¡Em­ba­rra­do Ba­rra­la­ga!

Ba­rra­la­ga es ca­li­fi­ca­do por las au­to­ri­da­des co­mo “hom­bre si­gi­lo­so”, de ac­tuar os­cu­ro. En oc­tu­bre de 2011 se le im­pli­có en la muer­te de Ale­jan­dro Var­gas, hi­jo de la rec­to­ra

Diario El Heraldo - - Siempre -

Re­zan las San­tas Es­cri­tu­ras: “El am­bi­cio­so por su pro­pia am­bi­ción cae­rá” y “Raíz de to­dos los ma­les es el amor al di­ne­ro”, y es­to es­tá que­dan­do de­mos­tra­do ca­da día más con ci­vi­les y uni­for­ma­dos hon­du­re­ños em­ba­rra­dos su­pues­ta­men­te con el mun­do nar­co tal co­mo ocu­rrió con el co­mi­sio­na­do de Po­li­cía, Jor­ge Al­ber­to Ba­rra­la­ga.

Es­tá pe­gan­do fuer­te el “cai­ga quien cai­ga” en el go­bierno del in­dó­mi­to, cu­yos apa­ra­tos de jus­ti­cia no es­tán con bro­mas ni tien­tos pa­ra mu­ti­lar las ma­fias en el otro­ra “sa­gra­do” e im­pe­ne­tra­ble Cuar­tel de Ca­sa­ma­ta y otros en­tes don­de ha pre­va­le­ci­do el pus. Sus an­te­ce­so­res (pre­si­den­tes y sub­al­ter­nos) mi­ma­ron y de­ja­ron po­sas de san­gre y co­rrup­ción por do­quier.

Zo­rras

Lo­bos y zo­rras eran del mun­do nar­co. Ca­po no co­me ca­po y por tal ra­zón ja­más olie­ron po­dre­du­ra en sus fu­nes­tos man­da­tos. Avio­ne­tas car­ga­das de dro­ga nun­ca las de­tec­ta­ron los ra­da­res por­que en el nom­bre del pa­dre y del hi­jo se al­za­ron con to­ne­la­das de pis­to. Los de tra­je y agen­tes de “ley y del or­den” se hi­cie­ron ri­cos a cos­ti­llas de atro­ces de­li­tos.

Ba­rra­la­ga es ca­li­fi­ca­do por las au­to­ri­da­des co­mo “hom­bre si­gi­lo­so”, de ac­tuar os­cu­ro. En oc­tu­bre de 2011, sien­do je­fe de la es­ta­ción po­li­cial en el ba­rrio La Gran­ja en Co­ma­ya­güe­la se le im­pli­có en la muer­te Ale­jan­dro Var­gas Cas­te­lla­nos, hi­jo de la rec­to­ra uni­ver­si­ta­ria Ju­lie­ta Cas­te­lla­nos y de su ami­go Car­los Pi­ne­da.

El ofi­cial ale­gó que to­do era una tram­pa pa­ra en­lo­dar su nom­bre. Ame­na­zó con de­man­dar ju­di­cial­men­te a sus de­trac­to­res, pe­ro la Fis­ca­lía ini­ció una fuer­te in­ves­ti­ga­ción (de ca­si seis años) que con­du­jo a su re­cien­te cap­tu­ra jun­to a es­po­sa y otros fa­mi­lia­res. Ris­tra de pro­pie­da­des y cuen­tas ban­ca­rias sin sus­ten­to. ¡Ca­yó el pri­mer co­mi­sio­na­do po­li­cial!

En po­cas ho­ras, su hi­jo del mis­mo nom­bre, se bur­ló de agen­tes mi­gra­to­rios lo­ca­les. Te­nía aler­ta de arres­to por su pre­sun­to tra­to con nar­co­tra­fi­can­tes, en­tre ellos el con­sen­ti­do de va­rios ofi­cia­les de la Po­li­cía (aho­ra en re­ti­ro) Wil­ter Blan­co re­cién ex­tra­di­ta­do al nor­te. ¿Re­cuer­dan las gran­des or­gías con Blan­co al pie del pol­vo blan­co? ¡Cú­pu­la de co­que­ros!

