Con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, un fe­nó­meno en po­ten­cia

La so­bre­ex­po­si­ción de luz y la pér­di­da de ca­li­dad del cie­lo ha­cen de es­te ti­po de con­ta­mi­na­ción un ob­je­to de es­tu­dio y preo­cu­pa­ción a ni­vel mun­dial. Co­noz­ca la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra Hon­du­ras

Diario El Heraldo - - Al Frente - Lourdes Al­va­ra­do El He­ral­do lourdes.al­va­ra­do@el­he­ral­do.hn

¿Al­gu­na vez se ha to­ma­do el tiempo de con­tem­plar el fir­ma­men­to noc­turno? Cual­quier per­so­na ob­ser­va­do­ra que vi­va en un área ur­ba­ni­za­da del país sa­be que los cie­los noc­tur­nos se en­cuen­tran vir­tual­men­te va­cíos de es­tre­llas.

Su­ma­do a es­to, se ha ex­pe­ri­men­ta­do en las úl­ti­mas décadas un ma­yor con­su­mo ener­gé­ti­co y pre­dis­po­si­ción a su­frir tras­tor­nos del ci­clo del sue­ño.

Las cau­sas se aso­cian de for­ma di­rec­ta con el fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, una pro­ble­má­ti­ca de al­can­ce mun­dial que ha­ce re­fe­ren­cia a la emi­sión de luz du­ran­te la noche a tra­vés de fuen­tes ar­ti­fi­cia­les con in­ten­si­da­des, di­rec­cio­nes, ran­gos es­pec­tra­les y ho­ra­rios in­ne­ce­sa­rios o su­pe­rio­res a los re­que­ri­dos.

Se­gún la In­ter­na­cio­nal Dark-Sky As­so­cia­tion, con se­de en Es­ta­dos Uni­dos, es­te fe­nó­meno se pre­sen­ta co­mo to­da luz ar­ti­fi­cial que los hu­ma­nos, sobre to­do en cen­tros ur­ba­nos (ciu­da­des), emi­ti­mos ha­cia el cie­lo y que pro­vo­can que la lu­mi­no­si­dad de los as­tros se vea opa­ca­da o dis­mi­nui­da en su in­ten­si­dad.

Tegucigalpa, aun­que su so­bre­ilu­mi­na­ción no se ase­me­ja a la de las gran­des me­tró­po­lis (con ma­yor can­ti­dad po­bla­cio­nal y te­rri­to­rial), sí pre­sen­ta el efec­to de es­ta con­ta­mi­na­ción.

La in­co­rrec­ta orien­ta­ción y dis­tri­bu­ción de la luz ar­ti­fi­cial pro­vo­can que en la noche úni­ca­men­te se vi­sua­li­cen le­ve­men­te los as­tros de ma­yor mag­ni­tud co­mo la Lu­na, Me­rA cu­rio, Ve­nus, Mar­te, Jú­pi­ter, Sa­turno, Al­de­ba­rán, Be­lla­trix, Arturo, Ve­ga, Al­tair, Be­tel­geus, Ri­gel y Si­rio, sien­do es­ta úl­ti­ma la más bri­llan­te de la noche. La po­bla­ción no ex­pe­ri­men­ta la noche real de­bi­do a un cre­púscu­lo ar­ti­fi­cial pro­vo­ca­do por el bri­llo en el cie­lo.

di­fe­ren­cia de los paí­ses en­fo­ca­dos en la erra­di­ca­ción de es­te ti­po de con­ta­mi­na­ción (Es­pa­ña, Fran­cia, In­gla­te­rra, en­tre otros), Hon­du­ras, al igual que el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca, no cuen­ta con una ley que dic­te la ma­ne­ra co­rrec­ta de ilu­mi­nar, có­mo efi- cien­tar la ener­gía y dis­mi­nuir su im­pac­to.

De acuer­do con Ri­car­do Pas­tra­na, as­tró­no­mo y do­cen­te de as­tro­fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Hon­du­ras (UNAH), al ejem­pli­fi­car nues­tra re­gión con el Re­gla­men­to de Con­ta­mi­na- ción Lu­mí­ni­ca de la Al­cal­día Mu­ni­ci­pal de Ma­drid, Es­pa­ña, se con­clu­ye que las áreas que no tie­nen con­ta­mi­na­ción es por­que las lám­pa­ras es­tán en mal es­ta­do o sim­ple­men­te el Es­ta­do no ha lle­ga­do a ilu­mi­nar esas zo­nas. “Pa­ra par­tir con una po­lí­ti­ca es­ta­tal con­tra la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca se de­be rea­li­zar un es­tu­dio na­cio­nal del área, ras­trear dón­de exis­te ma­yor con­ta­mi­na­ción y pro­ce­der a la edu­ca­ción de la po­bla­ción”, afir­ma.

¿Có­mo re­du­cir­la?

A di­fe­ren­cia de lo que se pue­de pen­sar, Pas­tra­na su­gie­re que un cie­lo os­cu­ro no ne­ce­sa­ria­men­te es in­com­pa­ti­ble con la ilu­mi­na­ción. “No se tra­ta de no ilu­mi­nar, sino ilu­mi­nar co­rrec­ta­men­te. Es­te efec­to de la luz ar­ti­fi­cial no so­lo mer­ma

la in­ten­si­dad del bri­llo de los cuer­pos ce­les­tes, tam­bién re­pre­sen­ta un des­per­di­cio ener­gé­ti­co que a la vez se tra­du­ce en un gas­to eco­nó­mi­co de afec­ta­ción ge­ne­ral”, ase­gu­ra.

