En­tre lí­neas Ve­ne­zue­la, ¿le­ña pa­ra el in­cen­dio glo­bal?

Diario El Heraldo - - Opinión -

El pe­li­gro más gra­ve de la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na es que se glo­ba­li­ce por com­ple­to y aca­be sien­do ne­go­cia­da por las po­ten­cias y las pe­tro­le­ras que go­bier­nan la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía mun­dia­les.

En ese ti­po de ne­go­cia­cio­nes –len­tas y cos­to­sas en to­do sen­ti­do-, los paí­ses due­ños del pe­tró­leo, y sus re­gio­nes, son ac­to­res de re­par­to que ape­nas in­flu­yen en el des­tino y lu­cro de sus re­cur­sos. A ve­ces, co­mo en el Me­dio Orien­te, el pre­cio del dra­ma lo pa­gan con sa­cri­fi­cios ex­tre­mos las po­bla­cio­nes y sus paí­ses.

Un agra­van­te ma­yor del gran pe­li­gro es que to­dos los de­dos se­ña­lan a Ma­du­ro, co­mo si él fue­se, a la vez, el pro­ble­ma y la so­lu­ción. Es­to ha ideo­lo­gi­za­do el con­flic­to más allá de to­da sen­sa­tez, co­mo si fue­se un due­lo de iz­quier­da con­tra de­re­cha. En ese cli­ma de la gue­rra fría, no ha­brá so­lu­ción al­gu­na.

En­tre “que si­ga Ma­du­ro, a cual­quier pre­cio”, y “que sal­ga Ma­du­ro, a cual­quier pre­cio”, que­dan atra­pa­dos los ver­da­de­ros in­tere­ses de Ve­ne­zue­la y de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ma­du­ro es par­te de la ecua­ción, pe­ro no es la equis que ha­ce fal­ta des­pe­jar, en la que es­tán el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la, su so­be­ra­nía pe­tro­le­ra y la es­ta­bi­li­dad de nues­tra re­gión.

La idea de man­te­ner el go­bierno con­tra la hos­ti­li­dad del mun­do, re­fle­ja ilu­sión de­ses­pe­ra­da, más que cálcu­lo po­lí­ti­co.

Se es­pe­ra el re­gre­so de los al­tos pre­cios del pe­tró­leo, que fi­nan­cia­rían la eter­ni­dad del ré­gi­men, mien­tras Ru­sia y Chi­na man­ten­drían a flo­te la na­ve.

Pe­ro Ru­sia y Chi­na no son án­ge­les sal­va­do­res, sino es­ta­dos que bus­can be­ne­fi­cios y más po­der, co­mo to­do estado. Quie­ren su par­te de las ma­yo­res re­ser­vas pe­tro­le­ras del mun­do y li­mi­tar el ac­ce­so a las mis­mas de Es­ta­dos Uni­dos y de Eu­ro­pa. Es po­lí­ti­ca mun­dial, no el in­ter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio del si­glo pa­sa­do, que so­la­men­te Cu­ba to­mó en se­rio. Así, Ma­du­ro po­dría com­prar tiem­po, pe­ro Ve­ne­zue­la perdería su re­cur­so.

Si el ré­gi­men ca­ye­ra, a cual­quier pre­cio, que­da­rían sin res­pues­ta pre­gun­tas cru­cia­les: ¿Quién con­ver­ti­ría una opo­si­ción dis­per­sa y di­vi­di­da en un go­bierno de acep­ta­ción ge­ne­ral, que re­cu­pe­re una eco­no­mía arrui­na­da y or­de­ne una si­tua­ción caó­ti­ca? ¿Quién di­ri­gi­ría tal pro­ce­so, con el res­pe­to de la gen­te y de los po­de­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros? La opo­si­ción tie­ne va­lien­tes lí­de­res de ba­rri­ca­das, pe­ro no ha apa­re­ci­do to­da­vía el con­duc­tor de pue­blos y es­ta­dis­ta que con­jun­te vo­lun­ta­des e in­tere­ses en me­dio del caos y la anar­quía.

To­das las res­pues­tas y ac­cio­nes co­rres­pon­den a los ve­ne­zo­la­nos, con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de Amé­ri­ca La­ti­na, que no tie­ne me­jor ins­ti­tu­ción que la OEA pa­ra ha­cer esa ta­rea.

Sí, es cier­to, la OEA es dé­bil y al­go re­mo­lo­na. Pe­ro es lo que hay, y co­mo la re­gión, de­be re­co­ger su ban­de­ra y en­ca­be­zar es­ta lu­cha. Es tiem­po de que ma­du­re y se ha­ga res­pe­tar por sus ac­tos, no por sus pa­la­bras, co­mo de­be­ría­mos ha­cer to­dos en es­tas tie­rras que to­da­vía son de es­pe­ran­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.