Con­de­na Mien­tras el pue­blo ve­ne­zo­lano huye por mi­llo­nes, Ma­du­ro can­ta “Des­pa­ci­to”. Des­pa­ci­to se hun­de su mun­do mien­tras cre­ce el do­lor de to­do un pue­blo que ya no pue­de más

Diario El Heraldo - - Siempre -

pre­de­ci­ble es que el caos y la cri­sis se agu­di­za­rán ca­da día más mien­tras Ma­du­ro si­ga en el po­der.

Si uno via­ja a Bue­nos Ai­res, Li­ma, San­tia­go de Chi­le o a cual­quier ciu­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na, la ima­gen es la mis­ma en to­das las ciu­da­des: mi­les de ve­ne­zo­la­nos pue­blan las ca­lles cén­tri­cas de es­tas ur­bes re­bus­cán­do­se la vi­da, bien sea ven­dien­do are­pas venezolanas, ofre­cién­do­te mil y una co­sas o sim­ple­men­te va­gan­do en bus­ca de un des­tino me­jor. Sál­ve­se quien pue­da de la Ve­ne­zue­la so­cia­lis­ta, el país ya no da pa­ra más y el me­jor ca­mino es mar­char­se pa­ra siem­pre. Qué tris­te­za que la na­ción que an­ta­ño re­ci­bie­ra a mi­llo­nes de extranjeros de to­das las na­cio­na­li­da­des -pe­ro es­pe­cial­men­te ita­lia­nos, es­pa­ño­les, por­tu­gue­ses y co­lom­bia­nos- hoy sea el me­jor mo­de­lo de có­mo con­du­cir a un país al ma­yor co­lap­so so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en el me­nor es­pa­cio de tiem­po y con las po­lí­ti­cas más errá­ti­cas en to­dos los as­pec­tos ja­más vis­to.

¿Y có­mo ha si­do po­si­ble lle­gar a es­te es­ta­do de co­sas? Muy fá­cil: si in­ter­vie­nes en la eco­no­mía to­tal­men­te, im­po­nien­do pre­cios, ce­rran­do los mer­ca­dos, ahu­yen­tan­do las in­ver­sio­nes, es­ta­ble­cien­do fic­ti­cios cam­bios de mo­ne­da y ex­pro­pian­do pro­pie­da­des agrí­co­las e in­dus­tria­les, tal co­mo hi­cie­ron los Chá­vez, Ma­du­ro y com­pa­ñía, en muy po­co tiem­po la eco­no­mía aca­ba co­lap­san­do, na­die ya in­vier­te ni em­pren­de en na­da y la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca se vie­ne aba­jo. Las re­ce­tas del “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”, co­mo lla­ma­ba Hu­go Chá­vez a su fra­ca­sa­do re­ce­ta­rio, ya ha­bían si­do pues­tas en mar­cha en la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca y en to­da la Eu­ro­pa ex­co­mu­nis­ta con los con­sa­bi­dos fra­ca­sos y los desas­tro­sos re­sul­ta­dos que to­do el mun­do co­no­ce sin ne­ce­si­dad de ser un ave­za­do eco­no­mis­ta. Tan so­lo se sal­va­ron de ese ab­so­lu­to desas­tre, en cier­ta me­di­da, paí­ses co­mo Hun­gría y Yu­gos­la­via, que man­tu­vie­ron un sis­te­ma de eco­no­mía mix­ta, en que el Es­ta­do con­ser­va­ba ca­si to­dos los me­dios de pro­duc­ción, pe­ro per­mi­tió al­gu­nas for­mas de eco­no­mía pri­va­da en el co­mer­cio, el tu­ris­mo y el cam­po, ha­cien­do que en el sis­te­ma flu­ye­ran los ca­pi­ta­les y los pro­duc­tos al mar­gen de los rí­gi­dos con­tro­les im­pues­tos por el Es­ta­do. Pe­ro, en de­fi­ni­ti­va, el sis­te­ma nun­ca fun­cio­nó bien y las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas de ca­si to­das es­tas na­cio­nes lo sa­bían.

