Mer­ca­do ¡Vi­va la li­bre com­pe­ten­cia!

Diario El Heraldo - - Opinión -

cual­quier in­ten­to de com­pe­ten­cia, tra­fi­ca­ban con las le­yes y las tor­cían pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio, te­nían el po­der de po­ner y quitar a pre­si­den­tes, con­tro­lar po­de­res del Es­ta­do y es­ta­far abier­ta­men­te al pú­bli­co en to­tal im­pu­ni­dad. Es­to ha ido cam­bian­do con la apa­ri­ción de or­ga­ni­za­cio­nes que de­fien­den los de­re­chos de los con­su­mi­do­res y con la evo­lu­ción de los mer­ca­dos.

Co­mo so­cie­dad de­be­mos de­fen­der y pro­mo­ver la li­bre com­pe­ten­cia en­tre los di­ver­sos actores eco­nó­mi­cos en los mer­ca­dos de pro­duc­tos o ser­vi­cios por­que es­to siem­pre be­ne­fi­cia­rá en el cor­to o lar­go pla­zo a los con­su­mi­do­res, aun­que es­tos bus­quen res­pues­tas ur­gen­tes a sus de­man­das de con­su­mo o cla­men por la in­ter­ven­ción del Es­ta­do en las di­ná­mi­cas na­tu­ra­les que por lo ge­ne­ral no res­pon­den a su ne­ce­si­dad de in­me­dia­tez, exa­cer­ba­da por la ma­qui­na­ria pu­bli­ci­ta­ria que no res­pe­ta al pú­bli­co y ope­ra to­da­vía sin re­glas ni fre­nos.

Los con­su­mi­do­res te­ne­mos mu­cho que apren­der sobre la di­ná­mi­ca de los mer­ca­dos y có­mo nues­tra par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va -y no la in­ter­ven­ción es­ta­tal- pue­de ge­ne­rar be­ne­fi­cios en nues­tras re­la­cio­nes de con­su­mo, pe­ro tam­bién te­ne­mos que apren­der que los con­su­mi­do­res po­de­mos, con ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, aplas­tar cual­quier in­ten­to de abu­so por par­te de al­guno de es­tos actores eco­nó­mi­cos ya que si exis­te la li­bre com­pe­ten­cia de mer­ca­do, el pre­cio de la ofer­ta se re­gu­la­rá, pues el con­su­mi­dor ten­drá mu­chí­si­mo más en­tre lo que po­der ele­gir.

Exis­ten ex­cep­cio­nes don­de es ne­ce­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción de al­gún en­te re­gu­la­dor, de un ár­bi­tro que vi­gi­le que las re­glas co­mer­cia­les sean cla­ras, transparentes, sin tram­pas o com­po­nen­das en­tre dos o más actores, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tos in­ten­tan li­mi­tar la com­pe­ten­cia pa­ra su be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co in­di­vi­dual o de gru­po, pe­ro con abu­so y cas­ti­go a los con­su­mi­do­res, de­ján­do­les sin op­cio­nes, es­cla­vi­za­dos y ata­dos a sus ca­pri­chos y sin per­mi­tir la en­tra­da al mer­ca­do de nue­vos actores, me­dian­te la uti­li­za­ción de tram­pas le­ga­les o ile­ga­les en de­tri­men­to de to­dos.

En Hon­du­ras la Co­mi­sión pa­ra la De­fen­sa y Pro­mo­ción de la Com­pe­ten­cia rea­li­za es­ta la­bor re­gu­la­do­ra. He­mos co­no­ci­do de ca­sos exi­to­sos don­de, gra­cias al tra­ba­jo de es­ta co­mi­sión, se han evi­ta­do dis­tor­sio­nes en va­rios mer­ca­dos, se ha arre­me­ti­do con­tra los mo­no­po­lios y oli­go­po­lios, se han iden­ti­fi­ca­do y se­ña­la­do con­cen­tra­cio­nes de mer­ca­do po­ten­cial­men­te no­ci­vas pa­ra los con­su­mi­do­res. Tam­bién sa­be­mos que al­gu­nas de sus re­co­men­da­cio­nes no han si­do del agra­do del go­bierno y es­to nos in­di­ca el ca­rác­ter neu­tral de es­ta co­mi­sión y la im­por­tan­cia de su tra­ba­jo en la vi­da eco­nó­mi­ca y co­mer­cial del país. Con­cor­da­mos con es­ta co­mi­sión en que la li­bre com­pe­ten­cia be­ne­fi­cia a to­dos: las em­pre­sas, los con­su­mi­do­res y el país.

