúl se pre­gun­ta ¿có­mo fue que lo aga­rra­ron? Un día, nue­ve me­ses des­pués del en­tie­rro, los de­tec­ti­ves de la vie­ja Di­rec­ción Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DNIC) lle­ga­ron a su tra­ba­jo, pre­gun­ta­ron por él al je­fe de Per­so­nal –así se le lla­ma­ba en aquel tiem­po al di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos–, y es­te acom­pa­ñó a los po­li­cías a su cu­bícu­lo.

“Saúl –le di­jo–, es­tos se­ño­res quie­ren ha­blar con us­ted”.

Eran tres, al­tos, más bien enor­mes, y con ca­ra de po­cos ami­gos, e iban acom­pa­ña­dos por una mu­jer se­ria, lo que au­men­ta­ba su feal­dad, ba­ja, gor­da y de voz ron­ca, me­dio hom­bru­na. Era la fis­cal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

“¿Us­ted es el se­ñor Saúl…? –le pre­gun­tó, vién­do­lo a los ojos, men­cio­nan­do sus ape­lli­dos co­mo si los es­cu­pie­ra. “Sí –res­pon­dió él–, yo soy”. “Es­tá us­ted de­te­ni­do por su­po­ner­lo res­pon­sa­ble de los de­li­tos de pa­rri­ci­dio y frau­de en per­jui­cio de…”

Saúl dio un sal­to, abrió los ojos co­mo pla­tos y es­tu­vo a pun­to de des­ma­yar­se por­que la san­gre se de­tu­vo en sus ve­nas.

“¿Qué es lo que me es­tá di­cien­do?” –mur­mu­ró, mien­tras dos de­tec­ti­ves avan­za­ban ha­cia él, uno de ellos con las es­po­sas de ace­ro en una mano y el otro con la de­re­cha en la ca­cha de la pis­to­la.

“El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­ne su­fi­cien­tes ele­men­tos co­mo pa­ra con­si­de­rar­lo a us­ted el ase­sino de su es­po­sa –agre­gó la fis­cal–, he­cho acon­te­ci­do el día…”

Saúl no di­jo na­da, uno de los de­tec­ti­ves lo hi­zo gi­rar so­bre sus ta­lo­nes y le es­po­só las ma­nos ha­cia atrás.

“Tam­bién se le con­si­de­ra el au­tor in­te­lec­tual del frau­de con­tra la em­pre­sa de se­gu­ros…”

Saúl ya no es­cu­cha­ba. La voz de la fis­cal pa­re­cía sa­lir de ul­tra­tum­ba. “Tie­ne de­re­cho a guar­dar si­len­cio…” Saúl sa­lió de su cu­bícu­lo arras­tran­do los pies, con la ca­be­za ba­ja, tra­tan­do de es­con­der su ros­tro pá­li­do y de­ses­pe­ra­do de las mi­ra­das sor­pren­di­das de sus com­pa­ñe­ros. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués lo lle­va­ron an­te el juez y esa no­che lle­gó a la Pe­ni­ten­cia­ría Na­cio­nal de Va­ro­nes, de Támara. Allí pa­sa­ría los si­guien­tes dos años y me­dio, has­ta que se le lla­mó a jui­cio. Des­pués de un tiem­po, lo con­de­na­ron a vein­ti­nue­ve años y me­dio de pri­sión.

“Sal­dré de aquí de más de se­ten­ta años –di­ce, con hu­me­dad en los ojos–. Aun­que ja­más acep­té mi cul­pa, me de­mos­tra­ron en el jui­cio que yo hi­ce aque­llo… Pe­ro, lo que me si­go pre­gun­tan­do has­ta hoy es ¿có­mo me des­cu­brie­ron? ¿Có­mo fue que los de­tec­ti­ves de la DIC su­pie­ron que fui yo el que ma­tó a mi es­po­sa?”

Saúl ha­ce una pau­sa, toma un po­co de Pep­si die­té­ti­ca ya que su dia­be­tes es agre­si­va, y mi­ra ha­cia ade­lan­te, sin ver na­da en reali­dad.

“Lo pla­ni­fi­qué to­do muy bien –agre­ga–, y re­pa­sé ca­da de­ta­lle, ca­da de­ta­lle, pe­ro en al­go me equi­vo­qué… Y por eso es­toy aquí”.