Chá­vez, co­mo ca­si to­dos los lí­de­res de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na en el con­ti­nen­te, en­tre los que des­ta­can Evo Mo­ra­les y Ra­fael Co­rrea, lle­va­dos por su pul­sión ideo­ló­gi­ca y su odio ha­cia las ideas po­lí­ti­cas y con­cep­tos ideo­ló­gi­cos que ve­nían de Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos, co­me­tie­ron el pe­ca­do ca­pi­tal de des­de­ñar los mo­de­los exi­to­sos de la iz­quier­da eu­ro­pea, co­mo lo fue­ron el Es­ta­do de Bie­nes­tar de los paí­ses nór­di­cos, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do, y que­rer ver en la Cuba de los Cas­tro el gran pa­raí­so so­ña­do, una suer­te de El Do­ra­do lla­ma­do a re­fun­dar en un le­gen­da­rio y mí­ti­co reino el so­cia­lis­mo cuar­te­le­ro y mi­li­ta­ris­ta de la pa­re­ja dic­ta­do­ra cu­ba­na que arra­só y des­tru­yó (qui­zá pa­ra siem­pre) a esa is­la.

Ma­du­ro bai­la des­pa­ci­to

El re­sul­ta­do, co­mo era ló­gi­co, era el de es­pe­rar: la des­truc­ción to­tal de la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na y la crea­ción de un mo­de­lo po­lí­ti­co dic­ta­to­rial, to­ta­li­ta­rio y ajeno ab­so­lu­ta­men­te a la mo­der­ni­dad, al mun­do de la ló­gi­ca, la ra­zón y el sen­ti­do co­mún. Mo­ra­les y Co­rrea, al con­tra­rio que Chá­vez y Ma­du­ro, man­tu­vie­ron la eco­no­mía pri­va­da sin ape­nas in­ter­ven­cio­nes del Es­ta­do y no hi­cie­ron tan­tas es­tu­pi­de­ces, en ge­ne­ral, con el ma­ne­jo de sus eco­no­mías, sal­van­do a am­bos paí­ses del co­lap­so de sus sis­te­mas.

Hoy, cuan­do ve­mos a esos mi­les de ve­ne­zo­la­nos de­ses­pe­ra­dos hu­yen­do de sus país con ape­nas al­gu­nas de sus per­te­nen­cias, aban­do­nan­do a la de­ses­pe­ra­da la pa­tria que pu­do ser y que qui­zá ya nun­ca se­rá, po­de­mos com­pren­der la per­ver­si­dad que en­cie­rra una ideo­lo­gía fu­nes­ta, per­tu­bar­do­ra en to­dos los ór­de­nes y ab­so­lu­ta­men­te fra­ca­sa­da en to­dos los lu­ga­res allá don­de fue pues­ta en prác­ti­ca. En nom­bre de es­tas ideas tras­no­cha­das, y con el fin de sen­tar cá­te­dra pa­ra lu­char con­tra el “im­pe­rio” y la “de­re­cha pa­ra­si­ta­ria”, ya con la ideo­lo­gía des­di­bu­ja­da y so­la­men­te con el an­he­lo de man­te­ner­se en el po­der, el ré­gi­men de Ma­du­ro tra­ta de so­bre­vi­vir pa­ra sal­var a una cas­ta aje­na e im­per­tur­ba­ble al do­lor de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos.

Así, una vez caí­da la ca­re­ta per­ver­sa y ca­ri­ca­tu­res­ca del “so­cia­lis­mo del si­glo XXI” con el que pre­ten­dían sal­var al mun­do, tan so­lo ha que­da­do la mas­ca­ra­da que en­vuel­ve la cru­da reali­dad de una nar­co­dic­ta­du­ra sal­va­je, cruel y bru­tal en la que su má­xi­mo lí­der, el dic­ta­dor Ma­du­ro, se va pa­re­cien­do más y más al Ne­rón de sus úl­ti­mos días, ca­rac­te­ri­za­do por su ex­tra­va­gan­cia, sus pa­to­cha­das y gus­to por la ti­ra­nía. Mien­tras Ca­ra­cas ar­de, con­su­mi­da en el te­rror y en el ho­rror de su pro­pio ré­gi­men, Ma­du­ro bai­la co­mo Ne­rón, gri­ta co­mo Hitler y ges­ti­cu­la co­mo Mus­so­li­ni. Es un vul­gar pa­tán de fe­ria. Na­da hay de gran­de en él sal­vo su de­li­rio. Mien­tras el pue­blo ve­ne­zo­lano huye por mi­llo­nes, él can­ta “Des­pa­ci­to”. Des­pa­ci­to se hun­de su mun­do mien­tras cre­ce el do­lor de to­do un pue­blo que ya no pue­de más que huir por­que su ira y do­lor -in­con­men­su­ra­bles am­bos- ya se con­su­mie­ron ha­ce años

Mi­les de ve­ne­zo­la­nos aban­do­nan su pa­tria con ape­nas lo que pue­den car­gar pa­ra huir de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.