En ese sen­ti­do, un cam­bio al alum­bra­do pú­bli­co led (que emi­te una luz fría, azul, que se di­fu­mi­na más en la at­mós­fe­ra y es más ami­ga­ble con lo que se pue­de di­vi­sar en el cie­lo) po­dría ser un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca en el país. Se ha com­pro­ba­do que es­ta tec­no­lo­gía lo­gra un aho­rro ener­gé­ti­co de has­ta un 90%, sin per­der la po­ten­cia en la can­ti­dad y ca­li­dad de la luz.

Pas­tra­na su­gie­re que las lám­pa­ras tra­di­cio­na­les de so­dio, del 100% de luz que pro­du­cen so­lo apro­ve­cha­mos el 10%, el res­to se des­per­di­cia en for­ma de ca­lor y en otras ra­dia­cio­nes que no per­ci­bi­mos. En su ho­gar pue­de cam­biar las bom­bi­llas con­ven­cio­na­les (en ex­te­rio­res) por led y di­rec­cio­nar­las ha­cia el sue­lo. En­cién­da­las cuan­do sea ne­ce­sa­rio. La cla­ve es que la luz de­je de tra­gar­se las es­tre­llas y em­pie­ce a re­du­cir la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca.

De­re­cho a un cie­lo os­cu­ro

Aun­que el fe­nó­meno to­mó im­por­tan­cia en la dé­ca­da de los 80, en 2007 se fir­mó la pri­me­ra De­cla­ra­ción sobre la De­fen­sa del Cie­lo Noc­turno y el De­re­cho a la Luz de las Es­tre­llas. La Unes­co re­co­no­ce un cie­lo os­cu­ro co­mo un de­re­cho im­plí­ci­to en la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y na­tu­ral de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Des­de 2016, Sin­ga­pur es

ca­ta­lo­ga­do co­mo el país con más con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca. Allí las per­so­nas nun­ca pue­den adap­tar sus ojos a la vi­sión noc­tur­na, pues nun­ca lle­gan a es­tar su­mer­gi­dos en os­cu­ri­dad real. En otros paí­ses co­mo Ku­wait, Qa­tar, Co­rea del Sur, Is­rael y Ar­gen­ti­na, más de un 50% de la po­bla­ción es­tá afec­ta­da por la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca. En tan­to, a ni­vel sud­ame­ri­cano, Ar­gen­ti­na es el país con ma­yor po­bla­ción

vi­vien­do ba­jo ese bri­llo (58%), se­gui­do por Chi­le con ca­si el 40% de la po­bla­ción vi­vien­do en ni­ve­les ex­tre­mos de ex­po­si­ción a la luz ar­ti­fi­cial. En con­tra­par­te, el con­ti­nen­te afri­cano es don­de me­nos so­bre­ilu­mi­na­ción se re­gis­tra. Por ejem­plo, Chad tie­ne a más de tres cuar­tas par­tes de su po­bla­ción ba­jo un alu­ci­nan­te cie­lo ce­les­tial, se­gún el “Atlas mun­dial de con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca” pre­sen­ta­do en junio de 2016.

Efec­tos en la sa­lud

Pe­se a que la preo­cu­pa­ción por la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca sur­gió en el ám­bi­to as­tro­nó­mi­co co­mo con­se­cuen­cia de la pér­di­da de ca­li­dad del cie­lo, se ha re­la­cio­na­do con pro­ble­mas en la sa­lud hu­ma­na y del eco­sis­te­ma.

El­mer Ma­yes, mé­di­co con es­pe­cia­li­dad en neu­ro­ci­ru­gía, di­ce que el prin­ci­pal efec­to de la so­bre­ilu­mi­na­ción se pre­sen­ta con la al­te­ra­ción de ci­clos de sue­ño y vi­gi­lia. “Al re­du­cir­se el ci­clo de sue­ño se im­po­si­bi­li­ta la re­cu­pe­ra­ción nor­mal del ser hu­mano. Acu­mu­la­mos ener­gía emo­cio­nal y se pro­du­ce co­mo con­se­cuen­cia sue­ños cor­tos de for­ma cró­ni­ca, irri­ta­bi­li­dad, agre­si­vi­dad, en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas co­mo por ejem­plo al­te­ra­cio­nes en la to­le­ran­cia, dis­fo­ria, al­te­ra­cio­nes del ca­rác­ter o de com­por­ta­mien­to”, afir­ma.

Re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que in­clu­so se desa­rro­llan en­fer­me­da­des más gra­ves co­mo la fal­ta de sue­ño, la obe­si­dad, al­gu­nos ti­pos de cán­cer y al­te­ra­cio­nes del es­ta­do de áni­mo. En el ca­so de los ni­ños se pue­den al­te­rar sus pro­ce­sos psi­co­so­má­ti­cos y psi­co­men­ta­les, afec­tan­do su desa­rro­llo y cre­ci­mien­to na­tu­ral. Se su­gie­re dor­mir lo su­fi­cien­te (en­tre 6 a 8 ho­ras) en com­ple­ta os­cu­ri­dad pa­ra que nues­tro cuer­po li­be­re efi­caz­men­te las hor­mo­nas ne­ce­sa­rias pa­ra el des­can­so

FO­TO: EL HE­RAL­DO

(1) La es­ca­la de cie­lo os­cu­ro de Bortle mi­de el bri­llo del cie­lo noc­turno en nue­ve ni­ve­les, los cie­los de Tegucigalpa ron­dan el nue­ve. Cré­di­to de ima­gen: In­ter­na­tio­nal Dark-Sky As­so­cia­tion, 2008. (2) El prin­ci­pal fac­tor que ge­ne­ra la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca es la de­fi­cien­te for­ma en que es­tán ilu­mi­na­das las ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.