Ca­lla y son­ríe, pe­ro su son­ri­sa es una mue­ca inex­pre­si­va, va­cía, que mues­tra una ra­ya pá­li­da for­ma­da por los la­bios del­ga­dos, ape­nas cu­bier­tos por el re­me­do de bi­go­te que cre­ce de­ba­jo de su na­riz.

“¿Có­mo me aga­rra­ron? –Ex­cla­ma, lue­go de sol­tar un sus­pi­ro–. Me gus­ta­ría sa­ber qué fue lo que hi­ce mal.”

Si­gue a es­to una pau­sa muy mar­ca­da. Arri­ba, el cie­lo azul, lleno de sol, mues­tra un día ma­ra­vi­llo­so; so­bre los mu­ros de blo­que se pi­co­tean al­gu­nos pá­ja­ros y aden­tro, en la cár­cel, mu­chos ros­tros se no­tan re­sig­na­dos.

“Na­da es más va­lio­so pa­ra el hom­bre que la sa­lud y la li­ber­tad” –di­ce Saúl, po­co des­pués.

“¿Por qué la ma­tó?” –le pre­gun­to, di­rec­ta­men­te.

Él ha­ce una pau­sa, me mi­ra por un mo­men­to y lue­go mue­ve la ca­be­za ha­cia otro la­do. Pien­sa. Or­de­na en su ca­be­za los pen­sa­mien­tos.

“Por es­tú­pi­do –con­tes­ta–. Por di­ne­ro… Por co­di­cio­so”. “¿Ya no la que­ría?” “Tal vez ya no. No me he pues­to a pen­sar en eso…”

La lla­ma­da. Eran las diez de la ma­ña­na cuan­do se re­ci­bió una lla­ma­da en el 119, el an­ti­guo nú­me­ro de emer­gen­cias de la Po­li­cía. Un hom­bre di­jo que en la ca­rre­te­ra al sur, arri­ba de El Ti­za­ti­llo, es­ta­ba una per­so­na muer­ta, en­vuel­ta en una co­bi­ja ro­ja. “¿Es­tá se­gu­ro que se tra­ta de una per­so­na, se­ñor?” –pre­gun­tó la ope­ra­do­ra. “Sí, se le ve la for­ma de las pier­nas y la ca­be­za”. “¿Es hom­bre o mu­jer?” “No sé –res­pon­dió el hom­bre–, el ca­dá­ver es­tá to­do en­vuel­to con la co­bi­ja. No se ve na­da”. bien la di­rec­ción del lu­gar…” El hom­bre ha­bló un po­co más con la ope­ra­do­ra y es­pe­ró a que lle­ga­ra la Po­li­cía.

La es­ce­na. Los pri­me­ros en lle­gar fue­ron dos po­li­cías mo­to­ri­za­dos; po­co des­pués lle­ga­ron dos pa­tru­llas de la Po­li­cía y más tar­de una de la DNIC, se­gui­do por la “muer­te­ra” de Me­di­ci­na Fo­ren­se.

Se tra­ta­ba de una mu­jer de al me­nos trein­ta y cin­co años, no muy al­ta, de piel tri­gue­ña cla­ra, pe­lo cor­to de co­lor ne­gro y ros­tro que de­bió ser agra­cia­do. Ves­tía un pan­ta­lón de te­la co­lor me­lón, una blu­sa ver­de aqua y cal­za­ba una so­la san­da­lia. En el de­do anu­lar iz­quier­do lle­va­ba un ani­llo de ma­tri­mo­nio, are­tes pe­que­ños de oro en los ló­bu­los de las ore­jas y una ca­de­ni­ta con un di­je en for­ma de flor en el cue­llo. En una de las bol­sas del pan­ta­lón se en­con­tra­ron tre­ce lem­pi­ras.

“A es­ta mu­jer la es­tran­gu­la­ron” –di­jo el mé­di­co.

“Los he­ma­to­mas en el ros­tro y en el pe­cho –agre­gó un de­tec­ti­ve de ho­mi­ci­dios– mues­tran que fue gol­pea­da an­tes de ma­tar­la, y pa­re­ce que se de­fen­dió de su ata­can­te por­que tie­ne dos uñas de las ma­nos que­bra­das, y hay ras­tros de lo que pu­die­ra ser san­gre en otras tres”. “Así es” –di­jo el fo­ren­se. “Se­gún pa­re­ce no la ma­ta­ron por ro­bar­le –aña­dió el de­tec­ti­ve–, por­que tie­ne las jo­yas con ella”.