Pis­ta

Ape­nas ini­cia el cal­va­rio de uni­for­ma­dos que du­ran­te los úl­ti­mos dos go­bier­nos te­nían la ve­nia pa­ra “ser­vir y pro­te­ger”, pe­ro a pe­li­gro­sos ca­pos de la dro­ga, tal co­mo lo con­fe­só De­vis Leo­nel Ri­ve­ra Ma­ra­dia­ga, quien era cui­da­do a lo chue­co en los tiem­pos del ge­ne­ral Ju­lián Pa­che­co. Ope­ra­ron con los de tra­je, pa­dri­nos del tra­sie­go de tó­xi­cos. La pis­ta de El Agua­ca­te fue tes­ti­go mu­do de sus pi­car­días.

De­jen los cuen­tos de que el ae­ró­dro­mo ser­vi­ría pa­ra ae­ro­lí­neas que nun­ca lle­ga­ron. So­lo ca­ye­ron nu­me­ro­sas avio­ne­tas re­ple­tas de co­caí­na y, de pa­so, se echa­ban una lí­nea

que les bo­tó el ta­bi­que. ¿Ol­vi­da­ron los car­gos y las ciu­da­des don­de es­tu­vo asig­na­do el se­ñor Ba­rra­la­ga y quié­nes de us­te­des eran sus tu­to­res? ¡Cúm­pla­se co­mi­sio­na­do! Si je­fe…

Fea

Pe­ro el hom­brón no ac­tua­ba so­lo den­tro de la Po­li­cía, arri­ba y de­ba­jo de su fi­gu­ra es­tá una lis­ta enor­me de “che­pos” que nun­ca fue­ron to­ca­dos ni con el pé­ta­lo de una ro­sa. Y pen­sar que a Ca­sa­ma­ta lle­ga­ba una po­de­ro­sa mu­jer a re­co­ger ma­le­ti­nes car­ga­dos de dó­la­res del nar­co­trá­fi­co. ¿La van a que­mar o se que­da­rán so­los en el ca­la­bo­zo?

Me­dia fea la do­ña, pe­ro con uñas bien afi­la­das. A tra­vés de ri­zos y a lo di­plo­má­ti­co co­ló mi­llo­nes de dó­la­res por el mun­do. Ape­nas do­ce mi­llo­nes de dó­la­res en Es­ta­dos Uni­dos. En el im­pe­rio sa­ben quién es el per­so­na­je ra­di­ca­do en Mia­mi que le “ayu­dó” a co­lo­car la pla­ta ro­ba­da en bie­nes raí­ces. La se­ño­ra es­tá, al mo­do ca­chi­ro, em­ba­rra­da con nar­cos.

So­li­ta­rio

La em­bes­ti­da con­tra Ba­rra­la­ga tie­ne con prin­ga­pié no so­lo a com­pa­ñe­ros de ar­mas, tam­bién es­tán su­frien­do po­de­ro­sos po­lí­ti­cos y “La rei­na del atlán­ti­co”, otra da­ma del cri­men or­ga­ni­za­do. La enig­má­ti­ca mu­jer fue in­con­di­cio­nal de Wil­ter Blan­co y de va­rios co­mi­sio­na­dos. La­var cien mil dó­la­res se­ma­na­les era su ha­bi­li­dad.

Ve­re­mos si Ba­rra­la­ga de­ci­de em­ba­rrar a sus je­fes y se­cua­ces o se que­da ári­do y em­ba­rra­do en la pri­sión. Cam­bien le­yes pe­na­les y se­gu­ro que ni os­cu­ros pe­rio­dis­tas es­ca­pa­rían de la jus­ti­cia. Na­die cre­ce mo­ne­ta­ria­men­te co­mo la es­pu­ma en un san­tia­mén, dé­jen­se de pa­jas

¿dANSA PALO­dA? El ofi­cial ale­gó que to­do era una tram­pa pa­ra en­lo­dar su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.