El se­mi­na­ris­ta de los ojos ro­jos

Diario El Heraldo - - Cuentos Cortos -

l mo­na­gui­llo se mo­vió in­tran­qui­lo fren­te a la fe­li­gre­sía, ob­ser­van­do a la agra­cia­da mu­cha­cha arro­di­llar­se con de­vo­ción en la grada fren­te a él, y es­pió fur­ti­vo de có­mo ella ar­quea­ba te­nue­men­te la es­pal­da y los co­lo­chos do­ra­dos le caían va­po­ro­sos so­bre sus hom­bros… ¡El es­co­te, ay, ay, ay…!, mas­cu­lló el acó­li­to pa­ra sus aden­tros. «¿Por qué te­nía que lu­cir de ma­ne­ra tan per­ver­sa la inocen­te ni­ña, jus­to en el mo­men­to de la con­sa­gra­ción?»

Ca­da do­min­go era su pro­vi­den­cia. Ca­da día de guar­dar el se­mi­na­ris­ta com­pla­cía su mor­bo ojean­do a la so­bri­na del obis­po en la mi­sa del me­dio­día. No po­día sos­la­yar­lo. Le em­be­le­sa­ba de có­mo se en­ga­la­na­ba aque­lla cria­tu­ra del re­ba­ño, exal­tán­do­le el con­tras­te de su piel mar­fil con la cha­li­na tur­que­sa de ti­sú y cua­les­quier otro atuen­do que la jo­ven lu­cie­se, aun­que su fe­ti­che más en­lo­que­ce­dor era aquel cru­ci­fi­jo de fi­li­gra­na de oro pe­ruano que col­ga­ba alu­ci­na­da­men­te por en­ci­ma de la oque­dad pe­ca­mi­no­sa de sus se­nos.

Du­ran­te to­da la se­ma­na des­ma­ya­ba tra­ba­jan­do en las la­bo­res del claus­tro pa­ra ex­piar sus ten­ta­cio­nes. Dor­mía mal, se fla­ge­la­ba y lu­cía to­do el tiem­po los ojos in­yec­ta­dos en san­gre, de­di­can­do cual­quier tiem­po flo­jo a la ple­ga­ria en su cel­da de clau­su­ra. Pe­se a to­do, aun por­tan­do un fe­roz si­li­cio no lo­gra­ba apar­tar de su men­te las vi­sio­nes de la pa­rien­te del pre­la­do. De aquel hue­co os­cu­ro en el es­co­te que lo con­du­ci­ría has­ta Me­fis­tó­fe­les… ¿o a ríos de agua y mie­les?

«¡Pe­ro mi Mi­cae­la sa­gra­da, Dios mío, ale­ja­te…, que que­bran­táis mis vo­tos...!» Ha­bía re­ne­ga­do es­ta vez al ver­la acu­dir al cul­to, sa­cu­dien­do fre­né­ti­ca­men­te la cam­pa­ni­lla has­ta que el sa­cer­do­te lo ad­vir­tió con la mi­ra­da.

No obs­tan­te, sin im­por­tar­le el es­car­mien­to se­ma­nal, él se ob­se­sio­na­ba por ofi­ciar de sa­cris­tán to­dos los do­min­gos en mi­sa de do­ce. Co­no­cía que en mai­ti­nes asis­tían so­la­men­te bea­tas, se­ño­ras re­cién ama­ne­ci­das, mien­tras que al cul­to de me­dio­día con­cu­rrían las mujeres más gua­pas de la ciu­dad, jó­ve­nes y no, em­pe­ri­fo­lla­das y trans­pi­ra­das…, que agi­ta­ban sus de­li­rios mun­da­nos cuan­do asis­tían al tem­plo. Des­pués de ad­mi­rar a Mi­cae­la pa­só la mi­ra­da por las pri­me­ras ban­cas en bus­ca de sus otras atrac­cio­nes: Las pan­to­rri­llas pu­li­das de la maes­tra es­co­lar, las sol­te­ro­nas Mar­tí­nez que ja­más ves­tían enaguas, Gre­tel la hi­ja de don Gunt­her con sus te­tas ru­bi­cun­das por re­ven­tar, sen­ta­da a la za­ga de las huér­fa­nas en flor de las ma­tro­nas le­gio­na­rias, ¡Dios san­to!, to­bi­llos a mon­tón, la nu­ca de la pa­les­ti­na con su sen­de­ro de ve­llos ba­jan­do has­ta los pa­raí­sos prohi­bi­dos de su cuer­po sin sol y los ojue­los en las ro­di­llas de Fa­bio­la..., y de­más alu­ci­na­cio­nes que re­ver­be­ra­ban en su men­te pe­ca­mi­no­sa en la mo­nó­to­na ac­ti­vi­dad li­túr­gi­ca de la Ca­te­dral.

