Co­noz­ca to­do sobre la ce­gue­ra ca­ni­na

si­len­cio­so que de­be iden­ti­fi­car

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

La ce­gue­ra en los pe­rros po­dría apa­re­cer en cual­quier eta­pa de su vi­da. Pue­de es­tar pre­sen­te des­de su na­ci­mien­to, su­ce­der re­pen­ti­na­men­te a causa de una le­sión o en­fer­me­dad, o apa­re­cer gra­dual­men­te con­for­me la mas­co­ta en­ve­je­ce; no obs­tan­te, es­te pro­ble­ma pue­de ser iden­ti­fi­ca­do pa­ra que el tra­ta­mien­to sea opor­tuno y así evi­tar un mal ma­yor.

Pue­de ocu­rrir que su pe­rro lle­ve un tiempo per­dien­do su vi­sión, pe­ro, co­mo aún con­ser­va par­te de es­ta, no apre­cia na­da en ese mo­men­to has­ta que la pér­di­da ya es bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va o com­ple­ta.

Las cau­sas de la pér­di­da de vi­sión son mu­chas y en­tre ellas po­de­mos ci­tar las trau­má­ti­cas (gol­pes, dis­pa­ros, etc.), tó­xi­cas, cau­sas in­fla­ma­to­rias, in­fec­cio­sas y pa­ra­si­ta­rias; pro­ble­mas me­ta­bó­li­cos, en­do­cri­nos y cir­cu­la­to­rios.

A ve­ces es más fá­cil de­tec­tar

un pro­ble­ma ocu­lar que pue­de lle­var a la ce­gue­ra, co­mo es el ca­so de trau­ma­tis­mos, pre­sen­cia de ca­ta­ra­tas y au­men­to del ta­ma­ño ocu­lar (buf­tal­mos), co­mo en los ca­sos de glau­co­ma.

Otras ve­ces no se apre­cia na­da ex­ter­na­men­te y so­lo no­ta­mos que nues­tro pe­rro ha per­di­do vi­sión pues es­tá des­orien­ta­do, cho­ca con ob­je­tos o es­tá re­ti­cen­te a sa­lir.

Es fre­cuen­te que los pro­pie­ta­rios no­ten que los ojos de su pe­rro bri­llan más. Es­to se de­be a que en cier­tos ca­sos de ce­gue­ra se pro­du­ce mi­dria­sis (di­la­ta­ción de la pu­pi­la) y en­ton­ces se apre­cia con más cla­ri­dad el re­fle­jo de la luz en el fon­do ocu­lar.

Cuan­do no­te al­go ex­tra­ño en los ojos de su pe­rro de­be acu­dir con pron­ti­tud a su ve­te­ri­na­rio de con­fian­za.

Hay que re­cor­dar que hay en­fer­me­da­des muy se­rias que pue­den lle­var a la ce­gue­ra per­ma­nen­te de for­ma muy rá­pi­da y que se po­dría evi­tar con una asis­ten­cia tem­pra­na

LOS TRAS­TOR­NOS DE VI­SIÓN EN LOS PE­RROS CAUSAN DA­ÑOS IRREPARABLES QUE PUE­DEN EVITARSE CON UNA DE­TEC­CIÓN TEM­PRA­NA

CUI­DA­DOS Es­té pen­dien­te de ca­da par­te del cuer­po de su mas­co­ta, así no­ta­rá cual­quier sín­to­ma.

Es­té aten­to a los cam­bios en el as­pec­to de los ojos de su pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.