“Tam­po­co fue mo­les­ta­da se­xual­men­te –agre­gó otro de­tec­ti­ve–; la ro­pa pa­re­ce in­tac­ta”.

“Eso lo va­mos a con­fir­mar en la mor­gue” –re­pli­có el mé­di­co.

“Qué la gen­te de Ins­pec­cio­nes Ocu­la­res re­gis­tre bien la zo­na –di­jo el pri­mer agen­te–; tal vez en­con­tre­mos la otra san­da­lia y el bol­so… Así va­mos a sa­ber quién es la víc­ti­ma”.

“No creo que en­con­tre­mos na­da aquí –di­jo un ter­cer de­tec­ti­ve–. La mu­jer fue ase­si­na­da en otra par­te”.

“Y una par­te muy ín­ti­ma” –di­jo el pri­mer de­tec­ti­ve. “No te en­tien­do”. “¿Ves la co­bi­ja con que la en­vol­vie­ron?” “Sí. ¿Qué hay con eso?” “No es una co­bi­ja –res­pon­dió del de­tec­ti­ve–, es una sá­ba­na”. “Es lo mis­mo”. “No, no es lo mis­mo”. “Y es una sá­ba­na ro­ja”. “¿Y eso qué?” “Si te fi­jás bien, es una sá­ba­na vie­ja, muy vie­ja, di­ría yo, y que ha si­do muy usa­da y, por tan­to, muy la­va­da tam­bién…” “No en­tien­do”. “Mi­ra­la bien”. “¿Qué?” La sá­ba­na era de co­lor ro­jo, es­ta­ba des­co­lo­ri­da por el uso y las nu­me­ro­sas la­va­das y, en al­gu­nas par­tes, mos­tra­ba des­gas­te. En una par­te te­nía un agu­je­ro pe­que­ño, y el de­tec­ti­ve lo se­ña­ló con un ín­di­ce.

“Es­te agu­je­ro fue he­cho por la bra­sa de un ci­ga­rro –di­jo–; al­guien es­ta­ba fu­man­do en la ca­ma, la bra­sa ca­yó y que­mó la sá­ba­na. Se pue­den ver los bor­des ne­gros to­da­vía”.

“Una sá­ba­na así so­lo pue­de ser pro­pie­dad de una fa­mi­lia po­bre”.

“No ne­ce­sa­ria­men­te –ata­jó el de­tec­ti­ve–. Es ro­ja, y no es co­mún que en las ca­sas se ten“De­me

Al­guien in­te­li­gen­te –res­pon­dió el de­tec­ti­ve–; me­jor di­cho, al­guien que se cree muy in­te­li­gen­te y que, a mi pa­re­cer, pla­ni­fi­có es­to des­de ha­ce mu­cho”.

gan sá­ba­nas ro­jas. Más bien, creo que es­ta sá­ba­na es de al­gún mo­tel”.

“¡Ese es el lu­gar ín­ti­mo don­de ma­ta­ron a la mu­jer!” “Es po­si­ble”. “Los mo­te­les mar­can sus sá­ba­nas y sus toa­llas, pa­ra que los clien­tes no se las ro­ben”.

“Así es –con­vino el de­tec­ti­ve–, pe­ro si nos fi­ja­mos bien, a es­ta le arran­ca­ron la par­te don­de de­bió es­tar el nom­bre del mo­tel”.

Le­van­tó la sá­ba­na, aga­rrán­do­la con dos de­dos, y mos­tró una es­qui­na a la que le fal­ta­ba un pe­da­zo trian­gu­lar.

“Fue cor­ta­da con ti­je­ra –di­jo, des­pués–, se­gu­ra­men­te pa­ra qui­tar las se­ñas del mo­tel”. “¿Quién pu­do ha­cer eso?” “Al­guien in­te­li­gen­te –res­pon­dió el de­tec­ti­ve–; me­jor di­cho, al­guien que se cree muy in­te­li­gen­te y que, a mi pa­re­cer, pla­ni­fi­có es­to des­de ha­ce mu­cho”.