Du­ran­te la eu­ca­ris­tía vi­vía su má­xi­ma an­gus­tia. Mien­tras trans­cu­rría la li­tur­gia el aco­li­to, de ro­di­llas, di­vi­sa­ba par­cial­men­te al pú­bli­co en­tre las co­lum­nas de la ba­ran­di­lla que se­pa­ra­ba el pres­bi­te­rio; em­pe­ro, du­ran­te la co­mu­nión las da­mas se acer­ca­ban al co­mul­ga­to­rio y ese era el mo­men­to de su to­tal des­plo­me espiritual. Las de­vo­tas se arro­di­lla­ban en la es­ca­li­na­ta fren­te al sa­cer­do­te y el mo­na­gui­llo su­da­ba a cho­rros por­tan­do la ba­tea ce­re­mo­nial.

«Va­de re­tro, Sa­tán...», im­plo­ra­ba arru­gan­do los ojos en ca­da hos­tia que en­tre­ga­ba el sa­cer­do­te.

Pe­ro al aga­char el cuer­po pa­ra co­lo­car la pa­te­na ba­jo la bar­bi­lla de las da­mas, cuan­do es­tas se so­me­tían fer­vo­ro­sas pa­ra que el cu­ra les brin­da­ra la hos­tia, los es­co­tes de las fe­li­gre­sas se dis­ten­dían en to­das for­mas in­si­nuan­do y mos­tran­do su in­te­rior pe­ca­mi­no­so, abrién­do­se los es­pa­cios pa­ra que el fo­go­so aco­li­to con­tem­pla­ra un flo­ri­le­gio de bus­tos ja­más pin­ta­dos por Bot­ti­ce­lli ni Ros­set­ti, su­mi­sas, una mu­jer al par de la otra, des­po­sa­das o don­ce­llas, en­se­ñan­do sus bon­da­des con la mi­ra­da ga­cha y las blu­sas por es­ta­llar.

Me­da­llo­nes y es­ca­pu­la­rios en­tre ju­go­sos re­ga­zos, te­tas obs­ce­nas o bro­tes inocen­tes, ca­ma­feos, Luz­bel azu­zan­do su las­ci­via, ro­se­to­nes y tensos pe­zo­nes a vuel­ta de la es­qui­na, re­li­ca­rios su­do­ro­sos, ca­de­nas de oro, pe­dre­ría pre­cio­sa y el mis­mo Mo­loch hur­gan­do al san­to, y to­do aquel con­jun­to de afei­tes, aro­mas y bál­sa­mos exó­ti­cos que se ele­va­ban has­ta sus fo­sas na­sa­les, pe­ne­trán­do­le el al­ma has­ta los tra­mos más os­cu­ros del pe­ca­do car­nal.

«Mi­cae­la, ¡Dios ben­di­to!», Alu­ci­na­ba él aco­li­to al ver­la in­ge­rir la hos­tia en­tre sus la­bios ro­sa. «Mi­cae­la de mis que­bran­tos... Con tu cor­pi­ño na­ca­ra­do en­tre to­das las mujeres, ten­tán­do­me con el pe­ca­do pal­pa­ble de tu fi­gu­ra y el aro­ma a sán­da­lo que de­jas al pa­sar...».

Al con­cluir el ofi­cio, un ins­tan­te des­pués de la ben­di­ción del sa­cer­do­te, Mi­cae­la se mar­cha­ba al­ti­va en­tre las de­más pa­rro­quia­nas me­nean­do su cán­di­da si­lue­ta, mien­tras el se­mi­na­ris­ta, de nue­vo, de­sen­ga­ña­do, vol­vía con sus ojos en­ro­je­ci­dos al claus­tro gris del mo­nas­te­rio con sus fan­ta­sías re­ver­de­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.