Per­feC­to enamo­ra­do

Diario El Heraldo - - País Regional - CO­MA­YA­GUA 2 3

Je­fe re­gio­nal de Co­pe­co

“Hi­ci­mos la en­tre­ga de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a las co­mu­ni­da­des de los tres mu­ni­ci­pios afec­ta­dos. Nos man­te­ne­mos en aler­ta pa­ra cual­quier otra emer­gen­cia”. “Pa­pi, cuí­de­me la ni­ña” fueron las úl­ti­mas pa­la­bras que pro­nun­ció Her­nán Sor­to Ca­rran­za an­tes de mo­rir jun­to a su her­ma­na An­to­nia Pal­ma, des­pués que la mo­to­ta­xi en la que se con­du­cían fue arras­tra­da por una ava­lan­cha de lo­do en la co­mu­ni­dad de Ba­ña­de­ros el pa­sa­do sá­ba­do.

“Cuan­do Fran­klin en­cuen­tra a su hi­jo Her­nán lo le­van­ta con ayu­da de otras per­so­nas y lo pri­me­ro que le di­jo fue ‘Pa­pi, cuí­de­me la ni­ña’”, re­la­tó Ma­ría Ca­rran­za, tía de los fa­lle­ci­dos.

Y es que Her­nán Sor­to, de 19 años, de­ja una ni­ña de un año, la cual que­da al cui­da­do de su ma­dre y abue­los.

Pa­ra fa­mi­lia­res y ami­gos, Fran­klin y An­to­nia eran dos jó­ve­nes que te­nían mu­chas ga­nas de vi­vir y de lu­chan­do pa­ra sa­lir ade­lan­te.

“Ellos no me­re­cían mo­rir, te­nían mu­chas ga­nas de vi­vir, An­to­nia tra­ba­ja­ba en una ca­sa y Her­nán an­da­ba con­du­cien­do una mo­to­ta­xi, y eran muy que­ri­dos por to­dos no­so­tros”, di­jo Roberto Car­los Ca­rran­za pri­mo de las víc­ti­mas.

Se­gún ver­sio­nes de fa­mi­lia­res, cuan­do los jó­ve­nes tra­ta­ban de re­gre­sar a su ho­gar ha­bían va­rias pie­dras ti­ra­das en el ca­mino, en­ton­ces An­to­nia se ba­jó de la uni­dad pa­ra qui­tar los obs­tácu­los y li­be­rar el ca­mino. Jus­to cuan­do la jo­ven se subió de nue­vo en el vehícu­lo ca­yó otra ava­lan­cha que los arras­tró ha­cia la que­bra­da de la co­mu­ni­dad de Ba­ña­de­ros.

Mi­nu­tos des­pués del ac­ci­den­te, los ha­bi­tan­tes que ob­ser­va­ron lo su­ce­di­do ini­cia­ron las la­bo­res de res­ca­te de los jó­ve­nes.

En cues­tión de mi­nu­tos los po­bla­do­res lo­gra­ron res­ca­tar con vi­da a los her­ma­nos, sin em­bar­go, mien­tras eran tras­la­da­dos pa­ra re­ci­bir aten­ción mé­di­ca fa­lle­cie­ron, ya que no

Se­pe­lio Los dos her­ma­nos fueron des­pe­di­dos por de­ce­nas de per­so­nas, en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res, que no sa­lían de su asom­bro an­te la trá­gi­ca muer­te de los mu­cha­chos que mu­chos vie­ron cre­cer en la co­mu­ni­dad de Planes de Ale­jan­dro.

An­tes de se­pul­tar los cuer­pos se reali­zó una mi­sa en la igle­sia San­ta Ana, ubi­ca­da en el cas­co ur­bano del mu­ni­ci­pio de La Li­ber­tad, a las 8:00 de la ma­ña­na.

En pri­me­ra fi­la, en­vuel­tos en un mar de lá­gri­mas, se en­con­tra­ban los pa­dres de los mu­cha­chos, Fran­klin Sor­to Ca­rran­za y Tri­ni­dad Pal­ma, quie­nes no brin­da­ron de­cla­ra­cio­nes y so­lo ma­ni­fes­ta­ron que aún lu­cha­ban por acep­tar la pér­di­da de sus dos hi­jos ma­yo­res.

Una ho­ra des­pués del ac­to re­li­gio­so se reali­zó el re­co­rri­do fú­ne­bre, que fue acom­pa­ña­do por cien­tos de po­bla­do­res, ha­cia el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal, don­de se ha­bía pre­pa­ra­do una tum­ba pa­ra de­po­si­tar am­bos cuer­pos.

Lí­de­res re­li­gio­sos cer­ca­nos a la fa­mi­lia ofre­cie­ron unas pa­la­bras de alien­to espiritual a los fa­mi­lia­res an­te la irre­pa­ra­ble pér­di­das de los her­ma­nos que, se­gún re­la­ta­ron, eran in­se­pa­ra­bles des­de muy pe­que­ños

(1) Una mul­ti­tud es­pe­ra­ba en al igle­sia San­ta Ana pa­ra re­ci­bir los cuer­pos pre­vio a los ac­tos fú­ne­bres. (2) Los po­bla­do­res de La Li­ber­tad acom­pa­ña­ron a la fa­mi­lia du­ran­te el se­pe­lio. (3) En el en­tie­rro don Tri­ni­dad Pal­ma, pa­dre de los mu­cha­chos, no pu­do con­te­ner su do­lor. Em­plea­da do­més­ti­ca Con­duc­tor de mo­to­ta­xi

De­jó una be­bé de un año a car­go de su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.