“¿Cuán­to tie­ne de muer­ta la mu­jer, doc­tor?” –pre­gun­tó el agen­te, un se­gun­do des­pués.

“En­tre diez y quin­ce ho­ras” –di­jo el mé­di­co.

“En­ton­ces po­dría­mos de­cir que fue ase­si­na­da a eso de las ocho de la no­che de ayer”. “Es po­si­ble”. “Bien”.

Isa­be­lla. Te­nía trein­ta y seis años, era maes­tra y ma­ne­ja­ba una em­pre­sa de su pro­pie­dad, pe­que­ña pe­ro ren­ta­ble. Te­nía tres hi­jos de su pri­mer ma­tri­mo­nio, el que ape­nas du­ró el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra te­ner dos par­tos, uno de ge­me­los y el de una ni­ña. Años des­pués, diez pa­ra ser exac­tos, se abu­rrió de es­tar so­la y se ca­só con Saúl, enamo­ra­da y con­ven­ci­da de que aquel era, no so­lo el hom­bre de su vi­da, sino tam­bién, el me­jor pa­dre que pu­die­ra en­con­trar pa­ra sus hi­jos. Pe­ro tres años des­pués, Saúl la ma­tó.

“Cha­be­li­ta se que­dó en la tien­da des­pués de ce­rrar –le di­jo a la Po­li­cía una de sus em­plea­das–; era su cos­tum­bre por­que el es­po­so siem­pre ve­nía por ella y se iban jun­tos pa­ra la ca­sa… No sé qué pa­só ano­che con ella”.

“Yo no lle­gué a traer­la ayer –di­jo Saúl–, por­que cuan­do ve­nía por el ae­ro­puer­to un ta­xis­ta me qui­tó el de­re­cho de vía y me caí con la mo­to… Mi­re có­mo que­dé de ras­pa­do”.

Saúl te­nía he­ri­das en los bra­zos y en el ros­tro, la mo­to­ci­cle­ta es­ta­ba en la ca­sa, se­mi­des­trui­da, y agre­gó que no pu­do lla­mar y avi­sar­le a su es­po­sa por­que per­dió el co­no­ci­mien­to por va­rios mi­nu­tos y tar­dó en re­cu­pe­rar­se. Cuan­do lle­ga­ron los pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja, ya se sen­tía me­jor y no qui­so que lo lle­va­ran al hos­pi­tal. Sin em­bar­go, se que­dó unos mi­nu­tos más en el si­tio del ac­ci­den­te.

“¿Có­mo lle­gó a su ca­sa?” –le pre­gun­tó el de­tec­ti­ve. “Un se­ñor me ayu­dó a traer la mo­to en su pick-up”. “Ya”. “¿Es­ta­ba en la ca­sa su es­po­sa cuan­do us­ted lle­gó?” “No, pe­ro no me preo­cu­pé por­que ella, al ver que no lle­ga­ba a traer­la, se ven­dría so­la. Yo es­ta­ba muy ado­lo­ri­do y me acos­té a dor­mir des­pués de lim­piar­me so­lo los ras­po­nes…” “¿A qué ho­ra se dio cuen­ta de que su es­po­sa no ha­bía lle­ga­do a la ca­sa?” “Co­mo a las dos de la ma­ña­na… No, fue co­mo a las once… No sé, no es­toy se­gu­ro, pe­ro en­ton­ces la lla­mé y no me con­tes­tó… Y sa­lí a bus­car­la a la tien­da”. “¿Qué en­con­tró en la tien­da?” “Es­ta­ba ce­rra­da”. “¿Te­nía vehícu­lo su es­po­sa?” “No, so­lo te­ne­mos uno, el bu­si­to que es­tá afue­ra, pe­ro yo la iba a de­jar a la es­cue­la en la ma­ña­na y ella se iba pa­ra la tien­da al me­dio­día… En la no­che yo la iba a traer en la mo­to”. “¿Sa­be us­ted quién pu­do ase­si­nar a su es­po­sa?” “No sé, se­ñor… No te­ne­mos ene­mi­gos”.

Pe­ro no me preo­cu­pé por­que ella, al ver que no lle­ga­ba a traer­la se ven­dría so­la. Yo es­ta­ba muy ado­lo­ri­do y me acos­té a dor­mir des­pués de lim­piar­me so­lo los ras­po­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.