La li­bre com­pe­ten­cia no es un re­ga­lo de los po­lí­ti­cos: es el fru­to de la ma­du­rez de una po­bla­ción ca­da vez más edu­ca­da y cons­cien­te del pe­so de sus de­ci­sio­nes en el mun­do de las re­la­cio­nes de con­su­mo

Luz Er­nes­ti­na Me­jía P

Co­mo so­cie­dad de­be­mos de­fen­der y pro­mo­ver la li­bre com­pe­ten­cia en­tre los di­ver­sos actores eco­nó­mi­cos en los mer­ca­dos de pro­duc­tos o ser­vi­cios”.

spi­ra­mos a que nues­tro país sea un real Es­ta­do de de­re­cho. Una na­ción en don­de to­dos, sin ex­cep­ción, es­te­mos so­me­ti­dos al im­pe­rio de la ley y en el que los de­re­chos fun­da­men­ta­les es­tén ga­ran­ti­za­dos. Que aquí to­dos sea­mos hom­bres y mu­je­res de le­yes. Aún es so­lo eso, as­pi­ra­ción. El an­da­mia­je le­gal exis­te. La pro­fu­sión de le­yes hon­du­re­ñas no tie­ne pa­ran­gón, pe­ro la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca co­mo la im­pu­ni­dad, son co­ti­dia­nas. Que tal de­re­cho cons­te en una nor­ma, no es cer­te­za de su aca­ta­mien­to. Hay avan­ces y es­fuer­zos pú­bli­cos y pri­va­dos, pe­ro son in­su­fi­cien­tes. As­pi­ra­mos a más, so­ña­mos con un ver­da­de­ro es­ta­do de de­re­cho. Nos que­ja­mos y pe­lea­mos por el res­pe­to a la ley. Exi­gi­mos que la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca sea ve­ne­ra­da, que na­die la que­bran­te. Por­que en­mar­can­do nues­tros ac­tos en la ley, po­de­mos vi­vir en paz y desa­rro­llar nues­tro po­ten­cial, in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo. Un error del ac­tual pri­mer man­da­ta­rio, aun con lo­gros im­por­tan­tes y su­pe­rio­res a los de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes, es su pro­pen­sión a irres­pe­tar la ley. Eso es gra­ví­si­mo. La im­po­si­ción de la re­elec­ción lo evi­den­cia. ¿Que ha­ría con más po­der ab­so­lu­to? ¿Por cuán­to tiempo? Y aho­ra co­mo re­pu­bli­ca­nos, se­gui­mos sa­cu­di­dos por el lla­ma­do de otro as­pi­ran­te pre­si­den­cial a to­mar­se la jus­ti­cia en sus ma­nos si el re­sul­ta­do elec­to­ral no le fa­vo­re­ce. In­du­ce a la apli­ca­ción de la ley de la sel­va, con­tra­ria a un Es­ta­do de de­re­cho, ¡el que as­pi­ra a di­ri­gir! O sea, que no tan en el fon­do, pue­den ser igua­les o peo­res que lo que con­de­nan. Es fal­so que los son­deos de opi­nión fi­de­dig­nos re­ve­len triun­fos o em­pa­tes téc­ni­cos. Qui­zás si pen­sa­ran más y ha­bla­ran me­nos, si tu­vie­ran un po­co de hu­mil­dad y tra­ta­ran de in­for­mar­se y apren­der un po­co. Tie­nen tiempo pa­ra ga­nar, pe­ro por aho­ra ca­da día que pa­sa y ca­da pa­la­bra que di­cen, en vez de acer­car­los a la vic­to­ria, los ale­ja. Es su­je­to a la ley co­mo se es li­bre. Pe­ro, pa­se lo que pa­se, de­ben res­pe­tar la ley y ase­gu­rar­nos que de ser pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca se­rán ada­li­des, no ti­ra­nos

“La li­bre com­pe­ten­cia no es un re­ga­lo de los po­lí­ti­cos: es el fru­to de la ma­du­rez de una po­bla­ción ca­da vez más edu­ca­da y cons­cien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.